panorama

Valeriano Gómez, ministro de Trabajo e Inmigración

"El empleo verde, una realidad ya muy presente"

2
El mes de febrero ha llegado con un pacto bajo el brazo que ha cristalizado esta misma tarde en La Moncloa. Es el pacto de las pensiones, ese que han alcanzado gobierno y sindicatos y que, al final, también va a incluir acuerdos en materia de industria y energía y sobre políticas activas de empleo. Energías Renovables intuyó que el empleo, precisamente, sería el gran tema de 2011 y abrió su Anuario, el mes pasado, con un Especial Empleos Verdes.
"El empleo verde, una realidad ya muy presente"

El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez; y los secretarios generales de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, y UGT, Cándido Méndez, escribieron en nuestro Anuario 2010 (edición de enero) sobre el binomio empleo-energías renovables (Especial Empleos Verdes). Pues bien, hoy, precisamente en el día en que se han hecho oficiales las últimas estadísticas del paro, que afecta ya a 4.231.000 personas, queremos reproducir aquí lo que nos contaron, en la edición de enero, los protagonistas de ese acuerdo que, desde el Gobierno, ha sido presentado como único en Europa. Para empezar, el ministro de Trabajo. Esto nos contaba en la edición de enero de Energías Renovables.

              El empleo verde: una realidad ya muy presente, por Valeriano Gómez

El informe “Empleo verde en una economía sostenible”, elaborado conjuntamente por la Fundación Biodiversidad y el Observatorio de la Sostenibilidad en España [abril de 2010] apunta que el empleo en actividades relacionadas con el medio ambiente en nuestro país representa el 2,62% de la población ocupada: 530.947 puestos de trabajo. El incremento del denominado empleo verde en España en la última década ha sido, según el citado informe, del 235%.

El empleo verde es ya una realidad. Es un sector donde la contratación laboral ha crecido y va a seguir creciendo, principalmente en el sector de las energías renovables, que concentra casi el 21% del total de los empleos verdes actuales (109.368 puestos de trabajo). En el Consejo Europeo de Ministros de Trabajo del seis de diciembre, se aprobó un informe sobre la dimensión del empleo a la hora de abordar el cambio climático en que se adopta un planteamiento de amplias miras basado en políticas sobre el empleo y el cambio medioambiental, reconociendo las complejas interdependencias entre la sostenibilidad ambiental, por una parte, y los mercados laborales, por otra. En ese mismo Consejo se adoptaron también unas conclusiones impulsadas por la Presidencia belga sobre políticas de empleo para una economía competitiva, verde, con bajas emisiones de carbono y que aproveche los recursos eficazmente.

En ambos textos se destaca cómo Europa está a la vanguardia de las iniciativas encaminadas a dotar a la economía de una dimensión más ecológica. Sin embargo, se apunta que poner en marcha el objetivo de Europa 2020 del "crecimiento sostenible" exigirá mayores esfuerzos para orientar el consumo, las prácticas de producción y las costumbres, y, por lo tanto, para mejorar el rendimiento energético, reducir emisiones de CO2 y desarrollar fuentes de energía renovables.

Como puede observarse, el tema del empleo verde y el papel de las energías renovables están muy presentes en la agenda internacional, pero también lo están en el panorama nacional, como uno de los ámbitos en los que incidir para alcanzar la cifra de la creación de un millón de empleos. En cualquier caso, el reto de la creación de empleo en el sector verde, más allá de las cifras que puedan manejarse, constituye una oportunidad. No en vano, el sector de producción de energías renovables o la gestión de residuos son actividades con una gran demanda de trabajadores capacitados y constituyen motores de crecimiento del empleo llamados a desempeñar un papel estratégico, no sólo en la creación de puestos de trabajo, sino también, y de forma muy significativa, en el cambio de modelo productivo.

Debe tenerse en cuenta, además, que el sector de las renovables está caracterizado por una gran inversión en I+D, con productividad elevada. Debemos apostar porque continúe siéndolo para posicionar a España como una de las naciones más desarrolladas del mundo con un aumento significativo del peso de las energías eólica, fotovoltaica, biomasa, geotérmica o minihidráulica. Pero no es sólo en estos sectores en los que va a aumentar la demanda de perfiles cualificados. También lo hará en otros, como el de tratamiento y depuración de aguas residuales o los servicios ambientales a empresas y entidades (consultoría, ingeniería y auditoría ambientales).

El gobierno es consciente de que el número de empleos verdes en los nuevos yacimientos de empleo podría multiplicarse a través de un cambio de modelo económico, de ahí que haya puesto en marcha un proyecto de ley de Economía Sostenible, como parte fundamental de la Estrategia para una Economía Sostenible del Gobierno de España, en la que se incluye un ambicioso y exigente programa de reformas, centrado en el incremento en la inversión en la I+D+i o en el fomento de las actividades relacionadas con las energías limpias y el ahorro energético, entre otros aspectos.

La apuesta por este modelo económico va más allá del impulso de acciones específicas dirigidas a fomentar el sector de la economía verde. Se persigue  impulsar un patrón de crecimiento, sostenible, que incida en los ámbitos centrales del modelo económico, o sea, el modelo energético, la reducción de emisiones, la movilidad sostenible y, especialmente relevante en el caso español, el impulso del sector de la vivienda desde la perspectiva de la rehabilitación.

Un crecimiento que concilie el desarrollo económico, social y ambiental en una economía productiva y competitiva, que favorezca el empleo de calidad, la igualdad de oportunidades y la cohesión social, y que garantice el respeto ambiental y el uso racional de los recursos naturales, de forma que permita satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de atender los requerimientos de las generaciones futuras.

Son muchos los ámbitos en los que este impulso por la economía sostenible va a incidir, así que no sólo será necesario adaptar los perfiles de los trabajadores y desempleados a estas nuevas actividades sujetas a demanda creciente de personal capacitado, sino que será imprescindible adaptar los sistemas de aprendizaje a las nuevas exigencias de estas actividades y a los patrones del nuevo modelo productivo.

Así, lejos de hablar de sector emergente o de futuro, debemos considerarlo como un sector ya muy de presente y con perspectivas de crecimiento a corto, medio y largo plazo. Por ello, cualquier iniciativa dirigida a su potenciación debe ser considerada como una prioridad y un compromiso de todos.

Añadir un comentario
Mario Garcia Coombes
Saludos, quisiera saber con que organismo debo contactar para plantear nueva tecnologia para la produccion de energia limpia, gracias.-
Manuel Garcia
Hay que aplicar nuevos sistemas de tecnología que nos permitan aprovechar más y mejor las fuerzas procedentes de este tipo de fuentes de energía. La energía renovable yá tiene su propia tcenología de transformación, ¡ apliquemosla ! http://turbomotor2000.wordpress.com/