entrevistas

Francisco Xabier Albistur, presidente de la Comisión de Industria, Turismo y Comercio del Senado
“El ahorro y la eficiencia energética deben convertirse en una razón de Estado”

0
Entrevista publicada en el número 60 de Energías Renovables en papel, de septiembre de 2007. Autora: Aurora Guillén Navarro de 63 años, Francisco Xabier Albistur sigue hoy tan de cerca la labor, en materia energética, del Partido Socialista como antaño hiciera con la política llevada a cabo en esos menesteres por el Partido Popular. Y no es muy optimista. “En el ámbito de las energías limpias”, afirma, “hay una clara contradicción entre el discurso del Presidente y la gestión de su gobierno”.

Asegura que la Comisión Nacional de Energía (CNE) debería gozar de una autonomía real y que el actual Ejecutivo tiene una vocación intervencionista, vocación que se manifiesta en la modificación, a golpe de decretos, de las reglas del mercado. “Se echa de menos una ley que incentive seriamente las energías renovables y una ley que desarrolle la independencia de la CNE, un organismo que sólo debería rendir cuentas en el Parlamento”.

- Nos encontramos ya en el tramo final de la legislatura, ¿cuál es el balance que hace usted de la política llevada a cabo por el Gobierno de Rodríguez Zapatero?
Destacaré que el Gobierno se inició desarrollando un plan de energías renovables y otro de eficiencia y ahorro energético que guardó en un cajón… Se han pasado cuatro años adecuándolos, adaptándolos, discutiendo con los representantes del sector, pero han sido bastante opacos en las Cortes Generales. Al final del período han presentado otras propuestas, pero parece que tampoco estaban muy convencidos, ya que, nada más sacar los decretos, iniciaron un desconcertante proceso de revisión y corrección. Antes fue con la energía eólica, ahora es con la fotovoltaica y en otoño será posiblemente con los biocombustibles. Por otra parte, el Gobierno no ha resuelto las insuficiencias de la red eléctrica de distribución en las interconexiones con Europa, donde estamos como hace una década. Esto se ha convertido en una debilidad crónica.

- Bien, esos son los déficits. ¿Algo que apuntar en el haber?
Pues, en el haber... la confirmación del mercado ibérico de generación, la introducción de subastas trimestrales en la generación suministrada a tarifa regulada, el intento de abordar la reducción del déficit tarifario y la intención de abordar un nuevo marco retributivo en el mercado de la energía. Yo también destacaría el apoyo decidido a la concentración empresarial en el sector, necesaria no sólo para crecer, sino para sobrevivir y tener una presencia e influencia en el mercado europeo.

- ¿Y qué opina usted acerca del anuncio del presidente de prestar especial atención al medio ambiente y al cambio climático?
Pues que se han perdido unos años preciosos en lo relacionado con las energías verdes. Todo puede cambiar, es cierto, y ojalá el presidente del Gobierno desarrolle lo que ha anunciado como política prioritaria, pero, a la vista de los hechos acaecidos en esta legislatura, en el caso de que ganara de nuevo el PSOE... no soy muy optimista.

- En materia de energía, ¿qué proyectos considera usted urgentes?
Es urgente concluir el gasoducto de Medgaz [entre Beni Saf (Argelia) y Almería] y negociar la participación de empresas energéticas españolas en Sonatrach [compañía pública argelina, principal accionista del consorcio Medgaz, encargado de construir ese gasoducto]. Además, creo que es de vital importancia la conexión con Francia mediante el gasoducto Bergara-Irún y cerrar el gasoducto transcantábrico con la unión al Bergara-Irún. También destacaría las regasificadoras de Bilbao y Gijón. En materia de electricidad, visto lo sucedido este verano en Cataluña, es vital dar prioridad a las nuevas interconexiones con Francia ampliando la capacidad de intercambios.

