biogás

Analizan la viabilidad de una planta de gasificación de biomasa con podas de olivos

0
En España no existe ninguna planta industrial de gasificación de biomasa. Tras el cierre, por el recorte a la retribución de la cogeneración y las renovables, de la de Cerámicas Mollá, en Xátiva (Valencia), solo quedan plantas pilotos asociadas a productores de esta tecnología. Esto puede cambiar si el contrato entre la Universidad de Jaén y la empresa Bioland Energy para analizar la viabilidad de una planta a partir del aprovechamiento de subproductos del olivar concluye de manera positiva y se concreta su construcción.
Analizan la viabilidad de una planta de gasificación de biomasa con podas de olivos
Firma del acuerdo entre la Universidad de Jaén y Bioland Energy

La Universidad de Jaén (UJA) es una de las instituciones que más trabaja en el desarrollo comercial de plantas de gasificación de biomasa, y más en concreto con subproductos del cultivo del olivar. En 2009 firmó un convenio con la empresa Elaion Energía para investigar la posibilidad de instalar una primera planta. En 2011 inició un proyecto de excelencia financiado por la Consejería de Economía, Innovacion y Ciencia de la Junta de Andalucía para la aplicación industrial de sus investigaciones.

Ahora, en 2018, la firma es con Bioland Energy, perteneciente al Grupo Oleícola Jaén, “para la realización del análisis de la factibilidad y viabilidad de una planta de gasificación de biomasa que permita el aprovechamiento de los subproductos de esta empresa, con el objetivo de obtener energía eléctrica y térmica de origen renovable, de manera que le permita la autosuficiencia energética”, señalan desde la UJA.

El contrato, denominado Valorización de subproductos del olivar mediante tecnologías de gasificación, conlleva la realización de un trabajo dividió en distintas fases que comienza con un estudio de la solución más adecuada en función de las necesidades de la empresa y el análisis de la viabilidad de las soluciones propuestas.

“Un reto tecnológico y empresarial”
“Posteriormente –añaden en la nota de prensa de la UJA–, se realizará un estudio de las tecnologías desde el punto de vista técnico y económico, del modelo de negocio y la rentabilidad de las inversiones, determinando si la biomasa es apta para su uso en las tecnologías analizadas”. En último lugar, se ofrecerá asesoramiento científico-tecnológico que permita la elección de la solución óptima.

El investigador de la UJA, José Antonio La Cal, asegura que “la planta de gasificación puede ser la primera en España y en el resto de países productores de aceite de oliva que aproveche los subproductos del olivar para la autogeneración de energía, lo que sin duda constituye un reto tecnológico y empresarial”.

En España la iniciativa más parecida que se llevó a cabo fue la de Inversiones Setabenses Mollá para su industria de cerámica ubicada en Xátiva (Valencia). Era la mayor existente en España, con 1,65 megavatios de potencia, pero los cambios en la retribución a plantas de cogeneración y renovables la acabó abocando al cierre. El resto de instalaciones están asociadas a fabricantes de equipos de gasificación de biomasa, como Dresser-Rand, antigua Guascor, y Taim Wesser.


Añadir un comentario