eólica

Enercluster convoca al sector eólico en Pamplona

Navarra, el ecosistema perfecto para la eólica

0
Izaskun Goñi es la directora general de Desarrollo Económico del Gobierno de Navarra. Y para muchos, auténtica alma mater de un encuentro del máximo nivel organizado por Enercluster que reunió ayer en Pamplona al sector eólico. Y que ha puesto de manifiesto que en esta tierra, gobierno, empresas y ciudadanía tiran del mismo carro cuando merece la pena. Lo del “ecosistema perfecto” es cosa suya. Pero lo piensan muchos en Navarra.
Navarra, el ecosistema perfecto para la eólica
Parque eólico de El Perdón. Foto: Acciona

300 personas, representantes de 130 empresas y centros de investigación escucharon ayer a Manu Ayerdi, vicepresidente de Desarrollo Económico del Gobierno de Navarra, darles la bienvenida a las 10 de la mañana. “Tenemos que trabajar todos juntos para que Navarra siga siendo un referente en el pelotón de cabeza de la eólica”, decía. A las 4 de la tarde Ayerdi seguía en el Palacio de Congresos Baluarte hablando con unos y con otros. “Esto tiene un valor extraordinario”, reconocía Juan Virgilio Márquez, director general de la Asociación Empresarial Eólica (AEE), mientras recordaba otras situaciones en las que el vicepresidente se interesaba hasta de los pequeños detalles cuando compartía inquietudes con los eólicos.

En Navarra se creen lo de la eólica. Se lo creen desde hace mucho tiempo. Y eso se nota. Por eso nadie ha querido faltar a la cita de Enercluster, que agrupa a 37 empresas del sector. Un sector que da trabajo a 13.000 personas, que factura 6.500 millones de euros y que acoge en esta tierra a dos referentes globales: Siemens Gamesa y Nordex WindPower. Además de centros de investigación de primer nivel, como el Centro Nacional de Energías Renovables (Cener). En 1994 se puso en marcha el primer parque eólico, en la Sierra del Perdón (en la foto), que “sigue trabajando como el primer día”. Hoy hay 49 parques y suman más de 1.000 MW de potencia. “Juntos podemos ser más fuertes y crear más oportunidades”, decía Enrique Teruel, presidente de Enercluster.

Markus Tacke pide un marco regulatorio para el repowering
Markus Tacke, CEO de Siemens Gamesa, también estuvo ayer en Pamplona para mostrar su satisfacción porque una empresa global como la suya, eminentemente exportadora, tenga unas raíces tan profundas aquí. “Navarra es una tierra donde los sueños se hacen realidad”, dijo. Y aprovechó para pedir “un marco regulatorio específico para el repowering que aclare el escenario en el que se pueden mover las empresas. Será una oportunidad para España”. Y singularmente para Navarra, que cuenta con parques veteranos en emplazamientos con muchas horas de viento.

Preguntado por los detalles que esperaba de ese marco regulatorio, Tacke dijo ayer que “se podrían acelerar los trámites administrativos de los proyectos”. Y que en otros países se contemplan facilidades para algunas actuaciones concretas. “En Estados Unidos, por ejemplo, hay ayudas para mantener las torres de parques eólicos viejos, que se mantienen en perfectas condiciones, y cambiar las turbinas”.

Para el CEO de Siemens Gamesa, que mantiene en Navarra importantes competencias en I+D, “es fundamental contar con formación de calidad, y para ello es preciso colaborar con la universidad. Porque la eólica no es solo una oportunidad de negocio, también es una oportunidad para afrontar el reto del cambio climático”.

José Luis Blanco: se necesita otro sistema de formación de precios
“Lo que nos ha traído aquí no necesariamente nos llevará al éxito en el futuro. Hay que reinventarse cada día”, dijo José Luis Blanco, CEO del Grupo Nordex, fabricante que cuenta con 23 GW instalados en 50 países y que aspira a convertirse pronto en el 4º tecnólogo eólico. Más del 50% de sus ventas son productos desarrollados en Navarra. Nordex WindPower cuenta con 5.200 empleados, el 20% de ellos en España, fundamentalmente en Navarra. No es de extrañar que la plantilla haya crecido en los últimos años. “En Navarra hemos prototipado muchos aerogeneradores. Pronto será el turno de la AW148, una máquina de 3 MW de potencia y 148 metros de rotor, pensada para vientos bajos”.

Para Blanco, “la eólica es una tecnología madura. Lo que necesitamos son unas reglas claras de juego, un marco estable, que permita desarrollar, por ejemplo, cadenas logísticas competitivas”. También habló del repowering, “que llegará de forma natural”. Pero donde puso más énfasis es en reclamar un sistema de precios distinto al marginalista. “Las renovables tenemos costes de capital y nos toca competir con empresas que tienen costes de combustible. En el largo plazo, con muchas renovables, el precio del mercado saldrá a cero. Y no habrá forma de funcionar. Creo que el Parlamento y la Comisión Europea deberían estudiar la manera de conseguir una estabilización de precios en un escenario con dominio de las renovables”.

Sobre la integración de Nordex y Acciona, Blanco dijo que “ha sido muy fácil porque las dos compañías se necesitaban. Ahora queremos convertirnos en el 4º fabricante de aerogeneradores del mundo”. Para eso hay que seguir creciendo pero “España no es para nosotros uno de los principales mercados, donde sí están Estados Unidos y México, por ejemplo”.

El CEO del Grupo Nordex también quiso poner la eólica en valor comparándola con la fotovoltaica. “El valor del kWh eólico es muy superior al kWh solar. Simplemente por la firmeza de generación. La eólica puede producir de día y de noche, la fotovoltaica solo durante las horas del día”. Algo que puede tener trascendencia en el futuro cuando una parte significativa de los 30 millones de coches que circulan por España sean eléctricos.

Javier Sanz: una batería móvil de 2.000 GW
Javier Sanz, el director técnico de Renovables de InnoEnergy, le puso números a esos cambios que traerá el desarrollo de la movilidad eléctrica. “Si los 30 millones de vehículos que hay en España fueran eléctricos tendríamos una batería móvil de 2.000 GW. Basta con pensar que los picos de consumo eléctrico están ahora en 40 GW. Quiero decir con esto que igual llega otro sector y nos demuestra que los conceptos que manejamos en el mundo energético tienen que cambiar”.

Por eso Sanz insistía en apostar por la innovación. “En el resto de Europa nos sacan ventaja, probablemente porque aquí estamos muy supeditados a los apoyos públicos, que tiene que haberlos, pero no pueden ser determinantes. La I+D la tienen que liderar las empresas”.

• Esteban Morrás y EHN, la asombrosa historia de las renovables

Añadir un comentario