eólica

0
Lluvia de millones (y empleo), a quince días vista de las elecciones autonómicas, y en presencia (foto) del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. Iberdrola, compañía cuyo mayor accionista es el fondo soberano de Catar, visibilizó el jueves, en el astillero de Fene, A Coruña, la adjudicación a Navantia-Windar del que ha presentado como "el mayor contrato de eólica marina de su historia": 350 millones de euros. El anuncio llega apenas unos días después de que Repsol, otra de las grandes compañías energéticas del mercado español, hiciera lo propio -anunciar en vísperas de las autonómicas una inversión multimillonaria- en Bilbao (las elecciones de ambas comunidades tendrán lugar el próximo 12 de julio).
Iberdrola entra en campaña en Galicia

Iberdrola, a través de su filial Ailes Marines, ha adjudicado a la UTE Navantia-Windar la construcción de 62 jackets -plataformas que sustentan los aerogeneradores marinos- y de los pilotes necesarios para el parque eólico marino de Saint-Brieuc, que la energética desarrolla en aguas de la Bretaña francesa. El contrato, cuyo importe total asciende a 350 millones de euros, constituye el mayor de la historia de Navantia-Windar en el sector de la eólica marina y ha sido suscrito en el astillero de Navantia en Fene (A Coruña) por el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, y la presidenta de Navantia, Susana de Sarriá y el presidente de Windar, Orlando Alonso, en presencia del presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y del delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada. En concreto, el acuerdo comprende la fabricación de las plataformas por parte de Navantia en sus instalaciones en Fene y de los pilotes por parte de Windar en su sede de Avilés. El ensamblaje final de todos los subconjuntos se realizará en las instalaciones de los astilleros gallegos.

Según el comunicado conjunto que han difundido Navantia e Iberdrola, con esta adjudicación se afianza una relación de más de seis años entre Iberdrola y Navantia-Windar que suma contratos por un valor cercano a los 1.000 millones de euros, incluyendo los encargos ya culminados para los parques eólicos marinos Wikinger, en aguas alemanas del mar Báltico, e East Anglia One, en el Reino Unido.

José Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola: “con este contrato demostramos que la economía verde es un gran polo de industrialización y de empleo sostenible y de calidad, ahora que la revitalización de la actividad es más importante que nunca. Además, se confirma a Europa como gran proyecto común en beneficio de todos. Una Europa unida y sólida, en la que empresas gallegas, asturianas y vascas pueden realizar aportaciones muy relevantes a infraestructuras como este parque eólico marino de Saint-Brieuc”

Más de 2.000 profesionales
El contrato suscrito hoy entre Iberdrola y Navantia-Windar dará empleo a más de 2.000 profesionales de forma directa en Galicia, Asturias y Francia. De ellos, casi 1.000 corresponden a empleos en Galicia y Asturias, y más de 1.100, a Francia (en concreto, al puerto de Brest, El Havre y Saint-Quay-Portrieux). Una novedad de este contrato es que Navantia-Windar abrirá una planta en Brest, donde se fabricarán los stabbings, nudos inferiores, y la estructura de celosía para 34 de los 62 jackets del parque. A estos más de 2.000 trabajos directos -explican las partes en su comunicado- se sumarán los varios miles de empleos que se generarán en contratistas locales, tanto en España como en Francia.

Comunicado Navantia-Iberdrola: «este nuevo acuerdo tiene por tanto un marcado carácter europeísta, ya que une la experiencia y conocimiento de los profesionales españoles y franceses y refrenda la senda de recuperación verde y crecimiento sostenible marcada desde la Unión Europea»

El parque eólico marino de Saint-Brieuc tendrá casi 500 megavatios de potencia. Iberdrola calcula que será capaz de generar electricidad suficiente como para atender la demanda de cerca de un millón de personas. Ubicado en aguas de la Bretaña francesa, en un área de aproximadamente 78 kilómetros cuadrados, la instalación prevé iniciar su explotación en 2023. Para ello, Iberdrola asegura invertirá 2.400 millones de euros. La compañía ha anunciado que piensa invertir allí, en Francia, “hasta 4.000 millones de euros en los próximos cuatro años”.

Añadir un comentario