fotovoltaica

La compañía alemana estará en Genera 2020

Solarwatt, fotovoltaica estrictamente Made in Germany

0
El panel, la batería y el equipo gestor de la energía. Solarwatt lo fabrica todo –fabrica todos los componentes clave de una instalación de autoconsumo– en casa, en Alemania. Lleva haciéndolo así desde hace 27 años. Y no parece que le haya ido mal, ni con su apuesta radical por la calidad (sus paneles no son los más baratos del mercado) ni con la temible globalización, esa que dicen que siempre acaba en Asia… Eso dicen… Porque Solarwatt va a abrir una nueva fábrica el año que viene. Y va a hacerlo… en Alemania. [Foto: Solarwatt].
Solarwatt, fotovoltaica estrictamente Made in Germany

“Llevamos diseñando y produciendo instalaciones solares fotovoltaicas completas para uso doméstico desde 1993 en Dresde. Hoy, somos los únicos que producimos todos los componentes fotovoltaicos esenciales de una instalación”. Lo dice Detlef Neuhaus, el gran jefe (CEO) de Solarwatt. Y así es, porque Solarwatt ha desarrollado y fabrica (27 años después sigue fabricando en Alemania) sus emblemáticos paneles solares vidrio-vidrio, ha desarrollado sus propias baterías (MyReserve) y ha desarrollado así mismo su propio sistema de gestión de la energía (EnergyManager), un gestor inteligente que monitoriza, controla y regula todos los flujos de energía de la casa. La compañía, que enfila como se dijo la treintena, lleva hondo (y presume de) la Marca Alemania: “producimos conforme a los elevados estándares ambientales y sociales alemanes –recalcan– y controlamos todos nuestros suministradores”. En fin, una manera de entender la fotovoltaica que es, probablemente, fruto de una trayectoria larga en casa. Porque Solarwatt solo empezó a internacionalizarse en 2014, tras veinte años (más de veinte) haciendo mercado en casa, en un territorio exigente por cultura y civilización, ingeniería y sensibilización.

El más representativo resultado de esa raíz profunda es su sofisticado panel vidrio-vidrio, que la empresa alumbró en 1998 y comenzó a producir en serie doce años después. Los módulos convencionales tienen vidrio por delante de la célula fotovoltaica y una lámina de plástico (más endeble, lógicamente, que el vidrio) en la parte posterior. Los vidrio-vidrio de Solarwatt son lo que parecen: vidrio por delante (antireflexivo) y vidrio por detrás, o células emparedadas entre vidrios –dicen en Solarwatt– “resilientes”. Las ventajas comparativas –explican en la empresa– son diversas: el vidrio no envejece; es resistente a la arena, a gases como el amoníaco (procedente por ejemplo de la degradación de los desechos animales), frente a la niebla salina y frente a las agresiones ambientales de la luz ultravioleta; y puede disipar la presión de las cargas de manera uniforme. “Nuestro vidrio especialmente endurecido protege la placa de las granizadas, de las presiones del viento y de las cargas de nieve”. La empresa presume así de que, mientras sus paneles tienen una vida útil de entre 40 y 50 años, los convencionales se quedan en 25, “momento a partir del cual –insiste Solarwatt– su producción decrece espectacularmente”.

Garantía de 30 años de producto
Por eso, a buen seguro, la marca alemana no ahorra a la hora de dar garantías. Para sus módulos Vision da dos: garantía de 30 años de producto; y garantía de 30 años en lo que respecta al rendimiento. La potencia de salida de los módulos solares se mantiene el primer año como mínimo –explican– al 97% de la potencia nominal del panel, mientras que, en el periodo comprendido entre el segundo y el vigésimo noveno año, la potencia –aseguran– disminuye anualmente no más de un 0,345%. Así, en el año trigésimo la garantía de la potencia suministrada es, “como mínimo”, del 87% de la potencia nominal del panel. Imbatibles en fin frente a la mayoría de marcas, que ofertan un 90% para los diez años primeros, y un 80% a 25 años vista. 

Solarwatt fabrica todos sus productos en Alemania
Ernesto Macías, director general de Solarwatt Spain: “nos cuesta más hacer el panel, pero no porque lo hagamos en Alemania, porque un panel no lo toca la mano del hombre. La diferencia de precio radica en que los materiales, procesos y controles son de un nivel superior. Así, el producto que ofertamos es un producto que cuesta un poco más, pero que a lo largo de su vida útil ves que merece la pena. Por ejemplo, la degradación del panel es la mitad que la habitual: 0,345% en el caso del doble vidrio, frente a 0,7% en vidrio-polímero”.

Con las baterías el discurso es idéntico. Calidad y garantía. La primera la avalan para empezar los reconocimientos que la empresa ha cosechado. Su emblemática MyReserve, batería de litio lanzada en 2015, obtuvo ese año el prestigioso ees Award, galardón que concede anualmente la más importante de las ferias europeas del sector del almacenamiento (Electrical Energy Storage, ees). Fue solo el principio, porque dos años después, Solarwatt recibía el ees Award 2017 por la segunda generación MyReserve, Matrix (eficiencia máxima de descarga del 96,7%). La compañía alemana se convertía así en la primera empresa en obtener ese premio en dos ocasiones. ¿Garantía del fabricante? 10 años.

