biomasa

Soberanía Alimentaria expone ocho ejemplos de autoconsumo energético con biomasa y más renovables

0
El último número de la revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas realiza un repaso al uso de las energías renovables en medios rurales y agrícolas. “Exploramos las conexiones entre soberanía alimentaria y energética, desde la teoría y desde la práctica, mostrando proyectos diversos en los que ambas cooperan y funcionan de la mano”, afirman. Dentro de esa conexión la bioenergía adquiere especial protagonismo. Entre las aportaciones más interesantes destaca la reseña de ocho proyectos (educación ambiental, agricultura, ganadería, turismo rural…) de autoconsumo con renovables, con seis de ellos incluyendo a la biomasa y todos con una reducción importante de la demanda de energía.
Soberanía Alimentaria expone ocho ejemplos de autoconsumo energético con biomasa y más renovables

El primero de los proyectos ya ha pasado por estas páginas. Se trata de As Corcerizas, el centro de educación ambiental y albergue rural gestionado por Amigos de la Tierra que cuenta con un sistema energético totalmente independiente de la red eléctrica convencional. Toda la producción eléctrica proviene exclusivamente de energías renovables: módulos fotovoltaico, energía hidráulica con una microturbina combinada con un pequeño embalse preexistente y energía eólica con un aerogenerador de una potencia pico de 5 kW. La producción de calor se consigue con energía solar térmica y biomasa. Las calderas de esta última abastecen de agua caliente para uso sanitario y para calefacción al albergue, el comedor y el aula.

La Maset de la Rabosa, en El Perelló (Tarragona) es otro ejemplo de uso sostenible de renovables. En una finca de unas cuatro hectáreas se produce en ecológico aceite de oliva, algarrobas, higos, almendras, albaricoques, miel y plantas aromáticas y medicinales. “Está dotada de una instalación de solar fotovoltaica que cubre el 100% de las necesidades de energía eléctrica, una chimenea que proporciona agua caliente sanitaria y calefacción y una cocina económica que se nutre de las brasas de la chimenea”, resumen en Soberanía Alimentaria. La biomasa procede de podas de la finca.

Entre el aceite de Los Pedroches y la inclusión social en Lumbier
En la comarca cordobesa de Los Pedroches trabaja una cooperativa olivarera del mismo nombre formada por 830 familias. Cuentan con una planta fotovoltaica en el tejado de la bodega de 41 kWp y utilizan el hueso de la aceituna como combustible, “que reduce al mínimo las emisiones de CO2 y también proporcionamos a empresas de la comarca para que sigan el mismo camino”, señalan desde la cooperativa. Por otro lado, dispone de una planta de compostaje del subproducto de la molturación de la aceituna que lo convierte en abono orgánico que “vuelve a su origen, a los olivares de donde provino”.

Josenea es una asociación sin ánimo de lucro de Lumbier (Navarra) que cuenta con un centro de inserción sociolaboral que trabaja con personas en exclusión social. Además dispone de una finca de 130 000 metros cuadrados donde cultivan de manera ecológica más de setenta variedades distintas de plantas, arbustos y árboles con usos medicinales. Están aislados de la red y toda la energía la producen a partir de fuentes renovables. Cuenta con placas fotovoltaicas y dos aerogeneradores y un secadero que funciona de día con el calor solar y con el de una caldera de biomasa por la noche.

Panadería castellonense y cerezos cacereños
En Zucaina (Castellón), destaca el proyecto de El Molino del Villar, que aúna panadería y bollería artesana integral, con ingredientes ecológicos. ”La agricultura sin venenos, las energías renovables y el turismo rural consciente y responsable son el marco más amplio con el que realmente nos identificamos” afirman. El horno, autoconstruido, eleva la temperatura hasta los 600 °C utilizando 60 kilos de biomasa y es capaz de cocer más de 300 panes de 600 gramos cada uno. “La calefacción es central –añaden desde el obrador– con una recuperada caldera de leña que calienta tanto el obrador como la vivienda a través de una red de radiadores de fundición, en su mayoría recuperados de los retirados por el aeropuerto de Valencia”.

“El método ecológico que practicamos lo hemos denominado Agricultura Ecológica Alternativa Emancipadora porque pretende, por una parte, obtener alimentos sanos evitando deterioros ambientales; y por otra, porque no reconocemos al Estado como autoridad que defina, limite, controle o penalice la actividad agrícola. Con esta propuesta defendemos la justicia social, la horizontalidad, la concordia, la no competitividad…” Así se definen en El Rincón de los Cerezos, una finca situada en Berzocana (Cáceres) que se abastece con solar fotovoltaica, solar térmica y horno y calefacción de leña por intercambiador de calor.

Ganadería navarra y plantas aromáticas y servicios de cocina en Barcelona
En el caserío Vista Alegre Baserria ubicado en el valle de Karrantza (Navarra) producen leche, yogur natural y queso de vaca ecológicos. “Por un lado, disponemos de una sencilla instalación de placas solares para calentar el agua necesaria en la quesería y la sala de ordeño, junto con un sistema para mover la leche por gravedad. Y por otro, un ahorro energético desde el punto de vista agroecológico”, apuntan desde el caserío. Estudian otras opciones, “como el empleo del calor de la leche recién ordeñada, la energía eólica o la producción de gas de los purines, por ejemplo, pero hasta ahora no han dado frutos”.

El último ejemplo que destaca la revista Soberanía Alimentaria es la cooperativa Sambucus en Sant Pere de Torelló (Barcelona), dedicada al cultivo ecológico de plantas aromáticas y medicinales y a la elaboración de infusiones y condimentos, además de gestionar el restaurante del Mercat Municipal de Manlleu, cocinas externas y caterings. Cuentan con un secadero solar, que les permite secar las hierbas aromáticas y también los excedentes hortícolas, “manteniendo al máximo su calidad y con un consumo energético muy bajo”, resumen.

Añadir un comentario
¡Suscríbete!
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).