panorama

Doce millones de toneladas de residuos acaban en 116 vertederos en España

España es el país UE que más residuos lleva a vertedero

1
Lo dice la Asociación de Empresas de Valorización Energética de Residuos Urbanos (Aeversu), que acaba de mantener un encuentro con los medios informativos para (1) posicionar el uso de esta tecnología (la valorización energética) en el tratamiento de los residuos y (2) mostrar su disposición, ante las instituciones, a abordar la solución a los problemas ambientales que propician los vertederos. La Asociación propone como alternativa a estos (a los vertederos) “el tándem entre valorización energética y reciclaje”.
España es el país UE que más residuos lleva a vertedero

La Asociación de Empresas de Valorización Energética de Residuos Urbanos (Aeversu) se define como “una agrupación de empresas que transforman los residuos urbanos no reciclables en energía mediante una actividad llamada valorización energética” y que grosso modo consiste en quemar esos residuos (los que Aeversu califica de “no reciclables”) y obtener, a partir de esa combustión, energía térmica y/o eléctrica. Según Aeversu, que cita como fuente de este dato al Centro Internacional de Tecnología Ambiental de la ONU, la valorización energética es capaz de reducir el volumen de residuos que terminan su ciclo de vida en vertederos convencionales en hasta un 90%. La Asociación sostiene por otro lado que las regiones más avanzadas del mundo tratan con esta tecnología entre el 25 y el 30% de los residuos que generan.

Durante su encuentro con los medios, los representantes de Aeversu han citado varios ejemplos de valorización energética. Sobre París, la Asociación ha ofrecido el dato de que, “gracias al uso de esta tecnología, 12 municipios disponen de una red de calefacción de 470 kilómetros, con 16 circuitos de agua caliente, generándose 2.400.000 megavatios hora térmicos por año y 200.000 megavatios hora eléctricos por año”. En cuanto a Londres, Aeversu ha informado de que la planta Edmonton genera 371 gigavatios hora por año de electricidad, que suministra a 72.000 hogares; mientras que la de Lewisham sirve a 48.000 hogares; y Bexley, a 110.000 hogares. El presidente de Aeversu, Rafael Guinea, ha insistido en ese sentido en que “el tándem que forman el reciclaje y la valorización energética constituye la alternativa real a los residuos”.

Guinea ha lamentado la tragedia sufrida en el vertedero de Zaldibar (Bizkaia), pero no ha querido entrar en las causas de lo sucedido. El presidente de la Asociación se ha ofrecido sin embargo, en nombre de Aeversu, a “abordar con las instituciones la apuesta por la valorización energética en aquellas comunidades, como es el caso de Madrid, donde se detecta una necesidad en el tratamiento de los residuos”. En ese sentido, la Asociación asegura que hay informes técnicos que demuestran que las plantas de valorización energética, como Valdemingómez, en la comunidad madrileña, no aumentan los niveles de contaminación de su entorno, “e incluso los reducen -apuntan desde Aeversu- si se sustituyen por Street Heating (aporte de calor y agua caliente en las ciudades sustituyendo las fuentes convencionales)”.

En ese sentido, la Asociación ha esgrimido el Estudio de Evaluación de la Incidencia en la Salud de las Emisiones Procedentes del Parque Tecnológico de Valdemingómez. El informe ha sido elaborado por Madrid Salud (organismo autónomo del Ayuntamiento de Madrid), en colaboración con el área de epidemiología ambiental y cáncer del Centro Nacional de Epidemiología y el laboratorio nacional de referencia de calidad del aire del Centro Nacional de Sanidad Ambiental, ambos del Instituto de Salud Carlos III, y el servicio municipal de estadística e la Subdirección General de Estadística del Ayuntamiento de Madrid. El objetivo del estudio -apuntan desde Aeversu- ha sido “medir la incidencia sobre la salud de las emisiones del Parque Tecnológico de Valdemingómez, especialmente el proceso de incineración”.