La modularidad de MyReserve convierte esta batería además en un almacén de energía eléctrica prácticamente ilimitado en términos de capacidad: “si su consumo varía y necesita más capacidad de almacenamiento –dice la publicidad–, simplemente agregue otro MyReserve Pack”. Así, la gama de aplicaciones adecuadas comienza en una casa unifamiliar y puede alcanzar incluso fines industriales, apuntan desde Solarwatt. La solución MyReserve consta de dos componentes: el módulo de batería, MyReserve Pack, y la electrónica de potencia, MyReserve Command. “Cuanto mayor sea la necesidad de almacenamiento o el rendimiento requerido, más MyReserve Pack y MyReserve Command se pueden combinar”.

El fabricante de Dresde garantiza además que cada módulo de batería instalada tendrá una capacidad utilizable de al menos el 80% después de los 10 años de la garantía, independientemente –presumen en Solarwatt– de los ciclos de recarga”. Macías lo tiene claro: “vas a pagar más, pero vas a recibir mucho más”. Ah, según Solarwatt, la vida útil de MyReserve es de, al menos, 16 años.

No solo ingeniería; también diseño
Pero no solo presta atención el fabricante alemán a las tripas de sus productos, a la ingeniería. Otro de sus rasgos emblema es la elegancia, reconocida en 2019 por el prestigioso Rat für Formgebung (Consejo Alemán de Diseño, entidad impulsada por el Bundestag, con casi 70 años de historia a las espaldas y que pasa por ser uno de los centros de comunicación y gestión de marca en el campo del diseño más importantes del mundo). El Consejo premió el año pasado el panel Solarwatt EasyIn (categoría Excellent Product Design) por su capacidad de “integrarse armoniosamente en la arquitectura de muchos estilos constructivos”. Los paneles EasyIn sustituyen tejas convencionales y se convierten en sí mismos en una cubierta tan duradera como productiva, reconocía el Consejo en su declaración.

El fabricante alemán presume así de cuidar no solo la calidad, sino que, además, afina también en (1) el diseño... y (2) en la instalación. En España, Solarwatt lleva ya tres años tejiendo una red de instaladores a los que da formación continua para que traten como es debido a sus joyas (Vision, MyReserve, EasyIn). “Tenemos el producto –apunta Macías–, así que no vamos a desatender el servicio, que es igualmente clave: el servicio postventa, el correcto dimensionamiento, la correcta instalación. Son aspectos fundamentales que en Solarwatt inculcamos a nuestros instaladores. Para seguir afinando con nuestra clientela tradicional y para entrar también en clientes mayores. Por ejemplo, estamos haciendo ahora el tercer supermercado Consum”.

Porque Solarwatt no se acaba en el autoconsumo doméstico, sino que está abriéndose a instalaciones (del entorno de los 300 kilovatios) que van más allá de la vivienda unifamiliar, que es en todo caso su terreno más abonado. En fin, calidad en la fábrica (premium quality made in Germany since 1993 es uno de sus lemas más conocidos), estética a la vista (Excellent Product Design) y servicio. La propuesta, que Solarwatt insiste es sostenida en el tiempo –tiempos de globalización–, parece que está funcionando. El año que viene abren nueva fábrica. ¿Dónde? En Alemania.

Los hitos de una historia que enfila los 30
1993. Lothar Schlegel y Frank Schneider fundan la compañía. Con el nombre de Solarwatt Solar-Systeme GmbH.

1998. La empresa desarrolla el primer panel vidrio-vidrio del mundo. Tiene en ese momento 20 empleados.

2002. La compañía alcanza los cien empleados.

2004. Doscientos cincuenta empleados.

2005. Solarwatt produce el módulo solar número 500.000 en agosto (376 empleados).

2007. El fabricante alemán alcanza una capacidad de producción de 100 megavatios pico.

2010. Comienza la producción en serie de paneles vidrio-vidrio.

2011. La plantilla toca techo: 490 empleados. El techo de facturación había llegado un año antes, en 2010, cuando Solarwatt declara ventas por valor de 325 millones de euros.

2012. Primeros sistemas que integran varios componentes (la empresa introduce en el mercado Solarwatt Energy Solution).

2013. Solarwatt desarrolla su propio sistema de gestión de la energía (Energy Manager), que monitoriza, controla y regula todos lo flujos de energía de la casa.

2014. La empresa alemana emprende su proceso de internacionalización. Adquiere Centrosolar.

2015. Lanzamiento de la batería MyReserve, que se convierte en estándar tecnológico para las baterías.

2017. Lanzamiento de MyReserve Matrix. Implementación de la modularidad de MyReserve. Solarwatt abre delegación en Australia y en España.

2018. Solarwatt España dobla facturación.

2019. La división española vuelve a doblar facturación.

2020. Solarwatt tiene 380 empleados en todo el mundo. Declara en 2018 (último ejercicio publicado) ventas por valor de 80 millones de euros. Su sede sigue estando, como siempre, en Dresde (Alemania). Su accionista mayoritario es Stefan Quandt, que es por otro lado propietario del 23,7% del fabricante de automóviles BMW (dato Forbes).

Las ventajas del autoconsumo, según Solarwatt

Añadir un comentario