panorama

El precio de la luz lo han disparado los señores del agua

12
El miércoles, 21 de julio, pasará a la historia por haberse registrado, en la subasta diaria del mercado mayorista, el precio medio del megavatio hora más alto de todos los tiempos: 106,57 euros. Muchas han sido las voces que han responsabilizado de esa subida a dos gases: el metano (gas natural) y el dióxido de carbono (CO2). O a dos mercados: el europeo (de emisiones) y el global (de gas). Pues bien, el precio de la luz, el día 21 de julio, el más alto de todos los tiempos, lo han fijado los señores del agua, los que manejan el grifo: las hidroeléctricas. Esta es la historia. [Pie de foto, a pie de página].
El precio de la luz lo han disparado los señores del agua

Sí, el precio del gas ha subido, y sí, el del CO2 también lo ha hecho. Pero la clave no está tanto en el gas (o en sus malos humos), como en el mecanismo de formación del precio de la eletricidad. Vamos a explicarlo siquiera sea grosso modo: en el mercado mayorista pujan todas las tecnologías (sean limpias, sucias, modernas o antiguas). Imaginemos -hipótesis de trabajo- que la demanda estimada (la electricidad que va a necesitar ese día el país) es 100, por ejemplo. Pues bien, la nuclear y las renovables pujan en ese mercado (coloquialmente conocido como pool) a cero. ¿Por qué a cero? Pues porque las renovables tienen que vender lo que producen cuando lo producen (no se puede almacenar el viento) y porque a la nuclear, dadas sus características técnicas, le resulta más barato operar en modo fijo, y no andar parando y arrancando, parando y arrancando en función de la demanda. Así las cosas -y dicho sea grosso modo-, nuclear y renovables (entendidas estas por fotovoltaica y eólica) pujan siempre a cero para que siempre entre en el mercado la electricidad que producen.

Si entre todas ellas no suman 100 (suman 80, por ejemplo), entra a continuación (pongamos por caso) la termosolar, que sí puede almacenarse, dado que tiene tanques de sales térmicas que acumulan el calor del Sol diurno y liberan ese calor por ejemplo por la noche para producir electricidad con él entonces. La termosolar puede así ofertar un precio de, por ejemplo, 20 (veinte en vez de cero). Si con la termosolar no hay suficiente tampoco para llegar a 100 (si con la termosolar suman 90, por ejemplo), entra la hidráulica, porque ella puede aguantar un poco más (puede mantener el grifo cerrado y no soltar el agua que mueve la turbina hasta que el precio de la subasta sea lo suficientemente atractivo, o elevado). Es lo que algunos llaman coste de oportunidad y otros denominan especulación. La hidráulica puede ofertar por ejemplo a 40 en vez de cero. El planteamiento sería grosso modo el siguiente: si quieres electricidad, y quieres 100, y ya has consumido los 80 de nuclear y renovables, y has consumido los 10 de termosolar, yo te doy electricidad, pero a un precio más elevado: 40.

Si con la hidráulica tampoco es suficiente, porque por ejemplo nos hemos quedado en 95 (y hacen falta otros 5 para llegar a los 100) pues entonces entra por fin el gas. Con el mismo planteamiento (léase coste de oportunidad o especulación, elija el lector). Y ahí el gas fijaría la oferta más alta. En vez de 40, puede establecer como precio 106. La explicación de ese salto formidable hay que buscarla -según muchos analistas- en el incremento del precio del gas y en el incremento del precio del CO2. El gas se ha encarecido un 500% en el último año y el CO2 ha doblado su precio. Y las centrales térmicas de ciclo combinado que queman gas natural para producir electricidad tienen así que pagar hoy más que ayer por el combustible que queman y tienen que pagar hoy, más que ayer, por emitir CO2 (porque la Unión Europea dice que quien contamina paga, ha puesto en marcha un mercado de emisiones en el que la tonelada de dióxido de carbono es cada vez más cara y los ciclos combinados emiten muchas toneladas de CO2: 60 toneladas de CO2 por cada 100 megavatios hora que producen).

Hasta aquí, los actores; ahora, el escenario: el mercado marginalista
El legislador ha ideado un mercado eléctrico, y ha establecido unas reglas determinadas, según las cuales el precio 106 que cierra la subasta, el precio último, el precio que casa la demanda con la oferta (el precio del megavatio 100, si se me permite), es el precio que cobrarán todos los megavatios, los 99 megavatios anteriores: o sea, los que pujaron a cero, los que pujaron a 20 y los que pujaron a 40. Todos, todos, todos los megavatios van a cobrar a razón de 106. ¿Resultado? Como bien apuntan por ahí algunos analistas, estamos pagando panga a precio de caviar (o de coste de oportunidad, o de especulador, elija el lector). ¿Otro resultado? Todos los generadores están contentos: el gas (que repercute en ese precio sus costes crecientes: combustible y CO2), las renovables (las que participan en ese mercado, porque hay muchas renovables que tienen un precio previo tasado y no participan ahí) y, por fin, la nuclear (que produce aproximadamente el 20% de la electricidad que usa cada año este país) y la gran hidráulica (que produce aproximadamente el 15%).

