biomasa

Más de 9.000 empleos perdidos en bioenergía si se mantiene la moratoria renovable

0
La Asociación Española de Gestores de Biomasas de Madera Recuperadas (Aserma), la Alianza por la Bioenergía, que engloba a seis asociaciones de los sectores energético y forestal, colectivos empresariales de Cataluña de los mismos sectores y la Junta de Extremadura repasan estos días el negativo impacto económico y laboral que supondrá el real decreto 1/2012. La Alianza por la Bioenergía estima que, solo asociado a las plantas de biomasa y biogás con producción de electricidad, se perderán 9.000 empleos. Aserma añade el efecto negativo sobre la contratación de personal con riesgo de exclusión y de formación baja.
Más de 9.000 empleos perdidos en bioenergía si se mantiene la moratoria renovable

En un comunicado difundido por Aserma, recuerda que “la energía producida con biomasa ayuda a la creación de empleo para perfiles muy dispares, lo que en el momento actual es vital”. En concreto, se refieren a la “contratación de personal con riesgo de exclusión social, colectivos desfavorecidos, con falta de formación de grado medio y alto y de personas con discapacidad, en la fase de recogida de la biomasa; y de personal cualificado de nivel superior en la fase de valorización”. Según la asociación, todo esto está en riesgo con la aprobación del real decreto que establece la moratoria renovable, ya que “supone una paralización absoluta de trabajo unido a una situación ya de por sí complicada”.

Aserma forma parte, junto a cinco agrupaciones más (Adabe, Aebig, Asemfo, Avebiom y COSE), de la Alianza por la Bioenergía, que también acaba de emitir un comunicado de rechazo al real decreto, en el que cuantifica las pérdidas de empleo que supondrá su desarrollo. “El principal efecto va a ser el despido de numerosos trabajadores y la pérdida de oportunidad en la contratación de muchos otros. Ya se están preparando los primeros ERE”, avisan. Afirman haber recogido datos de 38 proyectos de generación eléctrica con biomasa (750 MW instalados) afectados por el real decreto, que deberían entrar en funcionamiento en los próximos seis a ocho años, y concluyen que “su no construcción se llevará por delante 8.500 empleos y 2.500 millones de euros, que se dejarán de invertir”. En el apartado del biogás citan 34 proyectos (15 MW), “lo que supondrá una pérdida de inversión de 110 millones y más de 500 puestos de trabajo“. “¿No es suficiente argumento que la bioenergía garantice quince veces más empleo que los combustibles fósiles?”, concluyen desde la Alianza.

Está en riesgo una alternativa al medio rural y a determinados cultivos
El consejero de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía de la Junta de Extremadura, José Antonio Echávarri, mostró igualmente su crítica a la medida del Gobierno durante la clausura ayer en Badajoz de la asamblea del Clúster de la Energía de Extremadura. En una información difundida por Europa Press, Echávarri afirma que "Extremadura tiene condiciones muy especiales para el desarrollo de algunas tecnologías, como la termosolar y la biomasa”, por lo que reclama un régimen económico específico (artículo 3.3 del real decreto) para proyectos innovadores en ambos campos. En relación al empleo, recordó que “la biomasa genera más que otras energías”, y podría ser clave en zonas como el norte de Cáceres “como alternativa al tabaco, podría servir de solución para los regadíos deficitarios que se crearon para fijar población y daría salida a los residuos forestales, mejorando, además, la prevención de incendios”.

Dentro del ámbito forestal, el Consorci Forestal de Catalunya forma parte de las cinco asociaciones empresariales de Cataluña relacionadas con las principales tecnologías renovables que han firmado un manifiesto contrario al real decreto. En el documento instan al Ministerio de Industria, Energía y Turismo a que, a la mayor brevedad, “comience conversaciones con los sectores afectados con el fin de establecer un nuevo régimen retributivo para la generación de electricidad en régimen especial que limite al máximo la paralización de la actividad económica que conlleva el RDL y así evitar la posibilidad de pérdida de puestos de trabajo, tejido industrial e incluso actividades de desarrollo tecnológico como consecuencia de la falta de perspectivas de crecimiento en el mercado interior”.

Una “hermana pobre” con algunos proyectos que siguen adelante a pesar del 1/2012
“¿Serían sostenibles los proyectos sin las primas?”, se preguntan en Aserma. “La opinión de los promotores es que no –contestan–, por lo que los gestores nos tememos que muchos de esos proyectos no se terminarán”. Otras respuestas inciden en el escaso desarrollo del sector de la biomasa, “que no ha visto cumplidas sus expectativas y que vive con una constante incertidumbre, lo que no anima ni a promotores ni a gestores ni a técnicos”. Para Aserma, “la biomasa tristemente se ha acostumbrado a ser la ‘hermana pobre’ de las renovables y ahora queda agarrarse a la vía abierta por el artículo 3.3 del RD Ley donde se espera un desarrollo reglamentario para determinadas instalaciones que permitan la viabilidad de esos proyectos que ahora se quedarán parados”.

También desde Cataluña, algunas empresas quieren mandar un mensaje positivo en torno a los proyectos en marcha. Este fin de semana, la empresa Sudsues, que proyecta construir cuatro plantas de biomasa con gasificación en Girona, organiza una jornada en una localidad de esta provincia (Corçà) en la que “expertos, propietarios forestales y ecologistas debatirán sobre los retos de la biomasa tras la moratoria del Gobierno a las energías renovables”. Desde Sudsues afirman que sus proyectos “saldrán adelante aún habiéndose aprobado la moratoria y generarán 120 puestos de trabajo en la zona de Les Gavarres”.

Más información:
www.aserma.org
www.avebiom.org

Añadir un comentario