bioenergía

Cómo contribuye la bioenergía a un futuro sostenible

0
El último informe de la IEA Bioenergy pretende revitalizar la concienciación y el interés por la bioenergía, abordar las preocupaciones que surgen en el debate público, demostrar las sinergias entre la bioenergía y otras energías renovables, y señalar las oportunidades que pueden aprovechar muchos países de todo el mundo. Un trabajo realizado por unos 200 expertos del Programa de Colaboración Tecnológica en Bioenergía de la Agencia Internacional de la Energía, que se apoya en otras iniciativas multilaterales como Irena, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación y la Asociación Mundial de la Bioenergía. Una de las conclusiones es que la bioenergía aún no se aplica a escala mundial con el alto nivel de capacidad sostenible necesario para la deseada transición energética.
Cómo contribuye la bioenergía a un futuro sostenible

La bioenergía es uno de los elementos importantes y necesarios para combatir el cambio climático, pero también un valor indiscutible en las cadenas de suministro, como se vio reflejados durante la pandemia de Covid-19, que puso de manifiesto los riesgos inherentes a las cadenas de suministro mundiales y la necesidad de contar con una base más regional. En el contexto actual de búsqueda de seguridad energética, la bioenergía es capaz de mejorar la resiliencia de las sociedades de todo el mundo al proporcionar reducciones de las emisiones de gases de efecto invernadero, suministro regional de energía, ingresos a las comunidades rurales y flexibilidad del sistema energético. Así presenta IEA Bioenergy su último informe 'Cómo contribuye la bioenergía a un futuro sostenible' en el que realiza una evaluación basada en pruebas de la situación de la bioenergía en todo el mundo.

La evaluación se basa en el trabajo realizado por unos 200 expertos del Programa de Colaboración Tecnológica en Bioenergía (PCT) de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), cuyo objetivo es hacer avanzar las tecnologías y aportar datos objetivos para la toma de decisiones basadas en pruebas. La información presentada pretende revitalizar la concienciación y el interés por la bioenergía, abordar las preocupaciones que surgen en el debate público, demostrar las sinergias entre la bioenergía y otras energías renovables, y señalar las oportunidades que pueden aprovechar muchos países de todo el mundo. En concreto, el informe señala que la bioenergía apoya la transición hacia una economía baja en carbono de muchas maneras y ofrece múltiples beneficios a la sociedad. La bioenergía actúa como sustituto de los combustibles fósiles y reduce así las emisiones de gases de efecto invernadero. Las instalaciones de bioenergía y biocombustibles pueden actuar como fuentes puntuales de CO2 biogénico para su captura y almacenamiento o uso del carbono; en casos concretos, ofrecen incluso la oportunidad de lograr emisiones netas negativas de CO2.

El informe también pretende señalar las oportunidades que pueden aprovechar los países miembros de la IEA Bioenergía, la mayoría de los cuales ya cuentan con una sólida estrategia de bioenergía, y también los países que no son miembros de la IEA Bioenergía. La información que ofrece se complementa con la procedente de otras iniciativas multilaterales como la Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Asociación Mundial de la Bioenergía (GBEP), que se centran en las economías emergentes y los países en desarrollo y, por ejemplo, en temas como la eliminación progresiva del uso tradicional de la biomasa y su sustitución por opciones limpias para cocinar.

En esta línea, la IEA Bioenergy señala en este informe que en la actualidad unos 2.800 millones de personas en todo el mundo siguen sin tener acceso a soluciones limpias para cocinar, y dependen de la quema tradicional de biomasa en hogueras abiertas para calentar sus alimentos. "Este uso tradicional de la biomasa es problemático, ya que los fuegos abiertos son ineficaces y exponen a las personas (sobre todo mujeres y niños) a emisiones de contaminantes atmosféricos nocivos, que pueden provocar enfermedades respiratorias. Hay consenso en que el uso tradicional de la biomasa debe eliminarse lo antes posible", señalan. La bioenergía moderna, es decir, el uso de combustibles comerciales sólidos, líquidos o gaseosos basados en la biomasa en aparatos eficientes, puede desempeñar un papel importante en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), contribuyendo directamente, por ejemplo, a mejorar la salud y el bienestar, a disponer de energía asequible y limpia y a actuar contra el cambio climático. La bioenergía moderna ofrece la oportunidad de utilizar los recursos domésticos de forma más eficiente para proporcionar energía y crear ingresos.

