movilidad

El número de vehículos eléctricos se multiplicará por diez en los próximos tres años

0
Es una de las estimaciones que contiene el «Panorama Global del Vehículo Eléctrico», estudio que acaba de publicar la Agencia Internacional de la Energía (AIE) y que revela que, aunque en 2016 el parque móvil eléctrico global solo alcanzaba los dos millones de vehículos, en 2020 podría rondar los 20. El informe de la AIE señala a China como el mercado número uno del mundo, con una cuota del 40% sobre el total de las ventas globales 2016.
El número de vehículos eléctricos se multiplicará por diez en los próximos tres años

China, los Estados Unidos y Europa -por ese orden- son los tres principales mercados de vehículos eléctricos de cuatro ruedas (han acumulado en 2016 más del 90% de las ventas). La AIE destaca además el rápido crecimiento que están experimentando algunos mercados concretos, como el noruego, donde el 29% de los vehículos vendidos el año pasado usa electricidad y no combustibles fósiles para moverse. Tras Noruega, en segunda y tercera posiciones, si bien muy-muy lejos, se sitúan Holanda, con un 6,4% de cuota, y Suecia, con un 3,4. El año pasado fueron vendidos en todo el mundo 750.000 vehículos eléctricos (VE). Las ventas de VE han superado el 1% de cuota en seis mercados en 2016: el noruego, el holandés, el sueco, el francés, el estadosunidense y el chino (Estados Unidos y  China son los dos países que más vehículos eléctricos han sumado a sus respectivos parques móviles nacionales). Más allá de las cuatro ruedas, en China circulan, según los datos de la AIE, doscientos millones de ciclomotores y motos eléctricas, lo que convierte al gran país asiático en la primera nación del mundo en lo que se refiere a vehículos propulsados por electricidad.

70 millones en 205
Según diversas estimaciones con las que ha trabajado la Agencia Internacional de la Energía, entre nueve y veinte millones de vehículos eléctricos podrían llegar a las calles y carreteras de todo el mundo de aquí a 2020, y entre 40 y 70 millones de aquí a 2025. No obstante esas estimaciones a corto plazo, lo cierto es que el vehículo eléctrico apenas supone todavía (año 2016) el 0,2% del total de vehículos ligeros de pasajeros. Así, y según la AIE, al coche eléctrico aún le queda mucho trayecto hasta convertirse en una fuente importante de reducción de emisiones. La Agencia estima en ese sentido que, para evitar que la temperatura suba 2ºC de aquí a finales de siglo -incremento que podría propiciar catástrofes climáticas impredecibles-, el parque electromóvil global debería alcanzar los 600 millones de unidades en 2040, "por lo que serán necesarias políticas fuertes de apoyo".

Ciudades
China es uno de esos países en los que las autoridades animan a la adquisición de vehículos de estas características, a menudo -explica la AIE- para paliar la contaminación atmosférica que padecen sus grandes ciudades. Según el «Panorama Global» que acaba de publicar la Agencia, "en 2015, un tercio de todas las ventas registradas en el país tuvo lugar en solo catorce ciudades chinas". En metrópolis de otras latitudes las autoridades también están impulsando el uso del coche eléctrico. París, por ejemplo, ha decidido permitirle a todos los propietarios de vehículo eléctrico repostar en la red de electrolineras que el ayuntamiento había montado para prestar su servicio municipal de coche compartido (Autolib). Londres y Amsterdam también están facilitando -mediante rebajas fiscales o ayudas para la instalación de puntos de recarga- la introducción del coche eléctrico.

Flotas
El «Panorama Global del Vehículo Eléctrico» (Global EV Outlook) revela por otro lado que las flotas, tanto públicas como privadas, están actuando como un auténtico tractor de la demanda de este tipo de vehículos. La Agencia considera además que su papel difusor de este modo de movilidad es clave, dada su influencia, tanto entre los clientes usuarios (de los vehículos de esas flotas), como en el resto de la sociedad. La AIE destaca bajo este epígrafe cuatro grandes ciudades norteamericanas -Los Ángeles, Seattle, San Francisco y Portland-, que lideran un colectivo de más de treinta metrópolis que ha decidido apostar por la adquisición masiva de vehículos eléctricos para sus flotas municipales: vehículos policiales, para la recogida de basura, barredoras eléctricas. Este colectivo -informa la AIE- podría adquirir próximamente más de 110.000 vehículos eléctricos, un número formidable si lo comparamos con las ventas totales de vehículos eléctricos registradas en Estados Unidos el año pasado: 160.000.

Iniciativa EVI
El informe de la AIE incluye así mismo un exhaustivo repaso de los registros de ventas de vehículos eléctricos en todos los países que forman parte de la iniciativa multinacional Electric Vehicle Initiative (EVI), foro gubernamental creado en 2009 con el fin de impulsar el despliegue del vehículo eléctrico en todo el mundo. Por cierto, que los miembros de la iniciativa EVI* acaban de lanzar la campaña «EV30@30» en Beijing. El objetivo que se proponen los países EVI que impulsan esta campaña es conseguir que en el año 2030 el 30% de los pasajeros que se desplacen por carretera lo haga en un vehículo eléctrico, que un 30% de los vehículos ligeros comerciales se mueva con electricidad, y que un 30% de los camiones y autobuses sea así mismo eléctrico. Además, en el marco de la campaña «EV30@30» también hay otras iniciativas, como el despliegue de la infraestructura de recarga, la implementación de medidas que faciliten la entrada del vehículo eléctrico en las flotas y el intercambio (y replicación) de experiencias.

El Global EV Outlook de la Agencia Internacional de la Energía también repasa los obstáculos a los que se enfrenta el despliegue del coche eléctrico y, así mismo, las medidas que pueden poner en marcha las autoridades competentes para superar esos obstáculos y acelerar la llegada de estos vehículos a nuestras calles y carreteras. Entre los obstáculos, la Agencia cita las baterías, que, al ser "todavía caras", tiran de los precios al alza. Como contrapartida, la AIE propone incentivos financieros para la compra de este tipo de vehículos y el establecimiento de impuestos verdes sobre los combustibles fósiles, "que continuarán siendo importantes [las ecotasas] durante la actual fase de desarrollo tecnológico del vehículo eléctrico". Medidas de apoyo como esas pueden servirle a la industira para acelerar su curva de aprendizaje y, así, ir abaratando sus costes de producción, de modo que, paulatinamente, vayan llegando a la ciudadanía esas mejoras tecnológicas y esas bajada de costes.

*Países EVI: Suecia, Noruega, Alemania, Francia, Holanda, Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Japón y China.

Añadir un comentario