panorama

Agenda: igualdad de género

La tecnología no es cosa de hombres

0
El futuro de la movilidad y los retos a los que se enfrenta el sector de la energía en materia de sostenibilidad necesita más mujeres STEM (acrónimo en inglés de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), según se puso de relieve en en la segunda jornada del SUMMIT STG 2020,  ciclo de conferencias online sobre el impacto social y tecnológico en sectores estratégicos, que contó con la participación de mujeres directivas de algunas de las empresas líderes en estos sectores.
La tecnología no es cosa de hombres

En la primera de las mesas, centrada en los desafíos que afronta el sector de los transportes,  la directora de Tecnologías de Airbus, Silvia Lazcano, destacó el compromiso de su compañía de liderar desde Europa el camino hacia la descarbonización de la aviación. Según manifestó durante el encuentro, “se trata de un proyecto audaz demandado por la sociedad. Todos nos hemos dado cuenta durante esta crisis sanitaria de la importancia de la aviación y para que, una vez controlada esta pandemia, podamos seguir volando con la frecuencia que todos deseamos, hemos de hacer el tránsito hacia la sostenibilidad”.

Por su parte, la responsable de Servicios de Movilidad de SEAT MÓ, Estela González, resaltó el importante momento en el que está el sector de la movilidad para incorporar talento, especialmente talento femenino. “El contexto de disrupción en el que nos encontramos es perfecto para que las jóvenes, que se van a incorporar al mundo laboral, lo hagan a la industria de la automoción”.

La directora corporativa de Planificación Estratégica de Gestamp, María José Armendáriz, aseguró que “los retos que presenta el sector suponen una oportunidad para captar al mejor talento. Por eso, el fomento de las vocaciones STEM, sobre todo, entre el talento femenino para que se siga incorporando a la industria, es clave para el futuro de la automoción”.

Sobre la incorporación de las mujeres a esta industria, la profesora del IE Business School, Eva Ballesté, afirmó que “los programas encaminados al diálogo social son una de las herramientas más eficaces para lograr el empoderamiento laboral y realización profesional de las mujeres en esta industria. Para lograrlo, es fundamental que se fomenten programas co-diseñados por las empresas, las universidades y las administraciones”. Asimismo, poner en valor la importancia de “dar mayor visibilidad a los éxitos de las mujeres en este sector, lo que sin duda contribuirá muy positivamente a fomentar las vocaciones STEM”.

Enegía, un sector aún muy masculinizado

La segunda mesa centró el debate en cómo afronta el sector energético los múltiples retos que presenta la sostenibilidad, incluido el de la igualdad de género.  La directora corporativa de ENUSA Industrias Avanzadas, Rosario Arévalo, compartió la necesidad de que todas las empresas trabajen en la consecución de este objetivo (el ODS número 5 de la ONU) y agregó que “esto es especialmente importante en un sector como el energético, muy masculinizado que adolece de una falta de diversidad”. Sin embargo, alertó de que “las mujeres no se ven trabajando en profesiones científicas y tecnológicas; es una cuestión de aspiraciones. Por eso, hay que visibilizar los modelos femeninos, hacer llegar el mensaje de que la tecnología no es solo cosa de hombres, que podemos hacer lo que queramos, solo hay que desearlo”, apuntilló.

La directora del Gabinete del Consejero Delegado de Endesa, Pilar Revilla, se refirió al momento de “metamorfosis sin precedentes” que vive hoy el sector de la energía para remarcar que “la tecnología y la digitalización están cambiando por completo el sector energético y las mujeres debemos desempeñar un papel relevante para poder repensar los usos de las energías renovables o los desafíos medioambientales, entre otros”. A su juicio, es primordial “aumentar la presencia de la mujer en esta industria y, sobre todo, conseguir que las niñas se emocionen con la ciencia”.

La directora de Cambio Climático y Políticas Energéticas de Iberdrola, Lucía Muñoz, puso el foco en la importancia de aprovechar el momento de recuperación postCovid para “cambiar muchas cosas que no son sostenibles de nuestro modelo y ritmo de vida. Los próximos años van a ser clave para el desarrollo de nuevas tecnologías de producir energía, de calentar y enfriar las casas, para viajar por el mundo sin emitir CO2, de comer de forma sostenible, de cuidar la naturaleza, todo ello para luchar contra la crisis climática. En todo ello, la formación en ciencia y la tecnología son fundamentales y la participación de la mujer es clave aportando puntos de vista y cualidades diferentes".

Por su parte, la CEO de CHC Energía, Mariola Martínez, insistió en la idea de que es imprescindible que se logre el objetivo 5 de la Agenda 2030, especialmente, en un sector como el energético, que además “se encuentra inmerso en plena revolución hacia la descarbonización y la transformación digital”. Aseveró que “debemos ser capaces de atraer el mejor talento y, por supuesto, un talento diverso, de mujeres, profesionales y estudiantes, que quieran cambiar el mundo, y contribuir en la sociedad con su conocimiento como lo han hecho desde Margaret Hamilton (1936), ingeniera-científica computacional que permitió a la nave Apollo 11 aterrizar a salvo en la luna gracias a su capacidad de programación, hasta la joven Ann Makosinski, inventora canadiense que con tan solo 15 años ideó la “linterna hueca” que funciona con el calor humano”.

Finalmente, la directora de Medio Ambiente y Responsabilidad Social de Naturgy, Nuria Rodríguez, incidió en el contexto de “transformación sin precedentes” que vive el sector y resaltó, como el resto de ponentes, que para los retos que tiene la industria, como es la disrupción tecnológica y la descarbonización, se necesita a las mujeres. “No vamos a conseguir llegar a los objetivos si la diversidad y, sobre todo, la diversidad de género no está sobre la mesa”, afirmó.

El ciclo de debates SUMMIT STG 2020, que se desarrolla cada jueves de octubre, está organizado por la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de Castilla y León y la Fundación ASTI.

Añadir un comentario