biogás

Biogás, el gran olvidado de la transición energética

0
Una simple búsqueda de las palabras biogás y biometano en los informes recientes sobre la transición energética en España, muestra la poca consideración que se tiene a una fuente de energía renovable que sí cuenta con menciones y apoyos en países como Alemania, Francia o Italia. En el documento de la Fundación Renovables hay dos menciones indirectas al biogás y ninguna al biometano y en el del Comité de Expertos de Transición Energética solo se cita, también de forma indirecta, una vez al primero y dos al segundo. Mientras, como recuerdan desde el sector del biogás, “el gas natural, la versión fósil y contaminante, aparece 147 veces”.

Biogás, el gran olvidado de la transición energética
Planta de biogás diseñada por Biovec para la finca Mouriscade, en Pontevedra

“Cuota mínima del 10% y máxima del 30% para el gas natural en uso residencial; cuota máxima del 50% para el gas natural para agua caliente sanitaria; cuota de gas natural para uso en cocinas asociada al uso de gas natural para calefacción...” Estas son algunas de las citas al gas natural, asociadas a la aportación al escenario base para calor residencial y de servicios que plantea el informe del comité de expertos. Al biogás ni se le cita y a la biomasa se le da una “cuota máxima del 20%”.

Como ya se expuso en este mismo portal para el caso de los biocarburantes y la biomasa sólida, ni el informe sobre transición energética y descarbonización de la Fundación Renovables ni el del Comité de Expertos de Transición Energética tienen en cuenta la aportación derivada del biogás. Al biogás se le menciona dos veces y una, respectivamente, pero de manera indirecta, no para proponer aportaciones concretas.

“Éramos conscientes de que el biogás no estaba suficientemente tratado”
Desde la Fundación Renovables asumen que “a última hora éramos conscientes de que el tema del biogás no estaba suficientemente tratado”. Realmente no se trata, de ahí que reconozcan que “será abordado inmediatamente en nuestro próximo comité ejecutivo, porque sí entendemos que hay un tipo de biogás que se puede considerar como renovable, pero no todos”. Se remiten a ese comité ejecutivo para aclarar más al respecto.

Mientras, desde la Asociación Española de Biogás (Aebig), claman por estas ausencias, más aún tras haber participado, como dice Francisco Repullo, su presidente, “en las jornadas de debate sobre la nueva ley de cambio climático y transición energética, que tuvieron como objetivo redactar el borrador sobre el que posteriormente ha trabajado el comité de expertos”.

El biometano se cita más, dos veces, pero el de Europa
Nada de esas aportaciones aparece en el informe final. “Subrayé –afirma Repullo– que todos los sectores tienen potencial de descarbonización, la agricultura con la utilización del biometano como combustible para los elementos mecánicos, tractores, cosechadoras y demás; y la ganadería con un adecuado tratamiento de los residuos animales evitando emisiones pasivas de gases de efecto invernadero, bien mediante procesos de biometanización, bien mediante tratamientos con residuos vegetales que permitan devolver a la tierra parte de los nutrientes recibidos de ella”.

En el documento Análisis y propuestas para la descarbonización se cita al biometano, pero dentro del “escenario Transición Sostenible (ST) en el ámbito europeo”. Óscar Bartomeu, gerente de Biovec, una de las empresas desarrolladoras de plantas de biogás en España, concreta que esas dos veces que aparece al biometano (uso del biogás depurado en vehículos o para la red de gas), solo es “para hablar del ámbito europeo, como si esto no fuera con España”.

Biogás: cero veces; gas natural: 147 veces
“En el escenario base de la comisión de expertos aparece la biomasa de cultivos, la biomasa de agricultura, la biomasa de los bosques, pero no la biomasa residual ni el biogás”, prosigue Bartomeu, que afirma que, por el contrario, “el gas natural, la versión fósil y contaminante, aparece 147 veces”. Añade que “mientras toda Europa apuesta por el biogás y el biometano, ya que es muy rentable para la economía, reducción de emisiones, generación de renovables, gestión de residuos, fertilizantes... España sigue en la inopia”.

El biogás es una de las tecnologías renovables menos desarrollada en España, al contrario que en países como Alemania y Suecia, y los gobiernos tampoco acaban de apostar ni por aquel ni por el biometano, como sí ocurre en Francia e Italia, como lo demuestran los últimos informes de la Asociación Europea del Biogás y el barómetro sobre el sector de EurObserv’ER.

Un voto particular sí menciona al biogás
Desde Aebig no se entiende que, “a pesar del gran volumen que produce España de residuos orgánicos agrícolas, ganaderos, agroindustriales y urbanos, y que muchos acaban vertidos, no se potencie el biogás”. Posiblemente, su ausencia, junto al de las mujeres en el Comité de Expertos de Transición Energética, sea una de las grandes lagunas del informe final del mismo.

En el voto particular que justifica su abstención, Jorge Aragón, economista y director de Investigaciones de la Fundación 1º de Mayo, subraya que el informe no profundiza “suficientemente en el desarrollo de otros escenarios alternativos de transición energética, que prestaran una adecuada atención a la reducción de energía nuclear, siendo compensada o sustituida con una mayor incorporación de tecnologías renovables, fundamentalmente biomasa, biogás o solar termoeléctrica”.

El biogás/biometano sí cuenta en la transición energética de Gas Natural Fenosa
Recientemente, la Fundación Gas Natural Fenosa, que se refiere en sus comunicaciones al biogás y el biometano como "gas renovable", organizó un foro tecnológico para analizar su situación y posibilidades en España. El titular de la nota de prensa que recoge las conclusiones del evento es muy explícito: "el gas renovable es una de las soluciones para cumplir los objetivos de descarbonización e impulsar la economía circular".

A pesar de que los dos informes referidos sobre transición energética no tienen muy en cuenta al biogás, para Antoni Peris, director general de Negocios Regulados de Gas Natural Fenosa, "el gas renovable juega un papel esencial en la transición energética a la que ya asistimos. Es primordial planificar las adaptaciones necesarias en la infraestructura gasista del país en los próximos años para aprovechar todo el potencial de esta energía”, remarcó .

“Potenciar la red de gas como receptora de energía renovable es una opción sostenible y económicamente competitiva para potenciar un sistema energético descarbonizado”, añadió Peris en dicho foro. Sin embargo, la situación no ha variado, ni desde que en 2015 Gas Natural Fenosa empezó a realizar jornadas para impulsar el uso del biogás ni desde 2011, cuando se presentó el Plan de Energías Renovables 2011-2020 y se pensó en una potencia de 400 megavatios, cuando hoy no se superan los 180.

Añadir un comentario