biogás

Biometano: de jornadas por España y de compromiso político y "gasineras" en Francia

0
Mientras en los últimos meses en España se han celebrado varias jornadas de defensa, estímulo y presentación del biometano y de varios proyectos asociados a su producción, en Francia se inauguran "gasineras" que lo suministran y su Gobierno se compromete a establecer un grupo de trabajo al efecto. En Europa, el último barómetro de EurObserv’ER ni menciona a España en el desarrollo industrial del biometano, y además constata el descenso en la aportación general del biogás a la producción de energía primaria.
Biometano: de jornadas por España y de compromiso político y "gasineras" en Francia
La nueva

Endesa anunciaba hace unos días la puesta en operación de su segunda “gasinera” en Francia, que permite despachar biometano procedente de una planta depuradora de aguas residuales. Poco tiempo después, el laboratorio de ideas France Biométhane, informaba sobre la intención del Gobierno galo de crear un grupo de trabajo para impulsar el sector del biogás. Casi a la par, el barómetro de EurObserv’ER afirma que “Francia cuenta con una legislación extremadamente avanzada” al respecto.

Nada como echar una ojeada a este mismo barómetro para confirmar la posición de España en el biogás europeo. Un año más presenta cifras muy alejadas de la media europea, siendo uno de los pocos países (seis) de la Unión Europea que cayó en 2016 contribución del biogás a la producción de energía primaria. Y el que mayor descenso sufre, junto a Dinamarca, tras pasar de 261.000 toneladas equivalentes de petróleo en 2015 a 230.000 en 2016.

Con los mismos datos de 2016, Alemania, a pesar de las regulaciones que han frenado su desarrollo, sigue siendo el principal productor europeo de biogás y biometano, aunque el Reino Unido e Italia consolidan su apuesta por el gas renovable. Mientras el primero sigue dependiendo en exceso del procedente de vertederos, el país transalpino concentra su producción en el biogás industrial.

Nueve países con 480 plantas de biometano
Pero EurObserv’ER valora sobre todo el salto dado por Francia, cuarta en discordia, disputando dicho puesto con la República Checa. “Tras años de vacilaciones, Francia apostó de forma decidida por la inyección de biometano en las redes de gas, que aumentó notablemente en 2016”. Precisamente se hacen eco de un informe de France Biométhane para destacar los nueve países más importantes en este apartado.

A finales de 2016 estos países contaban con 480 plantas de inyección de biometano (doscientas en Alemania) en las redes de gas de Europa, con un aumento del 13 por ciento con respecto a 2015. La razón del liderazgo de los nueve países está en la adopción de medidas como tarifas especiales, prioridad en la inyección a la red, subvenciones y cuotas para el gas renovable.

España: una planta registrada por EurObserv’ER
En España las noticias sobre el uso de biometano en redes de gas o como combustible en vehículos proceden de las pocas plantas que se ponen en marcha, de proyectos aún en fase de investigación o a pequeña escala comercial y de las jornadas, principalmente promovidas por Gas Natural, sobre el “futuro” del biometano.

Ese futuro es presente en Alemania, con 201 plantas, 16 más que en 2015, pero que tiene ya imposible llegar a las mil plantas en 2020 que se le auguraba con un marco regulatorio más propicio. También es presente en el Reino Unido (81 plantas), Suecia (62), Suiza (35), Francia (29), Países Bajos (27), Dinamarca (19), Austria (16), Finlandia (13 plantas). Habitualmente, cuando se menciona a España se suele citar una planta, la asociada al vertedero de Valdmingómez, que con sus continuos altibajos se mantiene en pie.

Entre EurObserv’ER y France Biométhane constatan el “crecimiento impresionante del Reino Unido, superando a Suecia, pionero histórico del sector”. También destacan el estancamiento en Suecia y el fuerte aumento de Francia.

Habrá más “gasineras” con biometano en Francia
Desde France Biométhane recuerdan que a principios de 2017, 16 estaciones que despachan gas para vehículos ofrecían biometano, “es decir, el 31 por ciento de las 48 estaciones existentes en Francia”. Isla de Francia y Ródano-Alpes son las dos regiones donde se concentra el mayor número de estas “gasineras”, y advierten que “aumentará el suministro con el desarrollo de la industria de gas para transporte”.

La estación construida, financiada y operada por Endesa se abrió al público a finales del pasado mes de noviembre precisamente en Saint-Etienne, una de las principales ciudades de Ródano-Alpes. La compañía energética afirma que esta instalación “se integra completamente en el desarrollo regional de Endesa, que prevé sumar cuarenta estaciones hasta 2020”. 

Añadir un comentario