Pues bien, los autores concluyeron -explican desde Aeversu- que no existe mayor riesgo de morir por ninguna causa en la proximidad del Parque Tecnológico de Valdemingómez; no hay evidencia de que la Planta contribuya a aumentar los niveles de estos contaminantes en su entorno más próximo; y no existen diferencias significativas entre zonas cercanas a la incineradora y alejadas de la misma en cuanto a presencia en el aire ambiente de los productos tóxicos analizados.

Por otro lado, y, aunque en uno de los puntos del estudio se detectó un nivel de dioxinas que aun siendo de muy baja magnitud resultó ser más elevado en las proximidades de Valdemingómez que el detectado en una zona alejada, el Estudio recomienda realizar más mediciones en ese sentido. Por fin, el estudio concluye que es necesario realizar un “Estudio de Contribución de Fuentes”, es decir, valorar “la aportación de otras actividades cercanas” a la calidad del aire en el entorno de Valdemingómez, como son las industrias, el tráfico o las combustiones de residuos ilegales no controladas. Durante su encuentro con los medios, Aeversu ha destacado “el acuerdo del Ayuntamiento de Madrid de continuar con la actividad en Valdemingómez cinco años más, hasta 2025, como estaba previsto, al licitar la planta de Las Lomas en junio cuando finalice el actual contrato”.

Aeversu repasa las virtudes de la valorización energética vs vertederos
1• los vertederos emiten más gases de efecto invernadero que las plantas de valorización energética.

2• las plantas de valorización energética ocupan mucho menos suelo que un vertedero.

3• la valorización no genera lixiviados.

4• la valorización reduce el volumen de los residuos hasta más de un 90%.

5• una planta de valorización energética puede ser ubicada en las proximidades de una ciudad, con el correspondiente ahorro en transporte y mejora de la eficiencia global.

6• las plantas de valorización energética no expelen malos olores.

7• la construcción de una planta industrial de este tipo genera un impacto económico positivo mucho mayor que un vertedero, “los cuales -advierten desde Aeversu- apenas generan actividad económica”.

España
Según Aeversu, en España se llevan doce millones de toneladas de residuos a 116 vertederos que deberían ser gestionados para aprovecharlos como recursos y evitar los riesgos ambientales y de salud. Según los datos facilitados por Aeversu, en España aún tenemos un 54% de vertido, lejos, muy lejos, de los niveles de vertido de los países europeos del norte: 3%. El horizonte además es exigente. En ese sentido, la Asociación española recuerda que “la Comisión Europea establece objetivos de reducción y reciclado de aquí a 2030 en el Paquete de Economía Circular, entre los que figura el reciclado del 65% de los residuos domiciliarios, así como la reducción de la eliminación en vertedero, limitándola a un máximo del 10%”.

Más datos: según Aeversu, los vertederos de España y Andorra emiten anualmente cerca de 11 millones de toneladas de CO2, diecinueve veces más (19) que las plantas de valorización energética. En 2017 -ejercicio del que dispone datos Aeversu-, las plantas de valorización energética trataron más de dos millones y medio de toneladas de “residuos no reciclables”, con los que produjeron casi dos millones de megavatios hora de energía, “suficiente como para abastecer 500.000 viviendas”. Además, la Asociación recuerda que “según la legislación de la Unión Europea, la producción de energía de las plantas de residuos a energía es aproximadamente un 50% renovable”.

Forman parte de Aeversu las empresas de valorización energética de residuos urbanos de Zabalgarbi; Tircantabria; Tirme; Trargisa, Mataró, Sirusa y Tersa; Remesa; Tirmadrid; Sogama;  Ctrasa; y Subieta.

La Asociación de Empresas de Valorización Energética de Residuos Urbanos se define como “una agrupación de empresas que transforman los residuos urbanos no reciclables en energía mediante una actividad llamada valorización energética”. Actualmente, las empresas a las que representa la Asociación declaran 2.500 personas empleadas. Aeversu pertenece a CEWEP (Confederación de Plantas Europeas de Residuos de Energía), asociación que agrupa a los operadores de plantas de residuos de energía, representados en 490 plantas de 22 países.

Añadir un comentario
Alfonso
Veo que no se menciona los gases altamente tóxicos que generan esas incineradoras.