biomasa

La CE da el visto bueno a la conversión a biomasa de una central inglesa de carbón de 420 MW

0
La Comisión Europea ha abierto varias investigaciones sobre los proyectos incluidos en el programa Final Investment Decision Enabling for Renewables (FIDeR) del Reino Unido, los cuales se benefician de tarifas especiales en la producción de electricidad por su contribución a una energía baja en carbono. El último que ha pasado el corte es la central de carbón convertida en biomasa de Lynemouth, de 420 MW. Según Bruselas, el proyecto permitirá cumplir con los objetivos ambientales y energéticos de la UE sin distorsionar de forma indebida la competencia.
La CE da el visto bueno a la conversión a biomasa de una central inglesa de carbón de 420 MW

A principios de año, el Reino Unido y la empresa MGT Power recibieron el visto bueno de la CE para construir en Teesside una planta de cogeneración con biomasa de 299 MW (ahora en el aire por la situación de Abengoa, constructora de la planta) y pago con tarifa incentivada de la producción de electricidad. Ahora le ha tocado el turno al mismo país y a la compañía Lynemouth Power, situada en la localidad del mismo nombre y con una potencia de 420 MW. En este caso no mediará ninguna construcción, ya que, como ha ocurrido con las macroplantas plantas de Tillbury y Drax,  se trata de una conversión de central de carbón a biomasa.

La CE informa que en diciembre de 2014 el Reino Unido notificó los planes para subvencionar dicha conversión a través del pago de una tarifa superior a la del mercado por la electricidad generada. Las ayudas llegarán hasta 2027 y cubrirán una producción de unos 2,3 TWh al año. Calculan que la planta utilizará aproximadamente 1,5 millones de toneladas de pélets de madera al año, procedentes principalmente de Estados Unidos, Canadá y Europa.

No distorsiona el mercado de pélets ni el de madera
Tras conocer las intenciones del Reino Unido, la CE abrió una investigación en febrero de 2015 para evaluar si las condiciones del apoyo a recibir, sobre todo en lo referente al cálculo de los costes de la conversión a biomasa, no conllevarían un exceso de compensación. “A la luz de las observaciones recibidas de terceros –señala la CE–, así como información técnica detallada presentada por el Reino Unido, la Comisión está convencida de que los parámetros presentados son ajustados y no presenten ningún riesgo de sobrecompensación”.

La investigación tampoco encontró ninguna evidencia de una posible distorsión del mercado global de pélets de madera ni el de otros productos derivados de la madera. La CE llega a la conclusión de que “la contribución del proyecto a los objetivos europeos de energía renovables y reducción de emisiones de CO2 compensará claramente las posibles distorsiones sobre la competencia que se podrían derivar del apoyo del Estado”.

Añadir un comentario