panorama

El almacenamiento de energía podría evitar derroches innecesarios

2
Este año la navidad en Alemania ha traído un exceso de energía que ha provocado que durante dos días los precios de la electricidad fueran negativos para los clientes. Este curioso hecho ha tenido lugar debido a que el suministro de energía limpia y renovable superó la demanda y desembocó en una situación cuánto menos paradójica: se pagó a los consumidores alemanes (a través de descuentos en futuras facturas) para que utilizaran una electricidad que, en muchos casos, ni siquiera necesitaban.

El almacenamiento de energía podría evitar derroches innecesarios

Situaciones como ésta podrían repetirse en otros países si tenemos en cuenta el ritmo al que aumenta la inversión en energías renovables en toda Europa. Lo acontecido en Alemania pone de manifiesto un derroche de energía que va contra los principios y objetivos de sostenibilidad, por los que muchos agentes de la industria luchan desde hace años. Sin embargo, ¿Dónde reside exactamente el problema, y cómo podemos evitar que vuelva a producirse una situación similar a ésta?
 
Para la compañía de gestión de la energía Eaton, la solución reside en desarrollar todo el potencial que el almacenamiento de energía nos ofrece.
 
La generación de energía eólica y la solar está sujeta a condiciones atmosféricas cambiantes, por lo que no permiten generar energía de una forma constante y regulada, sino que son inconsistentes, variables, y no moderadas. Eaton recalca que, sin una tecnología de almacenamiento de energía, esta situación podría llegar a ser insostenible, con cientos de plantas de energía solar y eólica generando con frecuencia un exceso de suministro que en los los momentos de baja demanda daría lugar a la pérdida o derroche de una energía muy valiosa.
 
Según un estudio llevado a cabo por la Agencia Internacional de Energías Renovables, los precios de las baterías de almacenamiento energético para aplicaciones estacionarias podría descender un 66% en 2030. El almacenamiento se presenta, así, como una opción real y viable, además de contar con una perspectiva económica, a todas luces, favorable.
 
José Antonio Afonso, responsable del segmento Commercial Building en Eaton España comenta: “El almacenamiento de energía permite la autonomía y control de la propia instalación, un consumo contratado menor y constante, fomenta la sostenibilidad y el aprovechamiento de las energías verdes, y además permite un ahorro en el consumo eléctrico. Abogar por la bidireccionalidad del suministro es apostar por el progreso y sobre todo por el cuidado de nuestro planeta”.

Añadir un comentario
Miguel
Realmente fue la suma de la energía nuclear + carbón + renovables lo que superó la demanda, no sólo la renovable como indica el artículo. La nucleares y las térmicas de carbón funcionan las 24h del día. Las centrales de carbón tardan un día en ponerse en marcha, así que no merece la pena pararlas si hay una demanda baja durante unas horas, pues para las horas punta se necesitan y para los días laborables también. La variabilidad de la solar y eólica acrecienta el problema, pues te pueden producir más cuando menos se necesita. Como en Alemania no tienen un buen sistema de almacenamiento de energía, pues ocurren estas cosas a menudo en fines de semana.
Fukushima4ever
Las baterías son una solución pero siempre supondrán una capacidad limitada. Es posible almacenar energía de otras formas incluso más versátiles, flexibles y baratas. La energía hidráulica o la producción de hidrógeno son tecnologías bastante maduras. Baterías de flujo redox. Hay otras muchas y habrá que recurrir a todas ellas para que las renovables puedan cubrir el 100% de la demanda en todo momento.