movilidad

Volkswagen convierte en eléctrica la furgoneta más hippie de la historia

2
Un clásico de 1966 con un motor eléctrico de 2020. Esa es la esencia del proyecto. Volkswagen Vehículos Comerciales acaba de anunciar el lanzamiento del e-Bulli, un vehículo totalmente eléctrico que rescata la imagen del T1 Samba Bus producido en Hannover en 1966 y le inocula un motor eléctrico que eleva su potencia desde los 32 kilovatios (o 44 caballos, CV) de los años sesenta hasta los 61 kW (u 81 CV) de 2020. La batería es de iones de litio. ¿Velocidad punta? 130 kilómetros por hora. ¿Autonomía? Más de 200 kilómetros.
Volkswagen convierte en eléctrica la furgoneta más hippie de la historia

El prototipo está basado en un T1 Samba Bus producido en 1966 “y restaurado a conciencia” y equipado con los componentes del sistema de propulsión de los últimos vehículos eléctricos de Volkswagen. El estreno mundial tendría que haberse celebrado en Techno Classica 2020, pero dado que ha sido pospuesto, Volkswagen Vehículos Comerciales presenta ahora los principales datos del e-Bulli en formato virtual. eClassics, socio de Volkswagen Vehículos Comerciales, ha anunciado que ofrecerá conversiones del T1 y vehículos T1 completos al estilo del nuevo e-Bulli.

Volkswagen lo cuenta así
Todo empezó con la aparentemente audaz idea de transformar un histórico Bulli en un vehículo con un sistema de propulsión que no generase emisiones en la carretera, para alinearlo con los desafíos de una nueva era. Para ello, los ingenieros y diseñadores de Volkswagen Vehículos Comerciales formaron equipo con los expertos en sistemas de propulsión de Volkswagen Group Components y la compañía eClassics, que se especializa en la conversión de vehículos de combustión en vehículos eléctricos. Como base para el futuro e-Bulli, el equipo escogió el T1 Samba Bus producido en Hanover en 1966. “Una cosa era segura desde el principio -apuntan desde Volkswagen-: el e-Bulli sería un T1 que utilizase los últimos componentes de los sistemas de propulsión eléctrica del Grupo Volkswagen”. Pues bien, ahora, el proyecto se ha materializado.

Los nuevos componentes del sistema de propulsión eléctrico
En el e-Bulli, el motor bóxer de cuatro cilindros de 32 kW (44 CV) ha cedido su lugar a un silencioso motor eléctrico Volkswagen que entrega 61 kW (81 CV). El motor eléctrico es prácticamente dos veces más potente que el bóxer. Más aún, con un par motor máximo de 212 Nm, el nuevo propulsor proporciona dos veces más fuerza que el motor T1 original de 1966 (102 Nm). Asimismo, como es típico de los motores eléctricos, el par motor máximo está disponible de forma inmediata. “Y eso lo cambia todo -explica el fabricante alemán-; nunca antes ha habido un T1 oficial tan potente como el e-Bulli”.

La transmisión funciona mediante una caja de cambios de 1 velocidad. El sistema de propulsión se combina con una palanca de cambio de marchas, que ahora está situada entre el conductor y el asiento del acompañante. Los selectores de la transmisión automática (P, R, N, D, B) están situados junto a la palanca. En la posición B, el conductor puede variar el grado de recuperación, es decir, la recuperación de energía durante el frenado. El e-Bulli alcanza una velocidad punta de 130 kilómetros hora (limitada electrónicamente). Con el sistema de propulsión original, el T1 alcanzaba una velocidad punta de 105 kilómetros por hora.

Al igual que con el motor bóxer del T1 de 1966, la combinación entre la caja de cambios con el motor eléctrico integrado en la parte trasera del e-Bulli de 2020 impulsa el eje trasero. El suministro de energía del motor eléctrico viene de una batería de iones de litio, con una capacidad de energía utilizable de 45 kWh.

Personalizado para el e-Bulli en colaboración con eClassics, un sistema de electrónica de potencia situado en la parte trasera del vehículo controla los flujos de energía de alta tensión entre el motor eléctrico y la batería y, en el proceso, convierte la corriente continua (DC) almacenada en corriente alterna (AC). Además, la electrónica de a bordo funciona con los 12 voltios de energía suministrados por un convertidor DC/DC.

Todos los componentes de serie del sistema de propulsión eléctrico son producidos por Volkswagen Group Components en Kassel. A estos se suman los módulos de iones de litio diseñados en el centro de componentes de Braunschweig. eClassics los traslada a un sistema de baterías apropiado para el T1.

Como también ocurre en el nuevo ID.3 y el futuro ID.BUZZ, la batería de alta tensión está alojada centralmente en el suelo del vehículo. Esta disposición rebaja el centro de gravedad del e-Bulli y, por lo tanto -señala el fabricante-, mejora sus características de conducción.

El CSS permite cargar la batería al 80% en 40 minutos en puntos de carga rápida
La batería se carga mediante un enchufe de sistema de carga combinada (CCS). Permite cargar el vehículo con corriente alterna o continua. Corriente alterna: la batería se carga a través de un cargador AC con una potencia de carga de entre 2,3 y 22 kW, en función de la fuente de energía.

Corriente continua: gracias al enchufe CSS del e-Bulli, la batería de alta tensión también puede cargarse en puntos de carga rápida de hasta 50 kW de potencia de carga. En este caso, puede cargarse al 80% en 40 minutos. La autonomía con una batería plenamente cargada es de más de 200 kilómetros.

