panorama

La regulación del acceso y la conexión no estará lista "probablemente" hasta el año que viene

El sector de las renovables quiere conectar 200.000 megavatios al sistema eléctrico nacional

4
La Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA) organizó ayer en el Instituto de la Ingeniería de España una jornada -«Acceso y Conexión: nueva adjudicación y potencia complementaria»- en la que, entre otros, ha participado Santiago Muñoz, subdirector de Energía Eléctrica de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, organismo encargado de afinar la regulación sobre acceso y conexión a redes de la nueva potencia eléctrica. Pues bien, según Muñoz, Red Eléctrica de España ha concedido ya permisos de conexión por valor de 45.000 megavatios renovables y hay avales depositados (para solicitar acceso hay que depositar un aval) por valor de otros 150.000. [Foto: salón principal del Instituto. La jornada ha registrado un lleno absoluto, más de 200 profesionales han asistido].
El sector de las renovables quiere conectar 200.000 megavatios al sistema eléctrico nacional

Casi doscientos mil megavatios de nueva potencia renovable están sobre la mesa de Red Eléctrica de España, el operador del sistema eléctrico nacional. Para que nos hagamos una idea de qué significa ese número, vaya por delante solo un dato: ahora mismo toda la potencia instalada en España de todas las tecnologías (nuclear, gas, carbón, diésel, hidráulica, eólica, fotovoltaica, cogeneración, etcétera, etcétera) suma 104.094 megavatios: 104.000 operando a día de hoy; 200.000, o sea, el doble, en tramitación. Todos quieren asegurarse un punto de acceso y conexión para comenzar a producir electricidad verde y poder verterla a la red. Y todo el mundo sabe en el sector que las líneas están saturadas. De hecho, para resolver el problema de la escasez de puntos y/o de la avalancha de proyectos de generación renovable ahora mismo hay dos líneas de trabajo abiertas: (1) los técnicos están valorando si es posible -a la luz de los avances tecnológicos- meter más potencia en las mismas redes (y permitir que donde ayer cupieron equis megas, a partir de hoy sean autorizados equis más); y (2) el Gobierno está trabajando en "la nueva planificación de infraestructuras de la red de transporte de energía eléctrica con horizonte 2021-2026", documento que está llamado a traducirse, necesariamente, en más redes.

Los dos principios rectores primeros de esa planificación (horizonte 2021-2026) son (1) el cumplimiento de los compromisos que se van a concretar en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (cuyo objetivo es añadir 57.000 megavatios verdes a los hoy conectados) y (2) "la maximización de la penetración renovable en el sistema eléctrico, minimizando el riesgo de vertidos, y de forma compatible con la seguridad del sistema eléctrico" (he ahí, en el punto 1, otro término que comparar: el Ejecutivo se ha fijado como Objetivo 2030 que España tenga 57.000 megavatios renovables más; mientras que la realidad, a junio de 2019, es que el sector quiere ya 200.000). El aval por megavatio asciende a 40.000 euros, de modo que si un promotor planea un parque de 50 megavatios (unos 15 aerogeneradores) debe depositar dos millones de euros, cantidad no baladí.

El sector, en fin, está que arde
Y el caso es que no está aún del todo claro el marco regulatorio-administrativo que ha de determinar quién, cómo, cuándo y dónde se podrá conectar. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha estado trabajando durante muchas semanas en la Circular por la que se establece la metodología y condiciones del acceso y de la conexión a las redes de transporte y distribución de las instalaciones de producción de energía eléctrica. La CNMC ultimó el texto hace unos días, lo abrió a consulta pública y, por eso, APPA invitó ayer a su jornada a la presidenta de la Sala de Regulación de esa Comisión, María Fernández, que ha inaugurado el evento con un discurso muy directo: “el objetivo de la CNMC es tratar de mejorar la regulación del sector energético y, ahora, en este periodo de alegaciones, es el momento de contribuir a esa mejora y dotar al sector de estabilidad y seguridad jurídica”.

Tras Fernández, ha intervenido el subdirector de Energía Eléctrica de la CNMC, Santiago Muñoz, que ha entrado en el detalle (objetivos de la circular, aspectos relevantes) y que ha aportado los números arriba reseñados. Muñoz ha adelantado otro dato. Apelado -en el turno de ruegos y preguntas- sobre la fecha en la que estará claro el nuevo marco normativo del acceso y la conexión, ha avanzado que no será en septiembre: "octubre, noviembre, diciembre: ahí podríamos darle el margen de probabilidad" han sido sus palabras. O sea, que cabe la posibilidad de que no haya marco claro hasta el año que viene.