- Sí, pero hablemos de renovables: ¿qué opinión le merece el nuevo real decreto?
Verá, el Real Decreto de 2004 que el Gobierno del PSOE se encontró sobre la mesa recién estrenado, un RD que debía desarrollar, creó una gran certidumbre e incentivó el sector de las energías renovables. Con el actual decreto, deberían haberse fortalecido aún más esa certidumbre y esos incentivos, pero las vacilaciones, correcciones sobre sus propias actuaciones y las declaraciones de los responsables del ministerio de Industria no dan pie a pensar que el Gobierno apueste verdaderamente por las renovables. Primero, porque le parecen caras, y, después, porque, una vez creadas las condiciones jurídicas para su desarrollo, las limita en su expansión. Además, tengo que añadir que únicamente sacando reales decretos no se cumplen los objetivos marcados en los planes energéticos. Son las voluntades políticas y las decisiones claras las que generan el impulso para lograrlo.

- Más sobre renovables, ¿qué me dice de los biocarburantes?
Pues que constituyen otra gran asignatura pendiente de este gobierno y que su desarrollo debería estar vinculado a la evolución de la Política Agraria Común y a las importaciones de la Organización Mundial del Comercio. La política energética está cada vez más relacionada con la política exterior y, en algunos casos, con una acción coordinada con otras actuaciones públicas, como las relacionadas con lo ambiental y la política agraria. No sólo es un quehacer de una autonomía o un estado, sino una labor comunitaria. Existe poca regulación, muchos intereses encontrados y bastante especulación. Es necesario dirigir el proceso.

- Ahorro y eficiencia son puntos clave en cualquier planificación energética. ¿Qué medidas habría que adoptar para convencer al ciudadano de que consuma menos y lo haga de manera más eficiente?
Las medidas están en los planes y estos hay que ponerlos en práctica, cumplirlos, controlarlos, medirlos y que la sociedad se entere de que existen. El ahorro y la eficiencia energética deben convertirse en una razón de Estado; es decir, del gobierno central y de los autonómicos. De ahí que los planes tengan que ser debatidos en el Parlamento para que después haya un control real de los representantes del pueblo. La Administración debe asumirlos como una parte de su función y actuar con mecanismos específicos de coordinación. Además, son necesarias campañas de concienciación ciudadana que induzcan a la disuasión del despilfarro.

- Hablando de despilfarro, este año se ha conseguido, por primera vez, que la intensidad energética crezca menos que el Producto Interior Bruto (PIB). ¿Vamos por el buen camino?
Pienso que la pregunta así planteada puede obtener respuestas que no reflejen la realidad de la conducta energética en España. En estos tres últimos años, y también en la última década, la intensidad del consumo energético, es decir, el consumo de energía primaria por unidad de PIB, ha sido superior a la media europea y mantiene una diferencia significativa con los países desarrollados. Durante este ejercicio se ha ralentizado por cambios en las tendencias del consumo debido a los altos costes de la energía primaria. Mientras la industria en general ha rebajado su crecimiento de consumo energético, el transporte, las economías domésticas, el sector comercial y de servicios han seguido subiendo por encima del PIB.

- ¿Hará el Gobierno lo necesario para contener la demanda de energía?
Pues me temo que sólo en los papeles y en los planes, pero no en la práctica y en la gestión pública. La prueba está en su actuación durante 2007 con las tarifas eléctricas, con las que ha discriminado a la industria grande y mediana y con las que ha desincentivado que el consumidor doméstico y de servicios ahorren. Este ejecutivo se propuso en 2004 un plan de eficiencia y ahorro energético. ¿Conoce alguien sus resultados, su influencia en la reducción del consumo? ¿Alguien es consciente de haber vivido una intensa campaña de concienciación social e institucional en esta materia? ¿Se han medido las influencias del E4 en la conducta del consumo en el mercado energético? ¿Ha tomado alguna medida la administración central, la autonómica? Este tema sigue siendo el pecado capital de la política energética pública en el Estado.

- ¿Cree usted que los españoles estamos cambiando poco a poco la mentalidad en materia de ahorro y eficiencia energética?
La sociedad en general, y más en la actualidad, está poco dispuesta al autocontrol. Sin embargo, el ahorro energético y de cualquier otro recurso, junto con su uso eficiente, es un signo de nuestros tiempos. En España derrochamos energía y recursos. Las madres andan detrás de los hijos apagando las luces del pasillo y del cuarto porque saben cuánto supone la factura de la luz. En la escuela, el ahorro no es todavía una asignatura, ni forma parte de los planes de estudio. Hace falta un enorme esfuerzo de concienciación.
Añadir un comentario
¡Suscríbete!
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).