Comparado con el T1, conducir el e-Bulli es completamente distinto. Esta sensación es aún mayor debido al chasis, que también ha sido rediseñado: los ejes multibrazo delantero y trasero, con amortiguadores y puntales de suspensión coilover ajustables, además de un nuevo sistema de dirección de cremallera y cuatro discos de freno ventilados internamente, contribuyen a que la nueva conducción dinámica se transmita a la carretera con aplomo y serenidad.

Volkswagen Vehículos Comerciales modifica el diseño exterior e interior
En paralelo al nuevo sistema de propulsión eléctrico, se ha creado un concepto interior para el e-Bulli que es tan elegante como vanguardista. El nuevo look y las soluciones técnicas correspondientes han sido desarrolladas por el centro de diseño de Volkswagen Vehículos Comerciales en colaboración con Volkswagen Vehículos Comerciales Vintage Vehicles y el departamento de Comunicación. “Los diseñadores -explican desde Volkswagen- han modernizado el exterior del icónico vehículo con gran sensibilidad y tacto, incluyendo los acabados de pintura de dos tonos Naranja Metálico Energético y Metálico Matte Arena Dorada".

La transición hacia la era moderna se comunica exteriormente con detalles como los nuevos faros delanteros LED redondos, que incluyen las luces diurnas. En el exterior de la parte trasera también hay indicadores de carga LED. Indican al conductor que se acerca al e-Bulli el nivel de carga de las baterías de iones de litio, antes incluso de que llegue al vehículo.

“Los diseñadores de Volkswagen Vehículos Comerciales -explica el fabricante- han repensado gran parte del interior, sin por ello perder ni un segundo de vista el concepto original”. Los asientos son una de las nuevas características. En la línea del acabado exterior, también vienen en dos colores: Saint Tropez y Naranja Saffrano. La nueva palanca de cambios de la transmisión automática está situada entre el conductor y el asiento del acompañante. El botón start/stop del motor eléctrico también está integrado en la consola. El suelo está recubierto con madera sólida, que imita el aspecto de la cubierta de un barco. Como resultado de esto y de los agradables tonos claros de cuero, este Samba Bus electrificado transmite sensaciones marítimas. La impresión se ve reforzada por el gran techo panorámico retráctil.

La cabina también se ha modernizado sensiblemente. El nuevo velocímetro está basado en el original, mientras que una pantalla de dos dígitos, integrada en este último, crea un vínculo con la era moderna. Esta pantalla digital en el velocímetro analógico proporciona diversa información al conductor, incluyendo la autonomía. Unas LEDs también indican, por ejemplo, si el freno de mano está activado o si el cable de carga está enchufado.

Una gran cantidad de información está disponible a través de la tableta integrada en la consola del techo. A través de We Connect de Volkswagen, el conductor del e-Bulli también puede acceder, mediante una aplicación para smartphone o a través de un PC y del portal web correspondiente, a información online, como por ejemplo el tiempo de carga restante, los kilómetros recorridos, los tiempos de desplazamiento, el consumo de energía y la recuperación.

La música a bordo viene de una radio de estilo retro con un look auténtico que, sin embargo, está equipada con la última tecnología, como un receptor DAB+, Bluetooth y USB. La radio está vinculada al sistema de sonido mediante componentes ocultos a la vista, incluyendo un subwoofer activo.

Todos los que vean en el e-Bulli una perspectiva electrizante pueden cumplir con su sueño de ser propietarios de un T1 sin emisiones en eClassics. Ofrecen la conversión del T1, completa con ejes delantero y trasero rediseñados, a partir de 64.900 euros. eClassics también ofrece las conversiones del T2 y del T3. La compañía también ofrece concesionarios especializados y kits de piezas listas para el montaje.

Sobre eClassics GmbH & Co KG
eClassics GmbH & Co KG es una firma especializada en conversiones eléctricas de vehículos exclusivos de distintas marcas. En 2019, firmó un contrato de licencia y suministro con Volkswagen Group Components y reveló el e-Beetle en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt. La compañía se dedica a la "restauración artesanal de alta calidad de coches clásicos exclusivos, mediante el empleo de materiales modernos y sostenibles y sistemas de propulsión eléctricos; proyectos llave en mano de conversión de vehículos eléctricos, que incluyen desde la restauración hasta la homologación de un vehículo individual para su uso en carretera; la creación de prototipos de coches y furgonetas eléctricas y baterías; y soluciones de software personalizadas". La compañía tiene su sede en Renningen, Alemania.

Añadir un comentario
Alfonso
Vicent, estas baterías son pesadísimas y enormes, no es la batería del mando de la PS4 o del patín eléctrico. Habría que subir el vehículo en un elevador y requeriría un tiempo considerable cambiar la batería, seguramente más tiempo de lo que necesita la carga rápida, y habría menos puntos donde hacerlo. Hay cargadores en miles de lugares, en muchos de ellos no hay personal, en este caso tendría que haber personal. Además, en algunos casos como en el de los vehículos Tesla, la batería está integrada en el chasis, o forma parte de el, para aprovechar al máximo el espacio y para repartir correctamente el centro de gravedad, habría que hacer un trabajo de horas para cambiar la batería.
Vicent Monleon
Pregunta ingenua de un lego en questiones técnicas: ¿si el problema de los vehículos eléctricos es la escasa autonomia y los tiempos prolongados de recarga que requieren las baterias, porqué no hacer vehiculos de baterias intercambiables, como tantos tantos otros aparatos?