Y, llegados aquí, sea el quid de la cuestión
¿Quién ha fijado el precio de la electricidad en la subasta correspondiente al día 21, el día en el que la luz alcanzó un precio jamás antes visto? ¿Ha sido el gas el que ha fijado ese precio, tal y como parece colegirse de la lectura de muchos analistas? Pues no. No ha sido el gas. El precio lo ha fijado fundamentalmente el agua, que es una fuente de energía renovable, autóctona, que no depende de si ha crecido la demanda de gas natural en Asia, ni depende de las reservas de gas europeas, ni depende del mercado internacional del gas y sus buques metaneros, ni depende del precio del CO2 que marca el mercado europeo de emisiones. No depende de nada de eso. La hidroeléctrica depende de los señores del agua, los que manejan los grifos, que son los que han marcado el precio más alto de la historia de la luz en España en tal día como ayer. A saber: en concreto, de las diez horas más caras de ayer, día 21 de julio de 2021 (que ha sido -hay que insistir- el más caro de toda la historia), el agua (gran hidráulica y bombeo) ha fijado el precio del megavatio hora en ocho (8 de 10), mientras que el gas solo lo ha hecho en dos. En los diez últimos días, el gas ha fijado precio en 49 horas; el agua (gran hidráulica y bombeo) lo ha hecho en 157 ocasiones, el triple. [Bajo estas líneas, tabla que identifica las tecnologías que han marcado el precio marginal del mercado diario estos 10 últimos días, cada hora. Véase abajo leyenda de interpretación de siglas].

Según Red Eléctrica de España, que es el operador del sistema eléctrico nacional, actualmente hay en el país 17.098 megavatios de potencia hidráulica. Iberdrola controla 9.715. Endesa, 4.793. Naturgy, 1.951. O sea, que tres empresas manejan los grifos de 16.459 megavatios hidro, el 96,2% del total. Y ha sido esa tecnología -la hidroeléctrica- la que ha marcado el precio máximo de la mayoría de las horas del día más caro de la historia de la luz de España. No el gas. Ni el CO2. Ha sido el agua.

Se da la circunstancia de que los que manejan el grifo de la hidráulica, ese que ha fijado precio el día más caro de la historia, también son propietarios del 100% de la potencia nuclear (más de 7.000 megavatios) y de 15.000 de los 26.000 megavatios de gas natural que hay instalados en España.

Según la asociación de consumidores Facua, el precio del kilovatio hora registrado ayer en el mercado mayorista supone un incremento de más del 60% sobre el precio del kilovatio hora registrado hace un año.

Por otro lado, ayudas
Iberdrola, que acaba de anunciar un incremento del 5,5% del dividendo a sus accionistas, ha presentado al Gobierno hasta 175 proyectos que aspiran a lograr ayudas o subvenciones con cargo al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, plan que va a distribuir en ayudas 70.000 millones de euros, a fondo perdido, durante los próximos tres años.

Por su parte, Endesa anunció hace solo unas semanas a sus accionistas que ha elevado un 22%, hasta 23.300 millones, el volumen de proyectos que optarán a esos fondos europeos.

Naturgy, por fin, que también está optando a subvenciones y ayudas, ha identificado oportunidades de inversión por valor de casi 14.000 millones de euros a través de un centenar de proyectos propios "a desarrollar en los próximos años en el marco del programa Next Generation".

Statkraft es una empresa pública noruega cuya principal fortaleza es su división hidroeléctrica. Es la mayor productora de hidroelectricidad de Europa, cuenta con 346 instalaciones que suman una potencia de más de 14.400 megavatios. Statkraft pertenece al estado noruego al 100%.

[Pie de foto: complejo hidroeléctrico de Cortes-La Muela (Iberdrola), en la Comunidad Valenciana. Cortes-La Muela es la mayor central hidroeléctrica de bombeo de Europa].

