biogás

Las Fallas compensan emisiones con plantaciones de árboles transportados en camiones a biometano

0
La falla Convento de Jerusalén se presenta como la primera en medir, reducir y compensar el cien por cien de su huella de carbono. Para conseguirlo llevó a cabo el sábado una reforestación en la zona afectada por un gran incendio que sufrió Llíria (Valencia) en 2012. En la compensación también cuenta el transporte de los plantones hacia el punto de reforestación, que se realizó con un camión impulsado por biometano. Los falleros se desplazaron en un autobús híbrido diésel-eléctrico, pero buscan ya uno con biometano para la siguiente plantación.
Las Fallas compensan emisiones con plantaciones de árboles transportados en camiones a biometano
Imagen del camión movido con biometano que trasladó los plantones de árboles a la reforestación

Las Fallas, que se celebran en la ciudad de Valencia del 15 al 19 de marzo, conllevan un notorio impacto ambiental, como muchos eventos de su envergadura. La Universitat Politècnica de València trabaja desde 2018 para sustituir el poliestireno expandido (el corcho blanco o poliespán) de algunas fallas por paja de arroz, y desde 2014 hay comisiones falleras que compensan sus emisiones de CO2 con plantaciones de árboles.

El pasado mes de diciembre la falla Convento de Jerusalén, una de las punteras de estas fiestas, presentó el Proyecto Convento más Verde a la sociedad fallera con el objetivo inicial de calcular su huella de carbono y que quede oficialmente registrada en la Oficina Española de Cambio Climático. Una vez hecho, presentó sus siguientes objetivos.

La intención es reducir sus emisiones hasta un veinte por ciento con respecto a 2016 y compensar el cien por cien de las emisiones que provocará este año, “convirtiéndose así en una Falla Cero Emisiones”, afirman desde Convento de Jerusalén. Para ello se reforestará una de las zonas afectadas por un grave incendio forestal que quemó 23.000 hectáreas en 2012, 3.300 de ellas en Llíria, donde se lleva a cabo la plantación.

Biometano desde la única planta comercial que lo suministra: Valdemingómez
La plantación se inició este pasado sábado, y también ayudará a la compensación de emisiones que el transporte de los quinientos plantones de árboles desde el vivero hasta el lugar de la reforestación se realizara con un camión impulsado por biometano. Este gas renovable lo suministró Axpo Iberia, que según anunció hace un mes es “la primera y única empresa certificada en España para la comercialización de biometano”.

Axpo Iberia dispone de un equivalente energético de unos cien gigavatios hora al año de este gas renovable para su comercialización. Su origen son las plantas de La Paloma y Las Dehesas del Parque Tecnológico de Valdemingómez (Madrid), operada por Ferrovial Servicios y la única que produce en España biometano a escala comercial.

Ignacio Soneira, director general de la compañía afirma que “para nosotros es un tremendo orgullo abrir un nuevo camino en España ofreciendo el consumo de biometano como alternativa a los combustibles de origen fósil. Se trata de una firme apuesta por una economía circular que refuerza nuestro compromiso con las energías renovables",

Para la siguiente plantación, también autobús con biometano
En la falla Convento de Jerusalén tienen un cliente seguro, ya que desde ella aseguran que, aunque los falleros se desplazaron con un autobús híbrido diésel-eléctrico para realizar la plantación, “están buscando para la siguiente en el mes de abril un autobús de gas natural para desplazarse también con certificado de gas renovable, y por lo tanto neutro en emisiones de carbono”.

Según Javier Cervera, delegado de medio ambiente de la asociación fallera y director de desarrollo de negocio corporativo de Genia Global Energy, ingeniería y promotora de plantas de biogás y biometano, “los miles de turistas que este año visiten nuestra falla sabrán que, gracias a la correcta gestión de residuos urbanos mediante la obtención de un gas renovable con emisiones nulas en carbono, verán un acto festivo y una cremà de cero emisiones”

Cervera incide en que parte de esa compensación con cero emisiones se ha conseguido “gracias a que con la valorización de residuos hemos podido transportar y plantar mil árboles en un monte para que estos absorban las emisiones que no hemos podido reducir”.

Añadir un comentario