fotovoltaica

Ayesa quiere revolucionar la fotovoltaica con kesterita, un material abundante y de baja toxicidad

0
La compañía española Ayesa, especializada en la prestación de servicios tecnológicos de ingeniería, consultoría e innovación, participa en el proyecto europeo Starcell, cuyo fin último es el desarrollo de una nueva generación de placas fotovoltaicas de capa fina. El objetivo concreto del proyecto -explican desde la empresa- es abandonar las materias primas críticas (indio y galio) y sustituirlas por la kesterita, material formado a partir de metales de baja toxicidad (Cu, Sn y Zn) que son abundantes en la corteza terrestre.
Ayesa quiere revolucionar la fotovoltaica con kesterita, un material abundante y de baja toxicidad

Dotado con un presupuesto de 4,8 millones de euros (salidos del programa Horizonte 2020), Starcell es un proyecto cuyo objetivo general es "el desarrollo de una nueva generación de placas fotovoltaicas de capa fina, que tendrán una importancia clave en la futura integración de las renovables en edificios residenciales e industriales o comerciales, así como en vehículos eléctricos". Según Ayesa, Starcell, proyecto que finaliza en diciembre de este año, después de 36 meses de investigación, busca eliminar las materias primas críticas (indio y galio) y sustituirlas por las kesteritas, material formado a partir de metales de baja toxicidad (Cu, Sn y Zn) que son abundantes en la corteza terrestre: "esto permitiría una cadena de suministro segura porque la producción de estos metales no está controlada por ningún país, como ocurre con el silicio".

Según la ingeniería española, las kesteritas "constituyen la opción más racional y realista para la industria fotovoltaica, ya que han demostrado una muy buena estabilidad a escala de laboratorio; igualmente, es posible su reutilización y reciclaje, proceso que también se está investigando dentro de Starcell". La compañía anuncia, así, que, "después de dos años de investigación por parte de otros socios del consorcio, Ayesa instalará estos desarrollos en una planta piloto y monitorizará en su innovadora plataforma tecnológica GridPilot el rendimiento de las nuevas placas fabricadas con kesterita, un material más flexible que podría utilizarse en vehículos eléctricos".

Los módulos -informa la empresa- llevan aparejada una pequeña estación meteorológica que medirá el viento, la humedad, la temperatura y otros factores ambientales para luego relacionar las condiciones con los rendimientos. Los datos generados por las distintas fuentes de información se tratarán en un sistema IT (tecnologías de la información) creado por Ayesa para monitorizar el rendimiento de estas instalaciones energéticas y que se integrará con Gridpilot, la nueva plataforma tecnológica de Ayesa en la nube para la gestión inteligente de recursos energéticos distribuidos. Gridpilot permite agregar la energía de diferentes fuentes como baterías o placas fotovoltaicas, instaladas en entornos residenciales, comerciales o industriales.

Coordinado por L’Institut de Recerca en Energia de Catalunya, Gridpilot es un proyecto en el que participan, además de Ayesa, Wirec, Empa, Imperial College, Imra, Martin-Luther-Universitaet Halle-Wittenberg, CEA, Uppsala Universitet, HZB, Midsummer, Duke University y el Instituto Nacional Japonés de Ciencia Industrial Avanzada y Tecnología (AIST).

Gridpilot
Gridpilot es una plataforma para la gestión inteligente de lo que técnicamente se conoce como recursos energéticos distribuidos (estos pueden ser desde instalaciones fotovoltaicas a baterías, estacionarias o de vehículos eléctricos), instalaciones habitualmente ubicadas en entornos residenciales, comerciales e industriales. Gridpilot fue presentada oficialmente hace solo unos días en el II Foro Global de Gobiernos Locales celebrado en Sevilla, sobre ciudades inteligentes y sostenibilidad. Este sistema agrega la energía de los diferentes productores en una Virtual Power Plant (planta virtual de energía) y decide de forma automática e inteligente cuándo almacenar, consumir o vender la electricidad.

Lo hace, además, de manera controlada y segura -condición necesaria para operar en el mercado- gracias a la inteligencia artificial y al internet de las cosas (IoT). Además -añaden desde Ayesa-, Gridpilot ha incorporado "novedosos algoritmos de machine learning que predicen los consumos y la generación de cada instalación y permiten que se priorice el consumo frente a la generación o viceversa; así, la solución no sólo es capaz de optimizar la operación de las instalaciones en términos de eficiencia sino también de maximizar el beneficio económico de la comercialización de la energía".

Santiago Blanco, director de Innovación del área de Smart Life en Ayesa: “hemos desarrollado Gridpilot con el fin de dar respuesta a este escenario y poner en el mercado la tecnología necesaria para habilitar nuevos modelos de negocio en torno a estos recursos energéticos distribuidos. Las smart cities deben buscar nuevas fórmulas para avanzar en su sostenibilidad, con más renovables, movilidad eléctrica y mayor eficiencia, generando la energía allí donde se consume”

Acerca de Ayesa
Ayesa es una multinacional especializada en ingeniería y en la transformación digital de grandes empresas y sector público. Fundada en 1966 por su actual presidente José Luis Manzanares, dispone de 17 sedes con oficinas permanentes en Europa, América, África y Asia, desde las que se proporcionan servicios a medio centenar de mercados. La compañía declaró en 2017 una facturación de 270 millones de euros y una plantilla de 4.500 empleados.

Añadir un comentario