eólica

Galicia ha instalado en 2019 más potencia eólica que en los diez años precedentes juntos

3
El Consello da Xunta presentó el viernes un informe sobre la situación de las energías renovables en Galicia. Según ese documento, a lo largo de los doce meses de 2019 el sector ha puesto en marcha en la región un total de 18 parques eólicos, que suman (entre todos) 415,24 megavatios de potencia (MW). La cifra supera con creces lo instalado durante los diez años precedentes (2009-2018, ambos incluidos). Durante ese largo lapso, el parque eólico regional gallego solo creció en 277 megavatios. [Foto].
Galicia ha instalado en 2019 más potencia eólica que en los diez años precedentes juntos

Los números publicados por el Consello da Xunta son (1) hasta 415,24 MW de potencia eólica instalada en Galicia en 2019, año que concluyó con un parque eólico regional gallego que mide 3.837 megavatios eólicos acumulados; y (2) hasta 143 megas (seis parques y una repotenciación) que el sector instalará en 2020, con lo que Galicia rondará los 4.000 megas a finales de este año (cuatro gigavatios, 4 GW). Galicia tenía 3.145 megavatios acumulados a 31 de diciembre de 2008; y 3.422 acumulados a 31 de diciembre de 2018. Es decir, que, durante diez años, en la región solo han sido instalados 277 megas, muchos menos de los que la industria ha puesto en marcha en los últimos doce meses: 415. Los números registrados el año pasado son muy positivos, pues. Y son, según el presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, fruto "de la combinación de varios factores". Entre ellos, Feijóo ha destacado tres: "el nuevo marco normativo que estableció la Xunta a través de la Ley de implantación empresarial y que permitió la creación de la declaración de especial interés para dotar de una mayor agilidad a los proyectos sin perder las máximas garantías urbanísticas, técnicas y ambientales; [2] la creación de un Registro eólico; y [3] la simplificación y racionalización del procedimiento".

La historia dice otras cosas también
La política energética gallega es, desde hace diez años, de apuesta decidida por el gas. Lo es, concretamente, desde que el popular Alberto Núñez Feijóo llegara a la Xunta en abril de 2009. Feijóo había explicado en campaña que (1) consideraba el gas como energía estratégica "para conseguir la máxima competitividad de la economía"; anunció así mismo que (2) anularía el concurso eólico realizado por el ejecutivo anterior -el gobierno bipartito integrado por el Partido Socialista y el Bloque Nacionalista Galego-; y dijo durante su campaña por fin que (3) apostaría por "la repotenciación de los parques actuales, priorizándola sobre la instalación de nuevos parques eólicos". Esas fueron las líneas maestras del programa electoral de Alberto Núñez Feijóo (Partido Popular de Galicia).

Feijóo ganó las elecciones el 1 de marzo de 2009, fue investido presidente el 16 de abril y... cumplió
El popular anuló efectivamente el concurso (2.290 MW, más de 4.000 millones de euros de inversión) so pretexto de "deshacer las irregularidades cometidas por la parte nacionalista del bipartito" y se comprometió a convocar "un nuevo concurso eólico desde la transparencia y la calma política" y a que la resolución final de adjudicación fuera aprobada "por el Consello da Xunta, máximo órgano colegiado del gobierno gallego". Con respecto al anterior concurso, al final ha resultado que lo irregular ha sido la anulación del mismo: los tribunales han condenado al Ejecutivo Feijóo a indemnizar a algunos de los adjudicatarios, que denunciaron esa suspensión). Y con respecto al concurso prometido ("un nuevo concurso eólico desde la transparencia y la calma política") nunca más se supo.

Entre tanto, el Partido Popular, que había llegado hasta La Moncloa en 2011, a bordo de un discurso así mismo gaseoso, suprimió las primas a las energías renovables 37 días después de que el presidente Rajoy nombrara Gobierno, no convocó ni una sola subasta de potencia renovable hasta un quinquenio después, en 2016, y gobernó España hasta junio de 2018, un período (casi siete años) caracterizado por el apagón renovable que ha tenido en el impuesto al Sol su metáfora y buque insignia. La demora en la convocatoria de la subasta eólica (cinco años tardó el PP en convocar la primera) ha supuesto que lo subastado y adjudicado en 2016 no se haya ejecutado hasta 2019, con lo que el parón gallego de 2009 (Feijóo llegó a la Xunta antes que el también gallego Rajoy a La Moncloa) ha durado 10 años.