Otro de los participantes en la jornada, Luis Castro, del despacho Osborne Clarke, ha dejado tres perlas sobre el particular: (1) "nunca los abogados trabajamos tanto en acceso y conexión"; (2) "la saturación incrementa la litigiosidad"; y (3) preguntado por el público respecto de qué debe hacer un promotor ahora mismo -¿esperar a que se clarifique el marco o presentar ya una solicitud?-, Castro ha contestado explícito: "una vez acabe la mesa de debate en la que estoy participando, está programada la pausa del café, ¿verdad? Pues no vaya usted a tomar café, presente la solicitud".

Por lo demás, el subdirector de Energía Eléctrica de la CNMC, Santiago Muñoz, ha detallado la circular en la que la Comisión ha estado trabajando estos meses. Los objetivos que persigue la circular de acceso y conexión son, entre otros -ha dicho (por este orden)-, maximizar el acceso a la red, evitar conductas de acaparamiento, establecer un orden de prelación inequívoco, integrar en una misma norma los procedimientos relativos al acceso y conexión (simplificar administrativamente), evitar que se perpetúen los permisos de acceso y conexión concedidos más allá del final de la vida útil de la instalación y conceder un período transitorio a los distintos participantes sin que se les ejecute el aval.

A continuación, la Circular por la que se establece la metodología y condiciones del acceso y de la conexión a las redes de transporte y distribución de las instalaciones de producción de energía eléctrica, en resumen. 

Objetivos
• establecer la metodología y condiciones del acceso y de la conexión a las redes de transporte y distribución de las instalaciones de producción de energía eléctrica.

• simplificar, poner al día e integrar en una norma los distintos procedimientos, plazos y criterios empleados para evaluar la capacidad de acceso y la viabilidad de conexión de las instalaciones de producción.

• establece un orden de prelación inequívoco en la tramitación de las solicitudes.

• contempla celebrar subastas puntuales cuando surja o se libere un volumen significativo de capacidad en un nudo.

• incrementa la transparencia mejorando la accesibilidad de la información relevante y ayuda a distinguir las peticiones respaldadas por proyectos sólidos de aquellas que pudieran tener un mero carácter especulativo, evitando el acaparamiento al vincular el acceso concedido al cumplimiento de hitos que acrediten el grado de avance de proyectos debidamente identificados y aseguren su culminación

Entre los "aspectos relevantes" de la circular, la CNMC destaca los siguientes
• La Circular prevé la tramitación conjunta de los permisos de acceso y de conexión mediante un único procedimiento, en el cual el gestor de la red a la que se solicita la conexión actúa como punto de contacto único para el titular de la instalación de producción.

• Será necesaria constituir una garantía económica para tramitar la solicitud de los permisos de acceso y de conexión por una cuantía equivalente a 40 €/kW instalados. Quedarán exentas de la presentación de esta garantía las instalaciones de potencia igual o inferior a 100 kW, así como aquellas instalaciones de generación asociadas al autoconsumo que no tengan la consideración de instalaciones de producción.

• Se introduce el concepto de "potencia complementaria" para permitir el otorgamiento de permisos más allá del valor resultante de la aplicación de los criterios establecidos con carácter general, de modo que pueda maximizarse la integración de energías renovables en nudos concretos donde la utilización de las redes es pobre por el bajo índice de simultaneidad observado.

• La Circular, además, propone prescindir de la figura del "interlocutor único de nudo" por el potencial conflicto de intereses que acarrea, y suprimir barreras al acceso a las líneas de evacuación, sin perjuicio del mantenimiento de los oportunos convenios de resarcimiento.

• Para maximizar la utilización de las redes, se establece la obligación de permitir el uso compartido de las instalaciones de conexión, en tanto no se afecte a los permisos ya concedidos y sin perjuicio de la suscripción del consiguiente convenio de resarcimiento por una duración a contar desde la puesta en servicio de la instalación de conexión no inferior a diez años con carácter general; esta duración se mantendría en cinco años para las instalaciones de producción preexistentes acogidas al régimen retributivo específico.

• Los gestores de redes deberán mantener accesible en su página web y mensualmente actualizada información detallada sobre las capacidades disponibles en los nudos de sus redes de tensión superior a 1 kV.

En relación con las solicitudes de nueva capacidad disponible
• Instalaciones de producción de potencia instalada superior a 200 MW, la aplicación de los criterios de acceso recogidos en esta Circular, o en general, cualquier hecho que motive un incremento sobrevenido de capacidad disponible en un nudo que permita una nueva potencia instalada superior a 200 MW, implicará un tratamiento diferenciado de las solicitudes asociadas a dicha capacidad disponible, que no seguirán el orden de prelación temporal general.

