panorama

Estos son los 20 lobbyes que mandan en Europa "gane quien gane las elecciones"

0
Ecologistas en Acción ha presentado hoy en Madrid la guía Lobby Planet, un informe de más cien páginas en el que la oenegé española explica qué son los lobbyes (grupos de presión), cuántos tipos de lobby hay en Bruselas y cómo operan (en España y en la Unión Europea). La guía identifica los lobbyes más poderosos de la UE, que trabajan para influir en los grupos parlamentarios y en los eurodiputados que legislan en Bruselas. A continuación, los 20 lobbyes que mandan en Europa "gane quien gane las elecciones", según Ecologistas en Acción.
Estos son los 20 lobbyes que mandan en Europa "gane quien gane las elecciones"

El informe presentado hoy, que ha sido elaborado por las oenegés Corporate Europe Observatory (CEO), OMAL-Paz con Dignidad y Ecologistas en Acción, asegura que actualmente hay más de 25.000 lobistas (profesionales contratados para influir en los eurodiputados) que trabajan en el barrio de las instituciones de Bruselas, y que están al servicio de grandes empresas y sus correspondientes grupos de presión. La guía repasa los tipos de lobby: grandes empresas; gurpos de presión del sector privado (asiociaciones empresariales, grupos multisectoriales); oenegés y sindicatos; consultorías especializadas en esta tarea; bufetes de abogados; y think tanks o laboratorios de ideas.

Los autores alertan sobre la cifra de los 25.000 lobistas: todas la cifras relativas al gasto en estrategias de lobby, así como el número de lobistas (expresados en “términos equivalentes en puestos de trabajo a tiempo completo” o ETC) proceden del Registro de Transparencia de la Unión Europea (EU Transparency Register) vigente a fecha de 1 de junio de 2017. "Debido a la naturaleza de este registro, que basa todos sus datos en las aportaciones y declaraciones voluntarias de los propios lobistas, y como consecuencia de la ausencia de controles sistemáticos sobre la precisión de esta información, las cifras pueden resultar inexactas", advierten los autores de la guía.

Según Lobby Planet, "el error más común es que las declaraciones de gasto hayan sido presentadas a la baja". Tal como se declara en la página oficial del Registro de transparencia de UE: “la responsabilidad de la información recogida en este registro, y obtenida de los datos aportados por las propias organizaciones inscritas en él, recae enteramente en dichas organizaciones”.

Uno de los objetivos planteados por Corporate Europe Observatory, una de las oenegés que ha elaborado este informe, es "la creación de un registro de transparencia de la UE sólido, fehaciente y obligatorio". CEO ya está embarcada en promover esa iniciativa, junto a organizaciones como la Alianza por la Transparencia y Regulación Ética de los Lobbies (Alliance for Lobbying Transparency and Ethics Regulation).

Las estimaciones más conservadoras apuntan a que el gasto en estrategias de lobby dirigidas a la Comisión Europea, el Parlamento Europeo, el Consejo de la Unión Europea y las sedes en Bruselas de los Gobiernos nacionales supera los 1.500 millones de euros cada año.

La guía Lobby Planet dedica un espacio específico a "el lobby en versión española". Bajo ese epígrafe, los autores hablan de "una clase político-empresarial con intereses cruzados que es la que ha venido gobernando de facto [España] desde hace muchas décadas". Según la guía, "los intereses de la clase político-empresarial que nos gobierna [en España] son defendidos, en muchas ocasiones por las mismas personas, tanto desde los puestos de responsabilidad en las instancias gubernamentales como desde los consejos de administración de las compañías multinacionales". Reproducimos a continuación los tres párrafos que los autores redactan a modo de apertura de esta parte de su obra y, más abajo, repasamos la lista con los 19 lobbies que recogen en su obra CEO, Ecologistas y OMAL-Paz con Dignidad.

«Presidentes de grandes multinacionales y altos directivos empresariales. Políticos en ejercicio y exgobernantes que han atravesado las puertas giratorias. Periodistas de relumbrón junto a representantes destacados del mainstream cultural. Basta con echar un vistazo a la lista de invitados al palco del Santiago Bernabéu para hacerse una idea de cómo funciona el lobby en España. En el Madrid-Barcelona de la última temporada ahí se sentaron, sin ir más lejos, personajes como Florentino Pérez, presidente del equipo local y de la constructora ACS; José María Aznar, expresidente del Gobierno, consejero de News Corporation y asesor de Endesa, Barrick Gold y KPMG; Carlos Espinosa de los Monteros, alto comisionado para la Marca España y consejero de Inditex; Guillermo de la Dehesa, vicepresidente del consejo de administración del Banco Santander y exsecretario de Estado de Economía con el Gobierno de Felipe González. Y también los presidentes de Endesa, Sacyr, Mapfre y Deloitte, compartiendo asiento con directores de periódicos y exministros del PP y PSOE.

Además de ser una representación simbólica del poder en España, la zona VIP del estadio del Real Madrid es uno de esos lugares de referencia de la capital de España a la hora de poner en contacto a los dirigentes de la clase político-empresarial que nos gobierna. Al igual que ciertos restaurantes y hoteles de cinco estrellas, el Teatro de la Ópera o la plaza de toros de Las Ventas, se trata de espacios privilegiados para el encuentro y la confraternización de las élites que dirigen los destinos de este país. Desde sus orígenes, el capitalismo español —al que le va que ni pintada la denominación de “capitalismo de amiguetes”— siempre ha concebido el lobby como el elemento central de su forma de actuar.

En realidad en los negocios más boyantes nunca ha existido una separación real entre el ámbito público y el privado. Ambos espacios siempre han estado interconectados, con unos protagonistas que solo se han ido cambiando de sombrero dentro de un mismo marco. Los integrantes de esas élites, de hecho, forman una clase político-empresarial con intereses cruzados que es la que ha venido gobernando de facto desde hace muchas décadas. No se trata de casos aislados sino de una cuestión estructural: los intereses de la clase político-empresarial que nos gobierna son defendidos, en muchas ocasiones por las mismas personas, tanto desde los puestos de responsabilidad en las instancias gubernamentales como desde los consejos de administración de las compañías multinacionales».

El lobby en versión española
I. Grandes empresas
1. Telefónica
2. Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, BBVA
3. Gas Natural Fenosa
4. CaixaBank
5. Repsol

II. Asociaciones empresariales
6. Multinacionales por la Marca España
7. Confederación Española de Organizaciones Empresariales, CEOE
8. Marca España
9. Instituto de la Empresa Familiar

III. Consultorías de lobby y despachos de abogados
10. PriceWaterhouseCoopers
11. Llorente & Cuenca
12. Cuatrecasas

IV. Instituciones públicas
13. Comisión Europea
14. Congreso de los Diputados

V. Think Tanks
15. Real Instituto Elcano
16. Fundación de Estudios de Economía Aplicada, Fedea

VI. Lugares de encuentro
17. Palco del Estadio Santiago Bernabéu

VII. Escuelas de negocios
18. Esade
19. IE Business School

La publicación de Lobby Planet por Ecologistas en Acción, Corporate Europe Observatory y OMAL-Paz con Dignidad declara como su objetivo "visibilizar a las grandes empresas y lobbies empresariales", a los que definen como "actores con capacidad de redirigir las políticas públicas hacia sus intereses, gane quien gane las elecciones". 

Artículos relacionados
• Ecologistas en Acción presenta en Madrid la Guía Lobby Planet

Descarga aquí la [Guía] Lobby Planet

Añadir un comentario