biogás

Valdemingómez se convierte en la primera planta en inyectar biometano en la red de gas

0
Ha costado (tiempo y dinero) pero se ha conseguido. Desde febrero de este año, y según la directora general  del Parque Tecnológico de Valdemingómez de Madrid, Miriam Sánchez, las plantas de biometanización se han convertido en las primeras de España en inyectar biometano en la red de gas convencional. Por otra parte, desde la Universidad Jaume I investigan cuál es la mezcla idónea de residuos que permite obtener un biometano más eficiente. Lodo digerido y residuo orgánico sucio y compuesto; y lodo no digerido, carne de cerdo, sangre y restos de poda son las dos mezclas más rentables.
Valdemingómez se convierte en la primera planta en inyectar biometano en la red de gas

El pasado 22 de marzo, Miriam Sánchez compareció ante la comisión de Medio Ambiente, Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid para informar sobre el proceso de producción de biometano de las plantas de La Paloma y Las Dehesas de Valdemingómez, en Madrid. Hace algo más de un año, el excalde de la capital, Alberto Ruíz-Gallardón, y Ana Botella, entonces teniente de alcalde y delegada de Medio Ambiente del Ayuntamiento, anunciaron que en unos días el complejo de biometanización estaría a pleno rendimiento. Realmente han pasado trece meses, porque, según la directora general del Parque Tecnológico de Valdemingómez, “el 28 de febrero de 2012 comenzó en el periodo de pruebas la inyección de biogás de biometanización en la red gasista”. Además, afirma que se mantiene el carácter pionero de las plantas: “es la primera vez que se realiza una instalación de este tipo en toda España”.

Durante su comparecencia en la comisión de Medio Ambiente, Seguridad y Movilidad, tanto el concejal de Unión Progreso y Democracia, Jaime María de Berenguer, como la concejala del PSOE, Ruth Porta, recriminaron a Sánchez el incumplimiento de los tiempos y el encarecimiento del proyecto, a lo que se añade la reducción de ingresos por la venta del biometano. Porta afirmó que “son unas plantas ruinosas, se inauguraron en 2009 sin entrar en servicio y costaron 120 millones de euros”.  La responsable de Valdemingómez achacó el incumplimiento de los plazos al retraso de normativas y contratos, y señaló que “la inversión ha sido de 78,6 millones de euros”. Informó que desde finales de febrero “el volumen inyectado en la red ha sido de 152.402 Nm3 (metros cúbicos normales), de acuerdo a la siguiente distribución por meses: febrero, 5.477; marzo, 61.500; y abril, 85.425”.

Venta del biometano y estudio para participar en la venta de créditos de carbono
Miram Sánchez añadió que “esta cantidad de biogás introducida hasta la fecha proporciona el equivalente al gas que consumirían unos cuarenta autobuses de la EMT durante un mes en la ciudad de Madrid”. Otras cifras hacen referencia  a los residuos que no han entrado en el vertedero con el desvío a las plantas de biometanización (331.118 toneladas) y a las emisiones de CO2 que se han evitado (321.000 toneladas). A este respecto, recordó que “si el sector de residuos estuviera sujeto al régimen europeo del comercio de derechos de emisión, su importe ascendería ni más ni menos que a algo más de cuatro millones de euros. Desafortunadamente no es así, pero estamos explorando otras opciones de rentabilizar este beneficio ambiental y participar en el fondo para la compra de créditos de carbono adscritos a la Secretaría de Estado de Cambio Climático”.

Desde el ámbito académico también se trabaja en rentabilizar al máximo este tipo plantas, y así lo ha comunicado recientemente la Universitat Jaume I (UJI) de Castelló de la Plana. En la investigación realizada por el ingeniero industrial Álvaro Álvarez en el laboratorio del Grupo de Investigación de Residuos de la UJI “se ha experimentado con tres mezclas diferentes para evaluar cuál de ellas generaba mayor volumen de biogás y una alta concentración de metano”. Según la UJI, “las dos mezclas que han generado una mayor proporción de biogás, con más de un litro por kilo de materia seca y día y porcentajes del 69,79% y 59,50% de metano, han sido la constituida por lodo digerido, residuo orgánico sucio y compuesto; y la formada por lodo no digerido, carne de cerdo, sangre y restos de poda”.

Otra de las conclusiones del estudio es que la mezcla con mayor volumen de biogás y metano serviría para producir, con los residuos biodegradables de una provincia como Castellón, electricidad equivalente al abastecimiento anual de unos 4.000 ciudadanos. La UJI destaca también que “uno de los aspectos más interesantes a nivel medioambiental es que esta técnica evitaría la liberación de una gran cantidad de metano a la atmósfera”. El estudio lo ha dirigido el profesor del Departamento de Ingeniería Mecánica y Construcción Francisco Colomer, y supone el trabajo final de máster presentado por el alumno en el Máster de Eficiencia Energética y Sostenibilidad en Edificios del Plan de Promoción de la Investigación cofinanciado por la Universitat Jaume I y la Fundación Bancaja-Caja Castellón.

Más información:
www.uji.es

Añadir un comentario