eólica

El futuro de la eólica marina podría estar también en las cometas


1
Una cometa de fibra de carbono atada a un sistema de flotación situado en aguas de 220 metros de profundidad ha realizado un vuelo de prueba en el Mar del Norte, frente a las costas de Noruega, generando electricidad a partir del viento que la impulsa. El dispositivo ha sido desarrollado por Makani Power, filial de Alphabet (matriz de Google) y puede abrir un nuevo espacio de desarrollo a la eólica en el mar. 

El futuro de la eólica marina podría estar también en las cometas


La cometa semeja un pequeño avión, de unos 26 metros de ancho, con ocho rotores unidos que giran con el viento para generar electricidad, la cual se envía por el cable que la conecta hasta la estación. El dispositivo está diseñado para aprovechar corrientes de viento a grandes altitudes, hasta 500 metros, aprovechando de esta forma recursos ahora inaccesibles. Otra de sus ventajas es que los materiales (acero, cemento…) y los costes de instalación de esta tecnología son mucho menores que los de la eólica marina convencional.

Makani Power se ha asociado con Royal Dutch Shell para desarrollar sus cometas eólicas.  Realizó el primer ensayo en el mar la semana pasada, a unos diez kilómetros de las costas de Noruega. "Las pruebas que hemos realizado han demostrado que la cometa funciona", dijo Fort Felker, responsable ejecutivo de Makani, en una entrevista recogida por Bloomberg. “Este ha sido un gran paso adelante. Ahora nos centraremos en adaptar los sistemas al entorno marino general en el que queremos operar ".


Desde Makani dicen que su tecnología podría proporcionar electricidad a cientos de millones de personas. "Muchos lugares no son adecuados para las turbinas eólicas convencionales en alta mar porque el agua es demasiado profunda", señalan Además, el dispositivo podría proporcionar energía en puertos y otros enclaves (como plataformas de petróleo en alta mar) y hasta a pequeñas naciones insulares que actualmente dependen de generadores diésel.


No obstante, para ello faltan años. De momento, la tecnología está en fase de pruebas, si bien las aplicaciones a menor escala podrían llegar mucho antes, tal vez entre uno y tres años, de acuerdo con Makani.  Por ejemplo, se podrían utilizar estas cometas para generar energía en lugares alejados de las redes tradicionales o para el alivio de desastres.


Makani realizará la próxima gran prueba dentro de un año, de nuevo en Noruega, en este caso operando la cometa durante un período más largo de tiempo y con climas más variados, y con enlace directo a la red. Entretanto, los desarrolladores planean explorar nuevas asociaciones y mejorar los métodos para el mantenimiento de las cometas, así como aumentar la automatización del control de los dispositivos.

Añadir un comentario
José Juan
Los proyectos de eólica marina, son de por sí suficientemente caros y costosos de mantener, como para invertir en experimentos de dudoso rédito y costos poco acordes a la relación costo producción. Las energías que proporciona el mar, (la mar, que dicen los marineros que la aman), son casi incalculables. Pero al mar no se le puede exigir mucho a cambio de poco o nada. Al mar,para obtener los beneficios que puede proporcionar hay que ir pensando en que si quieres pescar, con pocos medios, una caña, obtendrás poco. Si quieres pescar mucho y poder vender lo que obtengas, debes ir con un barco y unas redes. Y en función del barco y las redes, obtendrás rendimiento. Lo mismo ocurre con las energías. Si se quiere obtener mucha energía del mar, se debe invertir en condiciones. Con la seguridad de que en función de la inversión, será la producción y en consecuencia la rentabilidad; ya que las energías de las que dispone el mar son enormes y si a ésto añadimos que se pueden utilizar conjuntamente dos sistemas energéticos que se complementan, el resultado se multiplica. Pero lo que digo; en función de los medios, obtendremos los resultados.