javier garcía breva

Y Rusia hundió el Titanic (ER 73)

0


Javier García Breva
Director general de SOLYNOVA ENERGIA
[email protected]

No había que ser espía del CNI para haber previsto la irrupción de Rusia en el sector energético español. En octubre de 2006, en esta misma columna (La hija de Putin, ER51), ya anunciamos que la política de Putin acabaría por afectar a España. Su estrategia para controlar los accesos de suministro a Europa por el norte y por el sur empezó hace tres años, cuando ante las cámaras rusas estableció el principio de que la energía es poder y una cuestión de seguridad nacional. Desde entonces Europa continúa sin política energética común, España con sus empresas energéticas en manos del capital inmobiliario y el Kremlin dueño de la energía de Europa y Asia.

No es casual que en la misma fecha del 21 de noviembre, a la vez que se confirma la intención de Lukoil sobre Repsol, Putin reafirma en el 10º congreso de su partido, Rusia unida, la receta rusa contra la crisis: nacionalismo económico con precios altos del gas y del petróleo. Pero ese mismo día el ala verde del Partido Demócrata se hace con la presidencia de la Comisión de Energía del Congreso de EEUU para impulsar las energías limpias como motor de la recuperación económica. En la misma línea el presidente Sarkozy lanza una revolución solar en Francia y en el Mediterráneo.

¿Y España? El amago de Gazprom y la operación de Lukoil sobre Repsol es el resultado de más de diez años sin política energética. Con la mayor complacencia y sin regulación se ha asistido a la entrada del capital especulativo en el sector energético, se ha privatizado Endesa y se han alentado OPAS hostiles para desarrollar una economía energética que, siguiendo el ejemplo de Sacyr y La Caixa, puede llevarnos a medio plazo a que ninguna empresa energética sea española. Las participaciones del sector energético son un auténtico castillo de naipes que de caer por la crisis financiera, caerá entero en manos foráneas. ¿Qué ha pasado con Viesgo?¿Hará Florentino Pérez lo mismo que Luis del Rivero?¿Qué hará el Kremlin?

Con lo entretenidos que estaban todos a vueltas del déficit tarifario y echando la culpa a las renovables de los males del sistema, ha venido la realidad a imponerse y de qué manera. Ahora sabemos que nuestros males no son culpa de las primas a las renovables sino de una regulación mala e inestable y de una imprevisión de los riesgos que para la seguridad de suministro implica dejarlo todo a los mercados y a los precios políticos. Es una estrategia energética irresponsable: todos los días reacondicionando el Titanic sin prever por dónde llegará el iceberg.

Es hora de acabar con muchos dogmas de nuestro sistema energético: utilizar el cambio climático y las energías limpias como florero, el dogma de menos Estado, el dogma de aquí no pasa nada con nuestra alta dependencia energética, la política cortoplacista, el dogma del déficit tarifario y lo caras que son las renovables, el dogma del paisaje antes que el paisanaje y que la felicidad la da el crecimiento del consumo y del PIB.

En una entrevista del 3 de agosto pasado, Pedro Solbes afirmaba que hasta dos meses antes no se había percatado de la gravedad del alza del crudo para la economía española. Esta falta de visión explica por qué España, en un mundo en el que la geopolítica de la energía es determinante, carece de una Planificación Energética coherente con los compromisos ambientales y de seguridad de suministro propios de una economía moderna.

El 12 de noviembre la AIE presentó su último informe en el que se reafirma el anuncio de una crisis de abastecimiento de crudo para 2015 y concluye que o revolución energética o colapso energético. BP en su análisis de escenarios para 2050 anuncia una era de transiciones revolucionarias y considerables turbulencias. Nuestra economía es muy vulnerable por su mayor dependencia e intensidad energética y por las altas emisiones. ¿Qué más hace falta para decir las cosas tal y como son y decidir otra política energética a largo plazo para España?

Añadir un comentario
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).