eólica

0
"La venta de la participación del 8,07% en Siemens Gamesa Renewable Energy genera unos ingresos de 1.099,5 millones de euros y unas plusvalías en el trimestre de 484 millones de euros, con lo que el beneficio neto reportado, que incluye extraordinarios, se sitúa en 1.257 millones de euros". Así lo dice, literalmente, el balance trimestral (1 de enero-31 de marzo de 2020) que acaba de publicar Iberdrola: "este efecto positivo puntual [añade la compañía en referencia a la venta] permitirá paliar los impactos negativos que pueda provocar la crisis de la Covid-19 a lo largo del año".
La venta de sus acciones de SGRE permite a Iberdrola paliar el impacto negativo de la Covid-19

Iberdrola ha vendido su 8% de Siemens Gamesa (que es el mayor fabricante de aerogeneradores marinos del mundo) y ha declarado un beneficio neto "ordinario" de 968 millones de euros en el primer trimestre del año, un 5,3% más que en el mismo periodo de 2019. El balance trimestral enero-marzo refleja así mismo un incremento del beneficio bruto de explotación (ebitda): +5,8%, hasta 2.750,6 millones de euros. El beneficio neto reportado, que incluye "extraordinarios", ha alcanzado los 1.257 millones de euros: "este importe refleja -explica la compañía- el impacto positivo de la venta de la participación del 8,07% en Siemens Gamesa, que ha generado unos ingresos de 1.099,5 millones de euros y unas plusvalías de 484,5 millones de euros en el trimestre". El Grupo Iberdrola ha anunciado además que mantiene la previsión de crecimiento de su beneficio neto y dividendos "gracias a la contribución de las inversiones de 10.000 millones de euros previstas en el ejercicio junto con las plusvalías obtenidas en el primer trimestre".

La empresa que preside José Ignacio Sánchez Galán (foto) presume efectivamente de músculo inversor: "inversiones récord del grupo desde el inicio de 2019 y hasta el cierre del primer trimestre, que han ascendido a 9.887 millones de euros" (la compañía asegura que ha acelerado las compras a los proveedores, "que alcanzan los 3.800 millones de euros en las últimas semanas").

Balance en megavatios
Según recoge en su primer balance trimestral del año, el Grupo Iberdrola ha instalado en los últimos noventa días 1.200 nuevos megavatios (5.500 MW en los últimos doce meses). La compañía declara ahora mismo 8.500 megas en construcción y mantiene su previsión de realizar 5.000 contrataciones en 2020 (puertas adentro, el 95% de sus empleados de oficinas está teletrabajando). Iberdrola asegura que amortiguará el impacto de la pandemia gracias gracias a las medidas que ha puesto en marcha para continuar con su actividad y gracias a la fortaleza de su modelo de negocio, que define "basado en las redes y las renovables". La compañía presume por otro lado de mantener una sólida posición de liquidez de 14.400 millones de euros, suficiente para cubrir las necesidades financieras de 30 meses "en un escenario de normalidad".

Los números, a escala global
El ebitda total del grupo ha ascendido a 2.750,6 millones de euros en este primer trimestre de 2020, un 5,8% más. Según su balance, este (el beneficio bruto de explotación) se ha visto impulsado por las áreas Liberalizado y Renovables, que han mejorado, respectivamente, un 26,5% y un 6,1%, hasta los 759,6 y los 725,5 millones de euros de Ebitda. El negocio Regulado ha reducido su Ebitda un 4,7% hasta los 1.256,6 millones de euros, "debido a los ajustes contables en Estados Unidos y a la menor retribución en España, de acuerdo con el marco regulatorio vigente".

España
En concreto, el Ebitda de Iberdrola España se ha reducido un 3% y su beneficio neto, un 7%. Las inversiones en el país -recuerda en su balance Iberdrola- se han incrementado un 51% respecto al primer trimestre de 2019, tanto en redes como en nuevos proyectos renovables. "Entretanto, la demanda eléctrica peninsular ha descendido un 3,2% y los precios del mercado mayorista, un 37%, si bien ambas magnitudes -consideran en la compañía- están condicionadas en gran medida por el impacto del estado de alarma".

De cara al resto del ejercicio -explican desde Iberdrola-, las inversiones previstas por valor de 10.000 millones de euros, las medidas adoptadas contra la Covid-19 y el impacto del resultado extraordinario por la venta de la participación en Siemens Gamesa permiten a Iberdrola mantener sus previsiones para el año. La empresa espera así que a fin de ejercicio crezca tanto el beneficio neto como el dividendo.

Añadir un comentario