Programa electoral 2016
"Optimizaremos la introdución del gas natural en Galicia. Potenciaremos la construción de gasodutos de transporte secundario para modernizar la introdución del gas natural en la región. Con ello, se potenciará la competitividad industrial y se limitarán los riesgos de transporte. Para ello, impulsaremos y promoveremos las infraestruturas de transporte secundario para evitar las instalaciones de almacenamento fijas". El discurso pro-gas de Alberto Núñez Feijóo es bien conocido desde principios de siglo, pero, en todo caso, el Partido Popular de Galicia decidió volver a plasmarlo explícitamente, negro sobre blanco, en su Programa 2016 (página 101). Las líneas entrecomilladas han sido extraídas de él.

Balance
Sea como fuere, según el balance que acaba de presentar el Consello da Xunta, a lo largo de los doce meses de 2019 el sector ha puesto en marcha en la región un total de 18 parques eólicos, que suman (entre todos) 415,24 megavatios de potencia (MW). "Con una inversión de 509 millones de euros -explica el Consello en su Balance-, la construcción de estas infraestructuras ha empleado a unas 2.400 personas". La cifra (más de cuatrocientos megavatios) supera con creces lo instalado durante los diez años precedentes (2009-2018, ambos incluidos).

Durante ese largo lapso, el parque eólico regional gallego solo creció en 277 megas. El Balance también presenta las previsiones 2020: "a lo largo de este año -dice-, podrían entrar en funcionamiento otros seis parques eólicos y una repotenciación que supondrían un incremento de 143,55 MW, con lo que Galicia llegaría a casi los 4.000 megavatios de potencia eólica en 187 parques".

A ello hay que sumar que la Comunidad puso en marcha en 2019 el mayor proyecto de energía fotovoltaica de Galicia, con 1,5 megavatios de potencia en Vilardevós (Ourense) y el inminente inicio de actividad de una planta de biomasa de 49,9 megavatios de potencia en Curtis (A Coruña).

La Xunta ha anunciado que pedirá al nuevo Ejecutivo "la convocatoria de nuevas subastas de renovables que permitan garantizar el impulso de este sector y facilitar una verdadera transición energética justa y ordenada".

Artículos relacionados
• El PP de Galicia "hará una apuesta decidida por el gas" (marzo de 2009)

• Plan de Gasificación de Galicia 2015-2020 (octubre de 2015)

Presentación del Plan de Expansión del Gas en Galicia para el período 2015-2020 (octubre de 2015)

• Feijóo, el hombre al que no le temblaba la mano (marzo de 2016)

• "Optimizaremos la introducción del gas natural en Galicia" (septiembre de 2016)

• PP en Galicia: nueve años de morriña eólica, 24 meses en clave road movie (diciembre de 2017)

Feijóo quiere ahora renovables y eficiencia (marzo de 2018)

• Directrices energéticas de Galicia (marzo de 2018)

Añadir un comentario
Roi
El PNIEC sí habla de energía eólica marina. Página 240: https://www.miteco.gob.es/images/es/pniec_2021-2030_borradoractualizado_tcm30-506491.pdf Es más, en el plan se anuncia (página 85) la redacción de una “Estrategia española para el desarrollo de la eólica marina”, cuyas conclusiones y objetivos podrán incorporarse en las revisiones periódicas de este Plan.
Miguel
Pues no Piloto, no hay planes en el PNIEC 2020-2030 de instalación de eólica offshore. Es el PNIEC lo que tienes que leer para saber lo que se va a hacer, así no esperarás que se hagan cosas que no están planificadas hacerse.
Piloto
Siendo la comunidad Gallega la que más posibilidades tiene en España de instalaciones eólicas Offshore así como en energía undimotriz, conjuntamente con la eólica, no he leído en éste artículo ni una sola palabra de las mismas ni que se tenga intención de iniciar algún proyecto sobre las mismas. Cuando la eficiencia energética de la energía offshore llega a ser un 40 % superior a la energía Onshore. Una pena que despreciemos tan tontamente los tesoros que la naturaleza nos ha dado de forma gratuita. Claro que para un político, mejor que estrujarse la sustancia gris, es utilizar lo que tengo a mano y dedicar mis esfuerzos a ver cómo puedo conseguir más votos.