panorama

H2

El hidrógeno puede reactivar, redefinir y transformar la economía española

0
Así lo considera Javier Brey, presidente de la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2), que ayer participó en la jornada institucional “Hidrógeno renovable: una oportunidad para España”, organizada por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. En su intervención, Brey afirmó que aunque nuestro país no ha formado parte de la avanzadilla en políticas de hidrógeno, no solo está a tiempo de posicionarse sino de convertirse en exportador de hidrógeno renovable.

El hidrógeno puede reactivar, redefinir y transformar la economía española

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; la vicepresidenta cuarta, Teresa Ribera; el vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, Frans Timmermans; y la comisaria de Energía de la UE Kadri Simpson fueron los encargados de inaugurar la jornada, que además contó con la intervención de Pedro Duque, Ministro de Ciencia e Innovación; Reyes Maroto, Ministra de Industria, Comercio y Turismo; y Nadia Calviño Santamaría, Vicepresidenta tercera y Ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital. 



El evento acogió cuatro mesas redondas, compuestas por algunos de los principales representantes y expertos del sector, y se ha celebrado tras la aprobación, el pasado 6 de octubre, por parte del Gobierno de la Hoja de Ruta que establece las bases de política energética para el desarrollo del hidrógeno renovable en España. El documento incluye objetivos de penetración del hidrógeno renovable en la industria y de capacidad instalada de electrólisis para el año 2030 con la finalidad de contribuir a la consecución de los objetivos de la Estrategia europea del Hidrógeno publicada por la Comisión Europea el 8 de julio.
 
En su intervención, Javier Brey señaló que uno de los principales objetivos de la AeH2 es, precisamente, construir un entorno favorable para el desarrollo del hidrógeno en España y lograr una industria nacional fuerte en el sector. "No es casual que el Plan de recuperación Post-COVID sea el propio plan de Recuperación verde (Green Deal) y que el hidrógeno forme parte de él. Y es que el hidrógeno puede reactivar, redefinir y transformar la economía. Además, tiene la capacidad de generar empleo, impulsar el desarrollo económico y crear tejido industrial. Asimismo, puede mejorar la balanza de pagos, aumentando la seguridad del suministro y favoreciendo el autoconsumo energético”.
 
Tecnología hecha en España
Desde el punto de vista de las fortalezas de esta apuesta, Brey destacó el recurso renovable que tiene España y su situación geográfica, clave para convertirse en un distribuidor de hidrógeno renovable; un tejido productivo empresarial e industrial especializado, que incluye toda la cadena de valor del hidrógeno; y unas capacidades tecnológicas y de desarrollo industrial en el sector. Unas fortalezas que se convierten en tres grandes oportunidades en materia de tecnología, equipos e hidrógeno.
 
Para el presidente de la AeH2, es fundamental seguir por la vía de la colaboración público-privada y seguir mejorando en la transferencia de tecnología, es decir, en pasar de la I+D al mercado. Según señaló Brey, el 3’6% de la publicación científica internacional en el ámbito del hidrógeno se escribe desde España, y eso es más del doble de la contribución española al PIB mundial; pero no se refleja del todo en las empresas del tejido nacional.
 
Para que ese desarrollo llegue a la empresa "es clave tener un plan de I+D orientado a objetivos y resultados. También es importante fomentar clústeres tecnológicos que faciliten la colaboración entre agentes para materializar una primera generación de productos. Y, a medio plazo, se requiere trabajar para mantener el desarrollo tecnológico, para mantener el liderazgo”, dijo Brey.

España no ha formado parte de la avanzadilla en políticas de hidrógeno, que constituyen, por ejemplo, países como Alemania, Países Bajos o Francia, pero está a tiempo de posicionarse. Por eso, “ha llegado el momento de desarrollar nuestras capacidades de fabricación, ya que se vislumbra el arranque del mercado: estamos en el inicio de su curva de crecimiento, y podemos subirnos a ella”, destacó también Javier Brey.
 
Para ello, se requieren medidas como el apoyo a esas inversiones empresariales en capacidades de fabricación, así como ayudar a las empresas, a las grandes y a las pequeñas, a ser las mejores fabricando equipos y componentes.
 
Proyectos estratégicos
Javier Brey cree, asimismo, que "el objetivo de España debe ser materializar la descarbonización de nuestros sectores gracias al hidrógeno renovable, y convertirnos en un exportador de este, mediante el despliegue de proyectos estratégicos”. Para que ese despliegue de proyectos se materialice, destacó que lo primera es crear la demanda: ayudando a los usuarios que quieran emplear hidrógeno renovable, que no sean penalizados en competitividad, y a las empresas que quieran producirlo; regulando ese carácter renovable y aplicando el concepto de “valles de hidrógeno”, donde diferentes aplicaciones coexisten y conviven.
 
También es necesario eliminar barreras administrativas y regulatorias, como, por ejemplo, facilitar la conexión a la red eléctrica, la posibilidad de inyectar hidrógeno en la red de gas natural, el despliegue de estaciones de servicio de hidrógeno o el establecimiento de un sistema de garantías de origen. Y, por último, es fundamental un empuje estratégico a nivel país. Lo que implica el desarrollo de capacidades estratégicas, fomentando la integración de redes energéticas: el sector eléctrico, el sector del gas y el de los combustibles.
 
De este modo, “desde la Asociación Española del Hidrógeno estamos convencidos de que el hidrógeno va a jugar un papel fundamental en la Estratégica Energética Española; pero también podemos asegurar que España jugará un papel clave en la Economía del Hidrógeno internacional. Desde luego, nosotros seguiremos trabajando por y para ello”, concluyó Javier Brey.
 
Sobre AeH2
La Asociación Española del Hidrógeno (AeH2) es una organización sin ánimo de lucro que desde 2002 promueve tanto los beneficios medioambientales como el impulso industrial que, a largo plazo, se derivarían del uso del hidrógeno como portador de energía. La AeH2 está formada por empresas, instituciones públicas y privadas y personas que comparten este objetivo. Dentro de las iniciativas que promueve se encuentra la Plataforma Tecnológica Española del Hidrógeno y de las Pilas de Combustible (PTE HPC), un proyecto amparado por el Ministerio de Ciencia.

Añadir un comentario