los editoriales de er

Que inventen otros

1

Están en un bar tres científicos, un inglés, un alemán y un español. ¿Qué dice el científico español?:
– ¿Qué van a tomar los señores?
El chiste tiene “mala leche” pero refleja a la perfección la decadencia investigadora que está viviendo España desde hace años. Y no solo por la crisis económica. Ni siquiera en tiempos de vacas gordas hemos sabido tomarnos en serio la I+D+i. Por más que los discursos solemnes apelen a invertir en innovación, la cruda realidad, la del chiste, es bien distinta y está alentada por los propios responsable políticos que deberían cambiar el rumbo de las cosas.

Las renovables han sido uno de nuestros contados casos de éxito, con numerosos proyectos de investigación apoyados por centros tecnológicos y empresas que han sido capaces de poner a España en el mapa internacional de la I+D+i. La tecnología Made in Spain firma bienes y servicios relacionados con la eólica, la fotovoltaica, la termosolar, la biomasa… que se venden con éxito en todo el mundo.

Pero algunos prefieren no verlo. “Hemos pagado al resto del mundo la curva de aprendizaje en renovables”, decía el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal,  en una entrevista publicada a primeros de febrero en El País. Para él todo lo que hemos hecho en renovables es derrochar, tirar el dinero. A su jefe, el ministro de Industria, José Manuel Soria, se le llena la boca al recordar que el sector de la automoción es clave para nuestro país. Pero esconde que la materia gris que encierran todos esos coches, la tecnología, nos viene dada de fuera. Y que jugamos el mismo papel que puede jugar China ensamblando los iPhone de Apple.

Su compañera de Gabinete, Ana Pastor, ministra de Fomento, sí trata de recordar la capacidad tecnológica de nuestras constructoras, y más cuando su imagen es puesta en cuestión, como ha pasado recientemente con Sacyr y las obras del Canal de Panamá. Aunque no estaría de más preguntarse si esa capacidad de las constructoras españolas tiene algo que ver con años de boom inmobiliario, con aeropuertos sin aviones y autopistas sin coches. Infraestructuras ruinosas que han alimentado a empresas del cemento y a la banca, y que ahora tenemos que rescatar con dinero público.

España hizo una apuesta estratégica por las renovables con la llegada del nuevo siglo. Una apuesta apoyada por todos los partidos políticos para aumentar nuestra independencia energética y disminuir los impactos ambientales. Pero en los últimos 15 años, las eléctricas han puesto en marcha, además, 27.000 MW de ciclos combinados de gas que no estaban en la agenda política, que los han instalado porque han querido, convencidos de que cada vez consumiríamos más energía. Como los que hicieron las autopistas, seguros de que estarían llenas de coches. Las eléctricas llevan años echando a las renovables la culpa de sus ruinosas centrales de gas. Y todos sabemos quién está pagando ya esa ruina: las renovables y los ciudadanos, con recibos de la luz que solo bajan gracias al viento y al agua.  

El mes pasado el Parlamento canario aprobó, con el voto en contra del PP, una proposición no de ley que insta al Ejecutivo regional a establecer como objetivo que el archipiélago sea autosuficiente con renovables. El representante del PP, Manuel Fernández, lo tenía tan claro como el secretario de Estado de Energía.  “Que inviertan en renovables los americanos”, que Canarias “no tiene un duro” para eso, dijo.

Ese diputado no sabe lo mucho que las empresas españolas de renovables están haciendo en América. Nosotros sí. Y te lo contamos en este número.

Hasta el mes que viene.

Luis Merino
[email protected]

Pepa Mosquera
[email protected]

Añadir un comentario
Piloto
Iva a exponer una idea sobre la Eficiencia Energética en la Energía Eólica; pero me doy cuenta de que con esas mentes no vale la pena. Hay políticos excesivamente inteligentes; aunque no para gobernar.
¡Suscríbete!
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).