panorama

Organizaciones españolas piden al Gobierno que siga el modelo británico sobre cambio climático

4
El Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (IIDMA), SEO/BirdLife y Climate Strategy & Partners han pedido al Gobierno y a todas las fuerzas políticas que tomen nota tanto de los aciertos como de los errores de países pioneros en la elaboración y aplicación de la legislación para combatir el cambio climático, y proponen la adopción de una normativa como la británica: participativa, sin carbón y asesorada por un Comité de expertos independiente.

Organizaciones españolas piden al Gobierno que siga el modelo británico sobre cambio climático

La visita a Madrid la semana pasada de John Gummer, uno de los artífices de la Climate Change Act del Reino Unido, ha permitido tanto a sociedad civil, empresas y ONG, como a políticos españoles conocer de primera mano la experiencia británica.



"Sin lugar a dudas,  esta puede ser de gran utilidad de cara al desarrollo de la próxima Ley de Cambio Climático y Transición Energética Española", señalan desde el IIDMA, una de las entidades que asistió al encuentro con Gummer. "La participación pública y el apoyo de la sociedad civil fue clave en su impulso y adopción, ya que las ONG y el Partido Conservador, entonces en la oposición,  elaboraron conjuntamente el borrador de la misma", añaden.



Las claves del éxito
Los expertos del IIDMA señalan que la clave del éxito de la Climate Change Act inglesa reside en la creación de un comité integrado por  especialistas académicos y técnicos bajo un compromiso de independencia y cooperación. "Así, la aplicación y desarrollo de la Ley se aborda desde un punto de vista estrictamente científico, basado en hechos y datos, además de informes realizados por los integrantes del Comité, con el objetivo de que la Ley resulte un  instrumento eficaz para la lucha contra un problema global". 



Asimismo, se garantizó de antemano su eficacia fijando objetivos vinculantes de reducción de emisiones en la propia Ley (en 2020, como mínimo, un 34% menos que en el año 1990, y en 2050, como mínimo, un 80% menos que en el año 1990),  por lo que no pueden ser modificados por el Gobierno.



Para el logro de estos objetivos se elaboran presupuestos quinquenales de carbono, en los que se establece un límite total de emisiones de CO2 para cada período. En el momento que se adoptó la Ley se aprobaron los presupuestos de carbono para tres períodos: 2008-2012, 2013-2017 y 2018-2022. En la actualidad el Comité está trabajando en la elaboración del presupuesto para el sexto período, es decir, para 2033-2037.



John Gummer apuntó que esto es otro de los éxitos de la Ley pues permite mirar al futuro y preparar a la sociedad británica e introducir los cambios necesarios en el modelo de producción y consumo sin sobresaltos. El Comité también revisa el cumplimiento con esos presupuestos y cuenta con un presupuesto aproximado de 4,5 millones de libras para realizar sus funciones y diseñar mecanismos de control que garanticen su independencia sea cual sea el partido en el poder.


Un 40% menos de emisiones
Gummer apuntó que, gracias a las medidas tomadas, Reino Unido ha logrado reducir ya un 40% sus emisiones respecto a 1990 y su PIB ha aumentado un 60%. Hizo hincapié en que lo primero que se abordó fue la descarbonización del sistema energético,  y señaló que el carbón no tiene futuro.  



Esto coincide con lo que organizaciones como IIDMA, SEO/BirdLife y Climate Strategy & Partners vienen reiterando:  "En España es urgente abordar el abandono del carbón, una de las fuentes principales de contaminación atmosférica, con impactos en la salud de niños y adultos, y responsable del cambio climático. A pesar de ser una tendencia general, ya que Francia, Portugal, Holanda o Italia también han anunciado su abandono del carbón, España todavía se resiste al cierre de sus 15 centrales térmicas, junto a países como Polonia". 



A la descarbonización del sistema energético británico le siguió la reducción de emisiones del transporte y la eficiencia energética en los edificios.

Comunicar y concienciar
Comunicar a la opinión pública las realidades del cambio climático debería ser otra de las prioridades, indican desde el IIDMA, al igual que la concienciación de empresas y sindicatos, "ya que adquirir compromisos de lucha contra el calentamiento global es la única forma de mantener su negocio en un futuro". 



