eduardo collado

Transición energética y cambio de Gobierno, ¿será esta vez la definitiva?

0

El nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, y con él la nueva ministra de Transición Ecológica Teresa Ribera, quieren cambiar la posición de España sobre las energías renovables (si es que los acuerdos políticos se lo permiten, dentro de su debilidad parlamentaria), y han llevado ese cambio ante Europa. Parece que el famoso impuesto al sol tiene fecha de caducidad, y que se pretende garantizar el derecho del autoconsumidor a instalar y producir su propia electricidad y almacenarla, sin que por ello deba de pagar ningún cargo.

Con la colaboración española, ya se tiene un acuerdo entre los representantes de la Eurocámara, la Comisión Europea y los estados miembros de la UE, que va más allá de lo dicho anteriormente, ya que, además, garantiza que los consumidores podrán vender los excedentes de energía producidos en sus instalaciones renovables a la red eléctrica a valor de mercado.

El acuerdo dice que el 32% de la energía producida en la UE en 2030 tendrá que ser renovable. Pero como estaba previsto, seguiremos sin tener objetivos por países, parece que a todos les da vértigo tener que comprometerse ante los demás, aunque podría haber una cláusula de revisión al alza si todo va mejor de lo previsto, ya que los precios de las renovables podrían bajar incluso más de lo inicialmente previsto (como ha ocurrido en los últimos años).

También hay que decir que se han reservado el derecho a introducir salvaguardas a partir de 2026 para garantizar que el sistema no se desequilibre, pudiendo tener la opción de introducir tasas al autoconsumo, u otras medidas. Además, si en un momento dado el autoconsumo supera el 8% de la electricidad instalada en un mismo país, el regulador nacional podrá evaluar si la exención generalizada pone en riesgo el sistema eléctrico. En tal caso, se podrán introducir cargas, si no hay disponibles otras medidas para equilibrar la situación, aunque en ningún caso los países podrían optar por aplicar gravámenes a las instalaciones que no superen los 25 kW. También está previsto en el acuerdo, que se abra la puerta al desarrollo del autoconsumo colectivo, permitiendo también producir y cobrar por el excedente evacuado a la red eléctrica.

Después de las malas experiencias con el Gobierno del PP, los expertos coinciden en la necesidad de sacar adelante la prometida Ley de Cambio Climático y Transición Energética y en definir una estrategia que lleve hacia una economía descarbonizada para 2050 sin poner en riesgo la competitividad, no sé si de la forma establecida por el famoso Comité de Expertos (que siguen contemplando la energía nuclear), o introduciendo tecnologías como la termosolar, por hacer mención a Protermosolar, que ha realizado un informe sobre la Transición del Sector Eléctrico con Horizonte 2030 en el que proyecta un escenario para ese año sin centrales de carbón ni nucleares, con un 85,6% de generación renovable. De este modo las renovables alcanzarían una penetración en la demanda final de energía del 34%, cumpliendo los objetivos de la UE del 32%.

Tampoco debemos de olvidar que la Transición Energética pondrá en pie de guerra a las eléctricas, o al menos habrá una fuerte oposición mientras se siguen preparando para el cambio que se avecina, aunque sepan que quemar carbón es insostenible y que las nucleares tienen los días contados.

El sector eléctrico y el de las renovables han sufrido gran cantidad de cambios en los últimos años. Los que seguimos el tema estamos acostumbrados a ver que cuando parece que se va a conseguir algo, ese algo no llega nunca, sobre todo si hacemos mención al autoconsumo y al impuesto al sol. ¿Habrá tiempo esta vez realmente para que avancen las energías renovables y la tan traída y llevada Transición Energética, o nos quedaremos en nuevas promesas a medio o largo plazo, por falta de ambición?

Añadir un comentario