hidrógeno

La primera fábrica marina de hidrógeno estará lista en 2025

0
Siemens lidera el proyecto, consistente en integrar un electrolizador (que es la máquina que divide la molécula del agua -H2O- en oxígeno e hidrógeno) en un aerogenerador marino, concretamente en el más potente del mundo, un Siemens Gamesa de catorce megavatios (14 MW). Por su parte, Siemens Energy desarrollará el electrolizador, que debe ser capaz de resistir el entorno marino y de sincronizarse con el aerogenerador. El prototipo producirá hidrógeno verde directamente del viento mediante un conjunto de electrolizadores situados en la base de la torre del aerogenerador.
La primera fábrica marina de hidrógeno estará lista en 2025

Este proyecto pionero -explican desde Siemens- abre el camino a la producción de "hidrógeno verde marino a escala industrial y de manera competitiva". Según la compañía alemana, su propuesta "reducirá el coste del hidrógeno verde al funcionar sin conexión a la red, permitiendo acceder a más y mejores emplazamientos eólicos y demostrará la viabilidad de la integración de aerogeneradores de manera eficaz y fiable en sistemas de producción de hidrógeno a partir de energía renovable". Estos desarrollos son parte de la iniciativa H2Mare, un proyecto pionero que, según ha anunciado hoy el ministerio alemán de Educación e Innovación, podría formar parte de su programa de apoyo al hidrógeno. H2Mare es un proyecto modular que incluye múltiples apartados en los que colaboran más de 30 socios de la industria y del mundo académico; Siemens Gamesa y Siemens Energy contribuirán al proyecto H2Mare con sus propios desarrollos en bloques modulares independientes.

Siemens Gamesa (SG) y Siemens Energy (SE) prevén una inversión total cercana a 120 millones de euros (80 SG+40 SE) durante los próximos cinco años para el desarrollo de una solución integrada marina capaz de producir directamente hidrógeno verde. A través de esta colaboración, se desarrollará "una solución innovadora que integra un electrolizador en un aerogenerador eólico marino, a través de un sistema único y sincronizado, para producir directamente hidrógeno verde". El aerogenerador elegido es el formidable SG14-222 DD, que pasa por ser el más potente del mundo (catorce megavatios). Siemens Gamesa asegura que su experiencia en el mar (donde la compañía es Top 1 del mundo) le permitirá minimizar las pérdidas eléctricas y que el enfoque modular de su solución "asegura su escalabilidad fiable y eficiente". Ambas empresas esperan tener en marcha un prototipo entre 2025 y 2026.

Andreas Nauen, jefe ejecutivo de Siemens Gamesa: “nuestra experiencia y liderazgo en la industria eólica marina de más de 30 años, junto con el conocimiento de Siemens Energy en el campo de los electrolizadores, nos permiten aunar los mejores expertos del sector y la tecnología más puntera para abordar la crisis climática. Nuestros aerogeneradores ya contribuyen de manera fundamental a este reto, pero con el potencial del hidrógeno verde podemos descarbonizar otras industrias contaminantes. Estoy muy orgulloso de que nuestros empleados contribuyan a generar un futuro más verde"

Christian Bruch, jefe ejecutivo de Siemens Energy: "junto a Siemens Gamesa, estamos en una posición única para desarrollar esta solución revolucionaria. Somos la empresa que puede aprovechar su tecnología para crear y redefinir el futuro de la producción offshore. Con este desarrollo, la economía del hidrógeno podrá beneficiarse del potencial de las zonas marinas con mucho viento. Es un ejemplo excelente de cómo almacenar y transportar la energía eólica, reduciendo así la huella de carbono"

Las refinerías de petróleo y las fábricas de fertilizantes, entre otras industrias, producen hidrógeno no verde a partir de gas natural en un proceso en el que se emiten ingentes cantidades de gases de efecto invernadero. Según la Agencia Internacional de la Energía, en 2018 la industria produjo 75 millones de toneladas de hidrógeno (el 99% de ese hidrógeno, a partir de gas natural y carbón). Durante el proceso de fabricación se emitieron 830 millones de toneladas de CO2, cantidad que iguala las emisiones de Alemania o de la industria marítima mundial.

O sea, que el proceso de fabricación de hidrógeno produce mucho más humo (830) que hidrógeno útil (75). El hidrógeno verde sin embargo es aquel que emplea como materia prima el agua (H2O). En su proceso de fabricación, la máquina que lo produce (el electrolizador, que utiliza electricidad para separar el hidrógeno del oxígeno) no emite como “residuo” más que oxígeno (para que el proceso sea completamente limpio, la electricidad además debe ser de origen renovable; por supuesto, en ese proceso de fabricación del hidrógeno no se producen emisiones de gases de efecto invernadero).

En el proyecto que nos ocupa, la idea es no producir electricidad renovable para luego inyectarla al agua, separar la molécula y producir así hidrógeno limpio, sino emplear directamente la fuerza del viento en la producción de hidrógeno: "esta solución integrada -explican en Siemens- producirá hidrógeno verde directamente del viento mediante un conjunto de electrolizadores situados en la base de la torre del aerogenerador (...) y sin conexión a la red".

Según las previsiones que maneja Siemens, que cita "distintas fuentes de la industria", en 2050 se producirán unos 500 millones de toneladas de hidrógeno, una gran parte del cual será verde. "Según estos cálculos -continúa la compañía-, este crecimiento requerirá entre 1.000 y 4.000 GW de energía renovable para cubrir la demanda de hidrógeno verde hasta 2050". Siemens Gamesa propone el hidrógeno como solución para la descarbonización "de sectores muy contaminantes, como el transporte o la industria pesada".

Artículos relacionados
• Entrevista a Javier Brey, Presidente de la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2): “La carrera del hidrógeno acaba de comenzar y España está muy bien posicionada” (noviembre de 2020)

H Marca España (noviembre de 2020)

España ya tiene Hoja de Ruta del Hidrógeno... renovable (octubre de 2020)

Añadir un comentario