fotovoltaica

Nanotecnología para mantener siempre limpios los sistemas fotovoltaicos

0
Los sistemas fotovoltaicos son perfectos para generar energía sostenible, pero eso no evita que  acumulen suciedad y partículas de polvo, agua y arena. Esto provoca que se reduzca la energía lumínica que llega a las celdas fotovoltaicas y disminuya la producción de energía (hasta un 50% según algunos estudios). Por lo tanto, es esencial que los paneles se mantengan limpios. La solución puede estar en el proyecto SolarSharc de la Unión Europea.
Nanotecnología para mantener siempre limpios los sistemas fotovoltaicos

El proyecto SolarSharc, del que informa Madri+d, comenzó en 2017, está financiado con fondos europeo y ha logrado una tecnología de recubrimiento de gran repelencia que elimina la suciedad en las superficies y optimiza la eficacia energética y el rendimiento fotovoltaico.



En una entrevista publicada en el sitio web European Coatings, David Hannan, de Opus Materials Technologies (uno de los socios del proyecto), explica que "el polvo y la suciedad de los paneles solares son una de las causas principales de las pérdidas y la ineficacia en la generación de energía solar, lo que supone una disminución en la capacidad de generación por valor de más de 40 000 millones de euros".



De acuerdo con Hannan, algunos de los inconvenientes de los materiales de recubrimiento autolimpiantes actuales son "una vida útil muy corta (dos o tres años), un bajo nivel de transparencia y un alto coste (más de 260 euros por litro). Esto significa que no suelen ser soluciones rentables y, por lo tanto, no se utilizan. Las pérdidas se aceptan como el menor impacto económico posible para el funcionamiento de la planta".

Según el sitio web del proyecto, la estructura de nanopartículas de SolarSharc puede ser la solución: proporciona una "gran transparencia, lo que aumenta hasta un 4% la eficacia de la generación energética e incluso mejora la estética, algo importante en aplicaciones arquitectónicas. La química de la sílice no es peligrosa y permite una fabricación escalable". Además, SolarSharc  es duradero, autolimpiante, y antirreflectante, resistente a altas temperaturas y está protegido contra condiciones meteorológicas adversas. Gracias a todo ello, consigue que más del 93% de la luz disponible llegue al semiconductor fotovoltaico.

El recubrimiento híbrido (orgánico e inorgánico) de SolarSharc tiene un grosor de unas pocas micras. "Gracias a una red de sílice (vidrio) unida químicamente a grupos orgánicos antiadherentes, [el recubrimiento] Solar Sharc® repele con facilidad el agua y la suciedad transmitida por esta. En lugar de mojar la superficie, las gotas de agua forman pequeñas esferas en el recubrimiento y salen rodando incluso con ángulos pequeños", indican los artífices del proyecto. La suciedad sólida, como el polvo o la arena, "se elimina fácilmente por la acción del aire o con pequeñas cantidades de agua", añaden.

El portal Cordis indica que los socios del proyecto esperan que el producto esté listo para salir al mercado en 2019.



Añadir un comentario