jorge gonzález cortés

El ayer y el mañana de la energía

0
El ayer y el mañana de la energía

Si fijamos el ayer en el momento en que en 2020 el mundo se paró a consecuencia de la pandemia más globalizada de la humanidad para tomar una referencia, podemos decir que el mundo ha cambiado una barbaridad.

La recuperación post COVID trajo un incremento sobre los precios del gas que se agravó con la invasión rusa sobre Ucrania, una guerra a las puertas de la Unión Europea que ha servido para acelerar la transición energética, dada nuestra frágil dependencia del gas ruso.

La gravedad de la guerra ha agudizado los sentidos de Europa y las prisas con las que nos desenvolvemos hacia la electrificación, requiere reformas en el mercado de la electricidad para ajustarnos a la realidad que se avecina.
Me gusta más el concepto de transición económica, para definir la transición energética. Las renovables y la electrificación de la demanda equivalen a la transformación de la economía y de la calidad de vida de los europeos. También supone una contribución a la fortaleza competitiva de Europa frente a EEUU o China.

Hasta ayer, procesos industriales intensivos en consumo, recarga del vehículo eléctrico u otros usos de la electricidad, requerían trasladarse a la noche para encontrar el menor precio por kWh posible, fruto de la menor demanda y la mayor disponibilidad de energía que no podemos almacenar, pero el veloz avance de la fotovoltaica conectada a red y del autoconsumo, cambiarán por completo el escenario. De hecho, es algo que durante 2022 se ha dado con relativa frecuencia. En concreto, en abril del año pasado, los precios en Holanda llegaron a -222 €/MWh, –no es una errata– cuando la reentrada en servicio de la central nuclear de Borssele y la abundancia de recursos de eólica offshore y solar coincidieron con la menor demanda del fin de semana.

Si queremos alcanzar los objetivos de implantación renovable para 2030, no queda otro remedio que modificar el esquema de peajes y probablemente el funcionamiento de mercado para evitar estas situaciones. No podemos confiar en la iniciativa privada para que invierta más de 200.000 millones de euros que estima el PNIEC, sin que se disponga de un marco regulatorio claro y estable, y de la seguridad de que podrá obtener un retorno de la inversión adecuado y, más importante, seguro.

Es necesario que traslademos la mayor parte de nuestro consumo de electricidad a las horas solares para obtener precios de la energía competitivos y para facilitar la operación de un sistema en el que los comercializadores independientes, tenemos mucho que aportar en nuestro rol de agentes de mercado, pues debemos cumplir con la necesidad de los generadores de obtener el rendimiento óptimo de la energía que ofrecen en el mercado y la vez poder trasladar precios adecuados a los consumidores.

La carga de vehículo eléctrico en oficinas y entornos industriales tiene sentido porque combina muchas horas sin mover el vehículo con mejores infraestructuras de baja tensión, adecuadas para la instalación de puntos de recarga que, además, no requerirán excesiva potencia. Una buena forma de reducir el impacto medioambiental de los desplazamientos de sus trabajadores.

La demanda intensiva de energía desaparecerá de los horarios nocturnos o del fin de semana, para adecuarse más a la realidad natural y social del señor que trabaja por el día y duerme por la noche y que destina al ocio los fines de semana, y la digitalización de las redes y la inteligencia artificial de los dispositivos conectados a éstas, gestionarán de una manera activa la demanda para absorber los excesos/déficits de generación renovable.

Todos los cambios se suceden a gran velocidad en un entorno tan interconectado como el europeo y seguramente nadie esté tan preparado como nuestro sistema ibérico para la adaptación a la nueva realidad. Nuevamente tenemos la oportunidad de liderar el cambio y escribir el futuro.

Añadir un comentario
¡Suscríbete!
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).