eólica

La localidad navarra de Eslava tendrá una de las torres eólicas más altas del mundo

0
El próximo 8 de enero comenzarán en Eslava (Navarra) las obras para la instalación de una de las torres eólicas más altas del mundo (con sus 160 metros solo en Alemania las hay más altas) diseñada por la empresa Navarra Nabrawind Technologies, participada por el Gobierno Foral a través de Sodena. El objetivo es realizar un ensayo de fatiga que recreará, durante seis meses, 20 años de vida real del aparato.
La localidad navarra de Eslava tendrá una de las torres eólicas más altas del mundo

El objetivo de este proyecto es validar en un prototipo real el novedoso diseño de torre y su proceso de montaje, que prescinde de las grúas de gran tamaño y coste empleadas en la actualidad. Una vez montado, el prototipo servirá para realizar lo que se denomina un ensayo de fatiga que, básicamente, consiste en reproducir en tan solo seis meses la vida real que soportaría el aparato durante 25 años de funcionamiento y de este modo validar su durabilidad.

“Con este ensayo contrastaremos de forma acelerada la prestación de la torre en situación de funcionamiento, lo que permitirá mejorar la fiabilidad de la estructura y minimizar cualquier riesgo técnico ya desde las primeras preseries”, explica Ion Arocena, jefe del Programa de torres de Nabrawind Technologies. Esto se consigue mediante un novedoso sistema que genera cargas en la parte superior de la torre, haciéndola oscilar de manera controlada para simular de forma acelerada la situación de la torre con el aerogenerador en funcionamiento.

Este método de ensayo, nunca realizado hasta la fecha en una torre eólica, se ha concebido en el proyecto NEVA, realizado en colaboración con Cener y financiado con fondos Feder a través del Ministerio de Economía y Competitividad.

La torre diseñada por Nabrawind Technologies alcanzará una altura de buje de 160 metros en total. Está dividida en dos segmentos: una estructura recta de tres columnas, de 86 metros, diseñada y patentada por Nabrawind, y una torre convencional, colocada encima de la estructura anterior, de 71 metros.  

La necesidad de fabricar torres más altas que las convencionales surge por la saturación que existe en la actualidad de los emplazamientos más atractivos. Esto obliga a desarrollar parques eólicos en lugares donde el viento está a mayores cotas de altura y, por lo tanto, las torres deben tener más metros para alcanzar esas cotas.

La principal peculiaridad de Nabralift (nombre comercial de la estructura diseñada por Nabrawind Technologies) radica en su sistema de montaje, un novedoso proceso de autoizado mediante dispositivos hidráulicos en el suelo, patentado por esta empresa navarra, que permite elevar la torre completa introduciendo módulos por la parte inferior. Este novedoso sistema supone un gran avance para la logística del transporte y montaje de la torre, ya que al estar compuesta por elementos de menor tamaño no requiere ni camiones ni grúas especiales.

Esta no es la única innovación patentada por esta empresa navarra participada por Sodena, el instrumento financiero del Gobierno de Navarra para el desarrollo empresarial de la Comunidad Foral. También ha desarrollado soluciones tecnológicas para las palas de turbinas eólicas bajo el nombre de Nabrajoint. “Básicamente consiste en una novedosa unión para pala modular que facilitará el transporte de palas eólicas de gran longitud en dos o más tramos”, explica Eneko Sanz, director general de Nabrawind Technologies. Nabralift y Nabrajoint han sido calificadas por MAKE Consulting, consultora líder del sector a nivel mundial, como “dos de las tecnologías capaces de revolucionar la industria de la energía eólica”.

Importante reducción de costes
La solución tecnológica Nabralift supone un importante ahorro de costes respecto a las torres convencionales de hasta un 15-20% en función de la altura y potencia del aerogenerador. En primer lugar, por la facilidad de transporte y logística al no necesitar ni camiones ni grúas especiales. Por otro lado, por su fabricación, ya que el peso de esta nueva estructura metálica es de un 20% menor que el de una torre convencional de esta altura. Y, por último, porque se instala sobre una cimentación de tres zapatas, lo que reduce el consumo de hormigón en un 30-40% frente a las torres actuales.

La presencia global de los grandes fabricantes de aerogeneradores ha hecho que Nabrawind Technologies se haya fijado en los grandes mercados eólicos internacionales como objetivos para las ventas de sus torres Nabralift. “Hace solo un par de años, las torres de gran altura se instalaban casi en exclusividad en el Norte de Europa. Sin embargo, la eclosión del mercado de aerogeneradores de más de 3 MW y la saturación de las zonas de alto viento en muchos países hace que en estos momentos mercados como España, India, Brasil o China se estén posicionando de forma muy favorable para nuestra tecnología de torre”, apunta Ion Arocena.

Para atender a esta demanda, Nabrawind Technologies ha cerrado en los últimos meses acuerdos para fabricar sus componentes de torres y palas en empresas navarras, con el objetivo de entregar las primeras preseries en 2019.

El objetivo de Nabrawind Technologies es diseñar y desarrollar tecnologías eólicas de alto valor añadido mediante innovaciones disruptivas en tres áreas estratégicas: reducción drástica del coste de la energía, lo que incrementa la competitividad de la energía eólica; la solución a las barreras logísticas a través de la modularidad; y el uso de tecnologías ya probadas que facilitan su robusta fabricación y montaje.

Desde su inicio y hasta la actualidad, han presentado 14 solicitudes de patentes internacionales, hecho que convierte a esta empresa en una de las más prolijas de España en este tipo de patentes. Actualmente cuenta con una plantilla de 18 personas, en su mayoría con perfil técnico y con una amplia experiencia en diseño e innovación en importantes empresas del sector eólico.

Añadir un comentario