Añadir un comentario
Sol Mediterráneo
Buen artículo con su tabla de las tecnologías que han marcado el precio del pool. Está claro que las que se están forrando con estos precios del pool son las eléctricas y los consumidores los que están pagando unos precios fuera de la razón. Hay muchas líneas de trabajo para reconvertir esta situación pero yo sólo tiro de un hilo, seguir creciendo a mayor ritmo en instalaciones fotovoltaicas de todos los tipos y fundamentalmente ganar más potencia y generación de energía eólica.
Óscar
Se habla recientemente (no mucho) de que las concesiones de bastantes hidroeléctricas están a punto de caducar, y de qué va a pasar. Ante la alternativa de sacar a subasta su explotación durante otros 40 años, podría quedárselas el Estado. No sería una \"compañía eléctrica pública\", pero habría cierto margen de maniobra para controlar estos casos. Si REE es privada, pero con mucha mano pública, se les podría asignar el encargo de \"soltar agua\" a precio bajo cuando hacerlo fuera determinante. Otra cosa es que interese meterse en esto.
Miguel Ángel.
Es bastante evidente que un modelo que pretende favorecer la participación de renovables no puede permitir que existan participantes que tenga control absoluto sobre los precios globales. Creo que existen alternativas. Y desde luego es posible al menos usar los derechos de agua como reguladores. Dado que es el único sistema de almacenamiento Masivo, usemoslo y planifiquemos su ampliación. Pero no para dar concesiones a los mismos que ahora nos exprimen como se podía preveér. Bajar el IVA supone animarles a intentar quedarse en los precios con una gran parte de esa reducción del coste al consumidor. Y LO HICIERON. Pero necesitamos que más horas las cierren las BG en competencia real, que son la que pueden aprovechar excedentes imprevistos (Los modelos de estimación son imperfectos) y la capacidad de aumentar la producción RE. Ampliando y repotenciando instalaciones.
Miguel
El mercado de derechos de CO2 ha puesto patas arriba el mercado eléctrico europeo. Ha expulsado prácticamente al carbón del mercado dejando casi solo al gas en el mercado, y por tanto no hay mercado. Eso hace que aumente el consumo de gas que a su vez ejerce presiones alcistas en el precio del gas y como resultado final repercute en el precio de toda la electricidad. Todo va en cadena. Es un disparate. El mercado de derechos de CO2 debe ser modificado drásticamente. No debe ser internalizado el precio del CO2 en los combustibles antes de la subasta eléctrica, sino que debe ser un suplemento a pagar por el consumidor en el precio final de la electricidad según el CO2 en el mix de electricidad generada en el país en cada hora. Así se abarataría el precio de toda la energía y el consumidor pagaría por las emisiones de CO2 en su justa medida: Solo por el CO2 emitido. Si se quiere ir sacando al carbón del mix, únicamente con exigir a cada país un aumento progresivo anual de generación renovable valdría, pues eso haría que automáticamente las centrales de carbón operasen cada vez menos horas. Otra opción similar sería ir reduciendo anualmente el cupo de generación permitido al país con carbón a medida que se vayan implantando nuevas plantas renovables, todo esto haría que la transición de carbón a no carbón fuese menos dramática en los precios del mercado eléctrico. Sin los derechos de CO2 internalizados en el precio antes de la subasta se estaría hablando de precios de la electricidad sobre los 50-60€ MWh, y a los señores del agua se les acababa la fiesta.
Miguel
Hay quien dice que esto del precio de mercado se resuelve con una empresa eléctrica nacional, como Enel en Italia, país en el que se están marcando precios similares a España. A ver si se van a pensar que los Estados son tontos y no van a aprovechar el momento para ingresar la mayor cantidad de dinero posible.
Miguel
Las hidroeléctricas lo que hacen es poner un precio de venta por debajo del precio al que puede entrar una central de gas, porque su cálculo es muy fácil de estimar. Es algo que siempre han hecho y harán tanto cuando el precio del gas y de los derechos está caro como cuando estaba barato el año pasado. El precio del gas y el de los derechos de CO2 influyen totalmente en el precio del mercado y en estos momentos es el que dirige el precio de mercado.
Saray
Cómo escuece que se cuenten las cosas claras. Gracias por el artículo
Víctor
Sí se puede!!! Sí se puede!!! ahah jajaja... Os habéis pasado de frenada, el artículo ya estaba en límite del ridículo. Pero los comentarios son de traca. Oye, qué le vamos a hacer, esto es la red. Sólo dejar constancia de que se trata de manipulaciones con un origen muy claro. Y que tanto el artículo como los comentarios tienen el mismo origen y propósito. Al menos que el lector lo sepa... Saludos.
Juanjo
Muy claro análisis. A las plantas solares este exceso que estamos cobrando ahora se nos descontará cuando se ajuste nuestra rentabilidad razonable al 7,39. Por qué no ocurre lo mismo con la gran hidráulica y la nuclear? Que con las centrales totalmente amortizadas tendrán unos beneficios obscenos. La respuesta es que, aunque indudablemente hemos avanzado un poco, el MONOPOLIO sigue ahí y en estos días está mostrando su verdadera cara. Es el momento de dar un paso más y hasta que se consiga la reforma del mercado marginalista establecer un impuesto para que todos los generadores devuelvan lo cobrado por encima de la rentabilidad razonable y el coste de operación.
Juan José Ruiz
El señor del agua propietario de una central hidroelectrica, puede pujar con un coste de oportunidad de 106,57 € Mwh ,porque también es propietario de una central de gas. Ese \"traspaso\" de coste de oportunidad entre diferentes tecnologías de producción es ESPECULACION.
1 2
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).