eólica

Oceanbird, ¿el carguero oceánico del futuro?

1
Una asociación público-privada de compañías suecas está desarrollando un barco de carga de 200 metros de eslora, denominado Oceanbird, que será impulsado solo por el viento. El barco, capaz de cruzar el Atlántico en 12 días, tendrá una capacidad de carga similar a la de los cargueros convencionales de su mismo tamaño pero ahorrará el 90% de las emisiones de carbono.

Oceanbird, ¿el carguero oceánico del futuro?

Oceanbird es un nuevo concepto que permite aprovechar el viento para impulsar los mayores buques oceánicos, los que transportan cargas pesadas a grandes distancias durante largos períodos de tiempo. Se está desarrollando en estrecha colaboración entre las compañías Wallenius Marine, SSPA y el Instituto Real de Tecnología (KTH) y está apoyado por la Administración de Transporte de Suecia, que actúa como cofinanciador.

El carguero, de 200 metros de eslora, llevará cinco revolucionarias "velas" de 80 metros de altura (el doble de altas que las de los mayores buques de vela convencionales), lo que da al barco una altura sobre la línea de flotación de aproximadamente 105 metros, pero gracias a una construcción telescópica pueden ser bajadas, lo que resulta en una altura del buque sobre la línea de flotación de aproximadamente 45 metros.

Oceanbird podrá transportar el equivalente a 7.000 coches en la bodega y, de acuerdo con sus desarrolladores, emitirá un 90% menos de CO2 que un barco convencional de características similares en su viaje entre las dos orillas del Atlántico, que podrá realizar en 12 días con el viento como única fuente de energía. El proyecto fue prsentado en septiembre pasado y 

Richard Jeppsson, uno de los responsables de la iniciativa, afiram que se está desarrollando muy rápidamente, hasta el punto de que podrían empezar a recibir los primeros  pedidos de Oceanbird en 2021 y tenerlos completados para 2024.

El transporte marítimo representó el 2,9% de los gases de efecto invernadero producidos por el hombre en 2018, un porcentaje que ha ido incrementándose en los últimos años, según datos de la Organización Marítima Internacional de Naciones Unidas.

Añadir un comentario
Miguel
Cruzar el Atlántico en 12 días solo con el viento. No se lo creen ni ellos. Hasta la niña sueca que atravesó el Atlántico en un velero ligero, tardaron un mes en cruzarlo. Por otra parte, el poner cualquier tipo de vela hará que el barco se incline y este sometido a los vaivenes del viento y las olas. Entre la inclinación y los vaivenes podría mover, afectar y dañar la mercancía e incluso a la estructura del barco. Veremos a ver si esto llega alguna vez a hacerse. Una cosa es un velero de ocio y otra un carguero.