"No habrá crecimiento si no es un crecimiento ´verde´. En el caso de Reino Unido, empresas, sindicatos y otro tipo de organizaciones no participaron en el desarrollo de la Climate Change Act, pero han jugado un papel destacado en la consecución de los objetivos establecidos, apoyando abiertamente la Ley al entender que el riesgo climático impactaba directamente en sus negocios y puestos de trabajo. Actualmente, el sector de empleos verdes y energías renovables es uno de los de mayor crecimiento en Reino Unido. Este es un campo donde España podría ser líder a nivel mundial, lo que conllevaría la creación de nuevos empleos y desarrollo de nuevas tecnologías que exportar".



De acuerdo con David Howell, responsable de Cambio Climático y Energía de SEO/BirdLife, “el modelo britanico de gobernanza del clima  es rompedor, totalmente novedoso y ha funcionado muy bien, hasta reorientar el modelo productivo, estimular la creación de empleo en plena crisis económica y bajar las emisiones al ritmo más rápido de todos los países del OCDE". 



Howell añade que "desde la sociedad civil exigimos altura de miras de los partidos políticos en el diseño de la normativa española. Pedimos que recojan los elementos principales de la ley británica, adaptados a las circunstancias de este país, para que España cuente con las herramientas adecuadas en la lucha contra el cambio climático”.


Desde su implementación hace una década, “la Climate Change Act del Reino Unido ha conseguido de forma efectiva despolitizar la lucha contra el cambio climático", agrega Peter Sweatman, director general y fundador de Climate Strategy & Partners, mientras que Ana Barreira, irectora de IIDMA, califica la norma de "ejemplo perfecto de cómo llevar a cabo una transición energética basada en la descarbonización".

