biomasa

La escultura de la bioenergía

0
La jornada Hispano-Alemana de Bioenergía, celebrada ayer en Madrid, sirvió para conocer de primera mano el papel crucial que tienen las tecnologías asociadas al aprovechamiento energético de la biomasa en Alemania, pero también sus efectos sociales e incluso culturales. De los 328.000 empleos que generan las renovables en este país, 128.000 se deben a la bioenergía. Además, hace unos días se descubrió la primera escultura de un certamen artístico que tiene a la bioenergía como tema principal.
La escultura de la bioenergía

“El Indikator representa un tema de actualidad, como es el desarrollo de las energías renovables y la producción de bioenergía, y simboliza un movimiento hacia la producción de energía descentralizada y la democratización de su uso”. Estas palabras no se escucharon ayer, durante la V Jornada Hispano Alemana de  Bioenergía que la Cámara de Comercio Alemana para España organizó en el hotel Comfortel Pio XII de Madrid. La frase se pronunció en la presentación en Bayreuth (Alemania), el pasado 13 de noviembre, de una escultura (Indikator) que forma parte del certamen Energy in Art, cuyo principal objetivo es subvencionar obras de arte relacionadas con la bioenergía. Ya sí en la jornada, Carolina Probst, consejera de Alimentación, Agricultura y Alimentación de la Embajada alemana en Madrid, presentó esta iniciativa como ejemplo del apoyo que se da en su país a la bioenergía.

Carolina Probst expuso las diferentes líneas de apoyo a la bioenergía que existen en Alemania, tanto regionales como locales, que han supuesto la subvención a instalaciones en 25 regiones (21 para el período 2012-2015) y la creación de 250 pueblos “bioenergéticos”. Probst añadió que para que sean considerados como tales deben cubrir más de la mitad de la demanda energética con biomasa regional. Christian Letalik, ingeniero agrónomo de la Central Agricultural Raw Material Marketing and Development Network (CARMEN), asociación encargada del desarrollo de las energías renovables en el estado de Baviera, puso el ejemplo de una ciudad, Pfaffenhofen, una de las primeras en cubrir casi al 100% sus necesidades energéticas con bioenergía gracias a los 26,7 MW térmicos y 5 MW eléctricos instalados.

No hay subvención a la cogeneración y el biodiésel de colza también se frena
Otras de las visiones globales de la bioenergía en Alemania la ofreció Robert Wagner, consultor de la Iniciativa para el Fomento de la Exportación de Energías Renovables del Ministerio de Economía y Tecnología. Expuso que la mitad del consumo final de energías renovables en Alemania procede de la bioenergía (54% de biomasa sólida, 20% de biocarburantes y 17% de biogás) y que de los 16,7 millones de hectáreas de uso agrícola, 2,5 se destinan a la bioenergía, la mayor parte al biogás. Todo ello supone que de los 382.000 puestos de trabajo asociados a las renovables en Alemania, 128.000 correspondan a la bioenergía, lo que “demuestra un gran potencial a la hora de crear empleo en comparación con otras renovables”, indicó Wagner.

Christian Letalik, del CARMEN, aprovechó para recordar al público asistente a las jornadas que hay que “disminuir la dependencia de la importación de combustibles fósiles; nos tenemos que independizar y les animo a realizarlo con proyectos de bioenergía”. Como ocurre en otras partes, incluido España, señaló que en Alemania el precio de biocombustibles como pelets y astillas es un tercio del que alcanzan los combustibles fósiles. También realizó un repaso a la actualidad bioenergética de su país, donde ya no se subvencionan las instalaciones de cogeneración, ni siquiera con biomasa, y la producción del biodiésel se ha visto frenada por la subida del precio de la colza. Y habló de los biocombustibles del futuro, que como otros compatriotas que intervinieron, se centran en los residuos y el miscanto, también llamado hierba de elefante.

Miscanto y posos de café, el futuro de los biocombustibles
“Hemos probado treinta variedades de miscanto para saber cuál es el más apropiado como biocombustible, y ya contamos con instalaciones de 600 kW que solo funcionan con esta planta”.  Ulrich Dobler, representante de Ökotherm, empresa especializada en la fabricación e instalación de calderas policombustibles, explicó los avances conseguidos con el miscando y con otras materias primas, sean residuos agrícolas o posos de café. “El café tiene un poder calorífico muy grande, más que el de la leña, y permite fabricar con ellos pelets y briquetas; de esta manera no se importan pelets y astillas de Canadá o Brasil”, concluía Dobler.

Otra de las intervenciones fue la de Chirstian Daniel, responsable de distribución de Intec Engineering. Esta empresa participa junto a Abantia y Comsa Ente en la construcción y puesta en funcionamiento de la primera planta termosolar híbrida que contará con una central de biomasa como apoyo. Está situada en Les Borges Blanques, en la provincia de Lleida, y según palabras de Daniel, “en dos o tres semanas entrará en funcionamiento”, cumpliendo así los plazos previstos por sus promotores. La jornada tuvo 200 asistentes inscritos y se establecieron 75 reuniones bilaterales entre empresas y organismos de España y Alemania.





Añadir un comentario