biogás

Diez años de Aebig: relativo optimismo y grandes dosis de esperanza

0
Durante este 2019 que concluye se cumple el décimo aniversario de la fundación de la Asociación Española de Biogás (Aebig), que coincide con el de la fundación igualmente de la Asociación Europea de Biogás (EBA, en sus siglas en inglés), de la que Aebig es miembro fundador. Un buen momento para que desde la propia Aebig hagan el siguiente balance de este decenio, que ha tenido “momentos de relativo optimismo y muchos otros con una gran dosis de esperanza en la mejora de la situación, en la que aún sigue inmerso este sector”.
Diez años de Aebig: relativo optimismo y grandes dosis de esperanza
Imagen con los logos de todos los miembros de pleno derecho de Aebig

En 2008 varias empresas presentes en la feria Expobioenergía en Valladolid tomaron la iniciativa de fundar una asociación con el objetivo de poder aunar inquietudes, determinar necesidades y defender el sector, y de esta forma ir ganando reconocimiento y representatividad ante los organismos pertinentes, confiando en el impulso que empezaba a dar el real decreto (RD) 661/2007 que regulaba el régimen retributivo de la producción de electricidad con energías renovables..

A finales de aquel mismo año la asociación ya contaba con 21 miembros. El jarro de agua fría que supuso el RD 1/2012, primer decreto de aquel año, haciéndonos creer que se trataba de una “moratoria”, llevó a un estancamiento del que afortunadamente esperamos salir con las nuevas oportunidades que presenta el biometano como elemento estratégico e imprescindible para el objetivo de descarbonizar el planeta. Cerraremos este décimo año con 44 afiliados (lo que confirma el interés creciente) entre los que se cuentan empresas líderes del sector, asociaciones, centros tecnológicos y profesionales con una amplia experiencia y conocimiento del mismo.

No ha sido fácil llegar hasta aquí desde aquellos inicios, cuando el uso del biogás era casi exclusivamente para generación eléctrica y era una verdadera carrera de obstáculos conseguir las licencias necesarias, pasando por el cerrojazo a las renovables, que dejó colgados bastantes proyectos ya iniciados, con las consiguientes pérdidas económicas y paralización del sector.

De los reales decretos al PNIEC
El posterior RD 413/2014, nuevo sistema retributivo que vino a sustituir al RD 1/2012, pero aplicable únicamente a las pocas instalaciones que estaban acogidas al sistema anterior, por cierto “garantizado” por quince años (que se quedaron en cinco años) pretendía garantizar esta vez una rentabilidad razonable del 7,35 por ciento.

Tampoco se cumplió dicha pretensión, ya que como costes de inversión y mantenimiento, base del cálculo, no se consideraban los reales, sino los establecidos en una extensa relación de tablas. Y como colofón, nada de nada para nuevas instalaciones, lo que culminó en un recurso ante el Tribunal Supremo presentado por Aebig, que, como era previsible, no prosperó.

Mientras que en los países de nuestro entorno se establecieron políticas activas para el desarrollo del biogás y del biometano, en España seguimos a la espera de un posicionamiento proactivo por parte de la Administración. Nuestro país envió a la Comisión Europea el PNIEC (Plan Nacional Integrado de Energía y Clima), pero Aebig consideró poco ambiciosa y concreta la estrategia para el biogás y el biometano, por lo que presentamos las alegaciones pertinentes.

Hora de reinventarse
Hubo que reinventarse. La asociación, que en sus orígenes estaba enfocada al biogás agroindustrial, abrió su ámbito de actuación a empresas, organizaciones y profesionales, abarcando todos los gases renovables y cubriendo todo el espectro empresarial, como ingenierías, productores, suministradores, gasistas, y todas aquellas actividades relacionadas con este sector, con independencia de cuál sea la fuente renovable.

Hay un creciente interés por los gases renovables, ya que sin ellos no podrá lograrse el objetivo ya mencionado de descarbonización. Lo muestran las empresas gasistas mediante congresos y jornadas, donde se aboga por el desarrollo del biometano tanto para su inyección en red como para movilidad. Pero sin un marco normativo estable, con un sistema adecuado de incentivos y de certificados de garantías de origen, todo el interés podría quedarse en una declaración de intenciones sin futuro, como ha sucedido hasta ahora.

Nuestra sociedad es cada vez más consciente del cambio climático y de la necesidad de adoptar un modelo de economía circular, con una gestión apropiada de los residuos orgánicos, valorizándolos y recuperando nutrientes en forma de biofertilizantes y bioproductos. Ese es otro valor adicional que diferencia al biometano de otras energías renovables, sin olvidar el doble ahorro de emisiones, tanto por sustituir a combustibles fósiles, como por las evitadas en la descomposición de materias orgánicas; por eso solemos decir que es una energía limpia y “limpiadora”.

Referentes del gas renovable en España
También es una energía muy versátil, ya que puede utilizarse para generación de calor, electricidad y como complemento al gas natural para inyección en red o movilidad, siendo además almacenable y gestionable, generándose ininterrumpidamente. Hay que añadir a todo lo anterior, la creación de empleo en zonas rurales, compensando la continuada despoblación del campo. En suma, modelo paradigmático de economía circular.

Y aunque durante todo este tiempo los avances no hayan sido todo lo satisfactorios que habríamos deseado, sí estamos convencidos de haber pavimentado el camino que nos queda por recorrer. Somos el referente del gas renovable en el país, conocidos y reconocidos también a nivel  internacional. Hemos colaborado y seguimos haciéndolo con organismos tanto privados como de la Administración Pública.

Full Members de la EBA, Aebig es su interlocutor en España, por lo que somos el canal de interlocución en ambos sentidos. Tenemos voz y voto en sus actuaciones ante las instituciones de la UE para el desarrollo de políticas que permitan el despliegue de los gases renovables y fertilizantes orgánicos, respaldados por certificaciones transparentes de sostenibilidad y compatibles en la UE.

Futuro inmediato: certificación de garantías de origen y marco normativo estable
Actualmente participamos en un proyecto financiado por la Comisión Europea, REGATRACE (REnewable GAs, TRAde, CEnter), cuyo objetivo es crear un sistema eficiente de comercio del biometano sustentado con la emisión y comercialización de garantías de origen de forma que permita el comercio transfronterizo del mismo.

Como conclusión, Aebig tiene la vocación de seguir siendo el referente y portavoz a nivel nacional e internacional de este sector, estando dispuesta a afrontar los retos actuales y futuros, así como concienciar a la sociedad de todos los beneficios ya mencionados. Queremos seguir colaborando con la Administración para encontrar los mecanismos de apoyo que dinamicen su desarrollo, además de establecer un sistema de certificación de garantías de origen y un marco normativo (estable y financiero) que atraiga las inversiones necesarias para llegar el grado de desarrollo y madurez que otros países de nuestro entorno ya han alcanzado. Nuestro país tiene un enorme potencial como productores de biogás y biometano que no podemos ni debemos desperdiciar ni demorar por más tiempo.

Añadir un comentario