Añadir un comentario
David Howell
El artículo deja bien claro que se está ofreciendo la experiencia británica de gobernanza de transición energética y cambio climático como un modelo interesante, a estudiar, más que la senda de descarbonización en sí, que es otra cosa bien distinta. Por cierto, los datos de 2016 de las emisiones por persona son prácticamente iguales en España y el Reino Unido, en torno a 7,1tCO2eq/persona; para 2017 en España todo apunta a un aumento en las emisiones; en el Reino Unido, al contrario...). Otros países han legislado en el mismo sentido que el Reino Unido y los elementos principales de gobernanza introducidas en la ley británica de 2008 (disponible aquí: https://www.legislation.gov.uk/ukpga/2008/27/pdfs/ukpga_20080027_en.pdf para alguien interesado en comentar con conocimiento de causa) figuran también en esta interesante recopilación del thinktank Ecologic sobre marcos normativos de gobernanza climática: https://www.ecologic.eu/15218. En cuanto a la trayectoria reciente de descarbonización, seguramente se puede aprender de los aciertos y errores de ambos países. Está por ver cómo legisla España en los próximos meses, y si es capaz de repetir la experiencia británica, de aprobar una ley que es exitosa en sus resultados 10 años después. Además, es cuanto menos curiosa en sus orígenes, ya que nació de una colaboración estrecha entre Amigos de la Tierra y el Partido Conservador. Y si España hiciera las cosas enormemente mejor en los próximos años después de los bandazos caóticos de los últimos 20, lo suyo sería reconocerlo y estudiar las claves del éxito.
Miguel
Al final, tanto modelo a seguir y resulta que Reino Unido emite 466 MtCO2eq, y España 329 329 MtCO2eq. genera más CO2 Reino Unido que España. Puede que incluso hagan trampas en los cálculos y no añadan las emisiones generadas por los aviones, no sea que se les disparen los datos. El gran bajón de emisiones en Reino Unido se ha producido por cambiar centrales de carbón por principalmente centrales de Gas.y después eólica marina. En España no necesitamos seguir su modelo.entre otras cosas, porque cambiar carbón por gas en generación de electricidad, nos aumenta el coste de generación de la luz y ya tenemos unos costes altos debido a que hemos abusado en la retribución de primas a las energías renovables.. En España se irá generando cada vez menos CO2, pero no por seguir el modelo británico, simplemente porque la energía solar y la eólica son cada vez más baratas y competitivas y su aumento en el mix de generación eléctrica, incluido al aumento de centrales hidráulicas de bombeo, irá haciendo que cada vez se queme menos gas y carbón. Será un cambio ordenado. Ya en 2020 entrarán en funcionamiento nuevos 8.5 GW de potencia de eólica y solar, y después vendrán nuevos proyectos. Por parte de las emisiones de CO2 de los vehículos, se producirá una reducción continua mediante el cambio al vehículo eléctrico o híbrido, y se irá produciendo a medida que baje el precio de las baterías o suba el precio del combustible. Sólo es cuestión de esperar pacientemente unos años. Dentro de 7 años, tal vez sea Reino Unido quien quiera seguir nuestro modelo Español.
David Howell
Hechos: La Ley de Cambio Climático británico nació de un amplio pacto social y político, impulsado al principio por una colaboración estrecha entre Amigos de la Tierra y el partido conservador (como el PP en España). Gracias a la ley finalmente aprobada en 2008, el Reino Unido tiene \'presupuestos de carbono\' plurianuales de senda decreciente aprobados, dentro de los plazos legales establecidos, para los periodos 2008-2012, 2013-2017, 2018-2022, 2023-2027 y 2028-2032. Ya ha cumplido los objetivos de reducción de emisiones para 2008-2012 (-25% en 2012 respecto a 1990) y también para 2013-2017 (-31% en 2017 respecto a 1990, a la espera de datos oficiales) y está en la senda de cumplimiento del objetivo para 2022 (-37%) pero reconoce que el reto más grande que se presenta ahora es a medio plazo, 2023-2027 y más allá. El objetivo establecido de emisiones para el 2030, de -57% con respecto al 1990, es mucho más ambicioso que el objetivo de la UE, de -40%, establecido en 2014. Según un informe reciente de Price Waterhouse Cooper, la tasa de descarbonización del Reino Unido es el más rápido de todos los países de la OCDE. El PIB británico subió en un 65% entre 1990-2016 mientras las emisiones bajaron en un 42%, a 466 MtCO2eq, (y -26% desde el 2008); en España el PIB subió en un 177% entre 1990-2016, pero las emisiones también subieron en un 15% a 329 MtCO2eq, (con una bajada de -13.5% desde el 2008). La Ley de Cambio Climático británica y su comité y sus instrumentos y herramientas han sobrevivido tres gobiernos, dos referéndums (de la independencia de Escocia y del Brexit), la crísis económica financiera y todo el lío del Brexit de ahora. A pesar de una campaña social en España desde 2008 a favor de una ley de cambio climático y una resolución parlamentaria al respecto en 2011, España todavía no tiene ningún instrumento legal parecido y en este momento no tiene ni visión ni estrategia más allá de 2020 (y ya me diréis si tiene \'visión o estrategia\' en materia de energía orientada a la descarbonización de aquí a 2020). El argumento más importante del artículo publicado arriba es ofrecer un modelo de gobernanza para impulsar la descarbonización de la forma más rápida, ordenada, socialmente justa y ambientalmente sostenible posible - pero España tiene que elegir su modelo de gobernanza, su camino y sus prioridades a la hora de descarbonizar. Lay ley británica ha servido de modelo ya para las leyes estatales aprobadas o en tramitación en varios países (Francia, Suecia, México, Austria, Bulgaria) - cualquier país inteligente y abierto estudiará lo que pasa en el mundo para aprender de los aciertos y los errores de otros y el gobierno de España está estudiando el modelo británico con lupa. Para más información, si alguien quiere estudiar el tema, aquí viene la web del Comité para el Cambio Climático del Reino Unido (en inglés): https://www.theccc.org.uk/
Miguel
Reino unido ha ido cerrando centrales de carbón a base de gravarlas con impuestos por CO2 y sustituyéndolas por eólica marina, solar y SOBRETODO GAS con una buena repercusión en forma de subida de la factura de la luz y ya se oyen quejas en la industria británica por esta subida. Algo parecido, pero en menor escala, a lo que pasó en España entre 2007 y 2013. Cerrar centrales de carbón en España, para abrir centrales de gas, es aumentar significativamente los costes de generación de energía. Tal vez Reino Unido tenga gas barato, pero nosotros no. Además Reino unido no es ningún ejemplo para nosotros, pues producen casi el 70% de su energía quemando carbón, gas y gasoleo. España apenas pasa del 30% y en próximos años aún será menor. Cuando bajen los precios de las baterías, en España se irá implantando el coche eléctrico. No necesitamos seguir el modelo de nadie. Comunicar o concienciar a la opinión pública las realidades del cambio climático no es una prioridad, lo que es una prioridad es presentar el modelo matemático en base al cual predicen o prevén el cambio del clima. Los charlatanes vendedores de crecepelo tipo \"Al Gore\" no aportan nada al respecto.