biomasa

El 95,6% de la bioenergía europea se abastece con recursos propios

0
Aunque casa mal con los datos de importación de pélets (cubren el 30% del abastecimiento para la bioenergía europea) y de aceite de palma (se destina a la producción del 45% del biodiésel), según el recientemente presentado nuevo informe estadístico sobre la bioenergía elaborado por la Asociación Europea de la Biomasa (Aebiom), solo el 4,4% de la producción de la UE depende de recursos exteriores. Es una de las muchas lecturas que deja una nueva edición que corrobora que el calor doméstico abastecido con biomasa leñosa es el destino y uso principal y que Alemania domina el consumo tanto de energía térmica como eléctrica. Un último dato relevante es que el consumo crecerá un 32% hasta 2020.
El 95,6% de la bioenergía europea se abastece con recursos propios

De 105.482 kilotoneladas equivalentes de petróleo (ktep) en 2014 a 140.000 ktep en 2020. Estas son las previsiones de consumo de bioenergía que se exponen en la última edición del Aebiom Statistical Report, es decir, un 32% de incremento. Por sectores, el salto más destacado lo darán los transportes, donde los biocarburantes crecerán un 105%. No obstante, este tipo de datos hay que matizarlos, ya que se corresponden con los pronósticos  aportados por los Estados miembros en sus planes de acción, sujetos luego a la evolución de los mercados y las políticas.

La propia Aebiom reconoce que “mientras las proyecciones para el calor (17%) y la electricidad (38%) pueden ser alcanzados, probablemente no será el caso para el transporte”. A pesar de todo, considera que “es evidente que la bioenergía seguirá jugando un papel importante en la consecución de los objetivos de la UE sobre el cambio climático (reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en un 80-95% en 2050 en relación a los niveles de 1990) y ayudará a la UE-28 para cumplir sus compromisos vinculados al Acuerdo de París”.

Casi dos terceras partes para el sector térmico
En 2014 el 73% de la bioenergía se destinó al sector térmico (76.998 ktep), seguido de la electricidad, con el 14% (14.349 ktep), y los biocarburantes, con el 13% (14.141 ktep). Los usos residenciales, con el 50% del consumo, dominan muy por encima de la industria (26,6%). Sin embargo, Aebiom avisa que este porcentaje puede caer debido a las medidas de eficiencia energética implantadas desde la CE, y más en concreto los reglamentos de ecoetiquetado y ecodiseño que afectan a estufas, cocinas y calderas de biomasa.

En cuanto al lugar de procedencia, se vuelve a valorar positivamente el carácter autóctono de la energía, aunque en 2014 fue unas décima menos autóctono, ya que se pasó del 3.84% de importación de materia prima en 2013 al 4,4% en 2014. Hay dos campos donde estos porcentajes se disparan: el del pélet, donde se importa el 30%, destacado en el propio informe de Aebiom; y el biodiésel, ya que el 45% se produce con aceite de palma procedente de Indonesia y Malasia, dato aportado por Transport & Environment (T&E).  

Más electricidad desde la cogeneración que desde las centrales eléctricas
En el consumo de energía térmica con biomasa por países, cinco aglutinan más del 50%. Alemania, con 11,100 ktep, y un 14% de cuota encabeza la lista, seguida de Suecia (8.800 ktep) y Francia (7.000 ktep), ambas con el 11%. Finlandia e Italia, con el 9% cada una, completan el quinteto principal. El informe recuerda que, a pesar del liderazgo de Alemania, este país bajó su consumo en 1.400 ktep entre 2013 y 2014.

Mientras que la bioenergía representa casi el 90% del consumo renovable en calor y transporte, la cuota baja al 18% en electricidad. De nuevo cinco países de la UE concentran el mayor consumo (67%), y de nuevo con Alemania a la cabeza y sus 4.200 ktep (30%). Es de reseñar también que la producción procede principalmente de plantas de cogeneración (60,5%), más que de centrales exclusivamente eléctricas (39,6%).

El informe llama aquí la atención sobre el segundo clasificado, el Reino Unido, que con sus 1.900 ktep concentra el 14% del consumo. Aebiom se refiere a los efectos que puede tener el Brexit debido a que el Reino Unido consume el 29% e importa el 69% del total de pélets de la UE.

Tantos empleos como la eólica y fotovoltaica juntas
En cuanto al tipo de recurso, es precisamente la biomasa sólida, donde se concentran los pélets, astillas y leña, la que domina claramente con el 69%, seguida de los biocombustibles líquidos (13%) y el biogás (12%). Aebiom contabiliza aquí por separado los residuos municipales utilizados con fines energéticos, que cubrieron un 6% en 2014.

Esta variedad de recursos, procesos y tecnologías hace que un informe más se sitúe a la bioenergía como la mayor generadora de empleo entre las energías renovables en la UE. En 2014, 491.760 personas trabajaban directa e indirectamente en el sector, “lo que equivale al número de puestos de trabajo creados entre las industrias eólica y fotovoltaica”, apostillan en Aebiom. Aquí también gana la biomasa solida, que aporta 300.000 empleados.

Bioenergía crucial para los objetivos de la UE
Por sectores, entre 2010 y 2014 crecen en empleo la biomasa sólida (+33.650), se estabiliza el biogás y caen estrepitosamente los biocarburantes (-50.000), señalando especialmente el año 2011 como responsable principal de la caída. El informe advierte que, además del aspecto cuantitativo, “la bioenergía tiene un valor social y económico añadido, ya que se radica principalmente en zonas rurales, se promocionan industrias locales y se revitalizan áreas económicamente desfavorecidas”.

Aebiom concluye que “la contribución de la bioenergía a los objetivos de la UE en renovables para 2020 es crucial, ya que se estima que contribuya a la mitad de la meta del 20%”. “En 2014 ya representó el 61% de toda la energía renovable consumida, que es el 10% del consumo final bruto de energía en Europa, y es la única fuente renovable capaz de proporcionar combustible verde para las tres aplicaciones: calefacción y refrigeración, generación de electricidad y transporte”.

Añadir un comentario