Las dos partes del informe
El informe se divide en dos partes: La parte A "Visión estratégica de la biomasa y la bioenergía" trata de la bioenergía y su contribución a un futuro sostenible. Así, el informe señala que las biorrefinerías dividen la biomasa en distintas fracciones que pueden transformarse en diversos productos, como materiales, productos químicos, piensos, productos farmacéuticos y energía. Los vectores bioenergéticos intermedios, como los pellets torrefactos y los aceites de pirólisis y otros biocrudos, pueden utilizarse para almacenar energía, haciendo más eficiente el transporte del vector energético. Las instalaciones de bioenergía pueden suministrar calor y electricidad según la demanda, cubrir la carga base y los picos de demanda, o cambiar el suministro de energía de una estación a otra. La bioenergía sólida, líquida y gaseosa puede utilizarse en aplicaciones que, de otro modo, serían difíciles de descarbonizar, como la producción de calor a alta temperatura para la industria o para la aviación de larga distancia, el transporte pesado y el transporte marítimo internacional.

Las tecnologías bioenergéticas más importantes son la combustión, la digestión anaerobia, la gasificación, la pirólisis y la licuefacción hidrotérmica. Esta amplia gama de tecnologías proporciona bioenergía a los sectores del transporte, el calor y la electricidad, así como amplias oportunidades para combinar diferentes materias primas y tecnologías para producir una serie de productos en biorrefinerías. Sin embargo, las tecnologías se encuentran en distintos niveles de preparación tecnológica, desde la investigación a escala de laboratorio hasta la demostración a gran escala y la madurez de mercado. Aunque reducen eficazmente las emisiones de gases de efecto invernadero, sus costes suelen ser más elevados que los de las tecnologías competidoras. Se necesita más investigación y desarrollo para introducir todas esas tecnologías en el mercado; los marcos políticos desempeñarán un papel importante para facilitar el despliegue de nuevas tecnologías de manera sostenible.

La parte B "Tecnologías para una bioenergía sostenible", por otro lado, describe la situación y las perspectivas de las distintas tecnologías bioenergéticas. En este sentido, uno de los mayores retos a los que se enfrenta la bioenergía es conseguir que su precio sea competitivo con el de otros vectores energéticos (fósiles o renovables). Se pueden suministrar cantidades significativas de biomasa a bajo coste, por ejemplo, paja procedente de la producción de alimentos/piensos o aceite de cocina usado; pero cuando se extraen cantidades mayores, los costes aumentan. Los costes de las materias primas de biomasa y de los vectores bioenergéticos varían según las regiones y dependen también del uso que se les vaya a dar y de la competencia de otros agentes del mercado por las mismas materias primas.

Como conclusión, el informe destaca que a pesar de sus numerosas ventajas, la bioenergía aún no se aplica a escala mundial con el alto nivel de capacidad sostenible necesario para la deseada transición energética. La amplia gama de cadenas de valor de la bioenergía, con sus múltiples materias primas de biomasa, procesos de conversión y posibles aplicaciones, hacen de la bioenergía un tema complejo. Además, puede haber competencia entre los diferentes servicios de la biomasa, y el potencial de suministro, aunque grande, es esencialmente finito. Se necesitan sistemas de gobernanza para garantizar el abastecimiento sostenible de materias primas de biomasa, su conversión eficiente en energía renovable y su despliegue. El comercio de biomasa también es necesario para conectar la oferta de biomasa y los mercados finales. Los responsables políticos tienen un papel crucial que desempeñar para facilitar la transición energética, dándole prioridad, creando mercados para tecnologías sostenibles y bajas en carbono, y promoviendo la investigación y el desarrollo.

Añadir un comentario
¡Suscríbete!
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).