• Los permisos de acceso y conexión sobre potencias superiores a 200 MW disponible serán otorgados siguiendo el orden resultante de un procedimiento de concurrencia competitiva (subasta).

• El producto objeto de subasta será la potencia instalada para la que se pretende obtener permisos de acceso y de conexión en un determinado nudo. Los productores conocerán con antelación suficiente la capacidad que queda disponible y en qué nudo o nudos de las redes se produce dicha disponibilidad. Para ello, los gestores de las redes de transporte y distribución deberán publicar la potencia máxima disponible por nudo, así como la potencia instalada correspondiente, al menos, a las dos tecnologías con mayor número de solicitudes en curso en el momento de la publicación.

• El proceso de adjudicación se realizará mediante subasta de sobre cerrado con sistema marginal, en el que se ofertará, para una determinada potencia instalada y tecnología, el importe en €/MW que está dispuesto a ofrecer el solicitante.

Podrán acogerse al procedimiento abreviado para la obtención de los permisos de acceso y de conexión aquellos productores con potencia instalada no superior a 100 kW. Los gestores de las redes de transporte o de distribución deberán tener disponible en su página web un modelo de solicitud simplificada de permisos de acceso y de conexión.

"Vamos a un ritmo de 15.000 megavatios en solicitudes al mes. Estamos tratando de pinchar la burbuja. Con las burbujas hay que ser valientes", ha dicho el subdirector de Energía Eléctrica de la CNMC, Santiago Muñoz.

La burbuja consistiría grosso modo en lo siguiente: consigo punto de acceso y conexión (aunque en realidad no tengo proyecto para conectar ahí), pero yo lo solicito para, una vez obtenido, vendérselo al promotor que sí que tiene un proyecto real. Y si a mí me han pedido 40.000 euros de aval por megavatio, yo vendo a 200.000 ese mega. La CNMC, con esta circular, estaría tratando de establecer un marco, una serie de requisitos, lo suficientemente exigentes como para que no se cuele nadie ahí sin que lleve detrás un proyecto real. El objetivo, en fin, sería evitar la burbuja especulativa, que al final acaba siempre salpicando al consumidor, pues, presumiblemente, el promotor acabaría repercutiendo ese coste añadido en el consumidor final. Esa sería la teoría.

Otras voces no parecen particularmente preocupadas por el volumen. Un abogado de reconocido prestigio en el sector, también partícipe en la jornada, apuesta por regular con claridad, simplificar administrativamente y aprovechar el interés evidente del sector por invertir (explicitado, materializado, en avales millonarios) para acelerar una transición, energética, que es -considera- cada vez más apremiante. Los 57.000 nuevos megavatios renovables planificados para el horizonte 2030 por el Gobierno -ha venido a concluir este abogado- no son suficientes, habida cuenta la situación de emergencia climática en la que nos encontramos. "Que haya 200.000 ya sobre la mesa no es sino una buena noticia".

Añadir un comentario
internete
Estaba claro que tras la represion innecesaria del periodo de impuesto al sol, habria una explosion renovable... Esperemos que no sea incontrolable...
Miguel
Para poder exportar la electricidad hace falta :tener un comprador, interconexión y que el precio de compra sea superior al coste de generarlo + transportarlo, cosa que es difícil que se de. Nuestro país vecino es Francia, que no va a necesitar nuestra electricidad, pues ellos suelen tener excedentes de generación y son exportadores, además de que tienen unos costes de generación muy bajos, y cuando nos compran electricidad, salvo momentos concretos, suele ser a precio de derribo. Tenemos una interconexión limitada (además de que las líneas son muy caras construirlas). Vender electricidad para perder dinero no creo que sea buen negocio. Hoy por hoy, tanto la fotovoltaica como la eólica necesita tener asegurada la compra de toda la energía y a buen precio para poder ser rentable.
Nonagenario
Obviamente, sobran la mitad o mas de esos 200 gw. El unico sentido de añadir potencia renovable sin medida es exportarla. Bien mirado, el sol y el viento podrian ser nuestro petroleo. De nada valdra si esta en manos extranjeras. Pero podria ser una buena oportunidad de pais.
Pablo Ruiz
Algunas consideraciones. Si la demanda màxima es de 45.000 MW, el sistema tiene 104.000, se quieren conectar 200.000 y la gente quiere ponerse placas en casa, ¿esto cómo se hace? ¿Cuánta potencia hace falta? ¿De que fuente energética? ¿Dónde hace falta? ¿De quién? Un saludo