biocarburantes

Un camión con etanol E85 reduce un 80% las emisiones de CO2

0
La compañía estadounidense Cummins ha diseñado un motor para camiones medianos que consume E85 (85% de etanol y 15% de gasolina) y logra reducir hasta en un 80% las emisiones de CO2 en comparación con un vehículo de similares características que use solo gasolina. Así lo afirman sus impulsores, que han probado el motor durante más de 1.000 kilómetros y 1.500 horas. La prueba respalda uno de los informes que se han presentado de cara a la cumbre del clima del próximo año en Paris, en el que presentan a los biocombustibles sostenibles como una de las piezas básicas para producir energía baja en carbono.
Un camión con etanol E85 reduce un 80% las emisiones de CO2

"El motor Cummins Ethos, desarrollado dentro de un consorcio de investigación con la California Energy Commission (CEC), demuestra claramente que con la combinación de un diseño innovador y el empleo de combustibles alternativos de bajo carbono podemos establecer una senda hacia importantes reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero". Wayne Eckerle, vicepresidente del departamento de Investigación y Tecnología en Cummins, resume así los logros alcanazados con el Ethos 2.8L, modelo de motor diseñado por su compañía que permite la combustión del E85.

Tras más de 1.000 kilómetros y 1.500 horas de funcionamiento durante dos años y medio, “esta tecnología ha demostrado que es capaz de alcanzar reducciones de CO2 incluso superiores del 50%, que era el objetivo marcado al comienzo del proyecto”, señalan desde Cummins. Añaden que el motor también incorpora un sistema de frenado y arranque automáticos integrados, “lo que reduce aún más el consumo de combustible y las emisiones”. En concreto, con el uso del E85 derivado del maíz se consiguieron reducciones de CO2 entre el 50 y el 58%, mientras que con etanol lignocelulósico se movieron entre el 75 y el 80%.

Eficiencia, renovables, biocombustibles… y nuclear
En los biocombustibles con una potente reducción de emisiones de gases de efecto invernadero confían los expertos que preparan informes de cara a las próximas cumbres del clima de Nueva York y París como una de las tres principales patas de la lucha contra el cambio climático. Las otras dos son el ahorro y la eficiencia energética y las renovables, aunque también se incluye la energía nuclear, como se destaca en una información de la Australian Broadcasting Corporation (ABC) sobre el informe Deep Decarbonisation Pathways Project, auspiciado por Naciones Unidas.

Un avance de este informe se presentará en la UN Climate Summit que tendrá lugar en Nueva York el 23 de septiembre. El documento completo se llevará a la XXI Conferencia de las Partes (COP21) del Convenio sobre Cambio Climático que se celebrará en 2015 en París. En la información de la ABC se afirma que el tercer factor que se tiene en cuenta en el informe para alcanzar una economía baja en carbono es el de la sustitución de los combustibles fósiles en el transporte, la calefacción y los procesos industriales con una mezcla de electricidad baja en carbono, biocombustibles sostenibles e hidrógeno.

Etanol en Europa: 70.000 empleos y 8.000 millones de inversión
Por último, hace un mes la European Renowable Ethanol (ePure) publicó un análisis sobre la aportación de esta industria a la creación de empleo, crecimiento e innovación en Europa. En el mismo se apunta que, a pesar de vivir un momento de crisis económica, el etanol ha logrado crear en los últimos años 70.000 puestos de trabajo en el continente y que estos se pueden incluso multiplicar en pocos años gracias a la incorporación del concepto de biorrefinería dentro de la llamada “bioeconomía”. También ponen en valor los 8.000 millones de euros de inversión generados en los últimos ocho años y los 15.000 millones anuales que se podrían generar en el futuro con la incorporación de los biocarburantes avanazados en ese escenario de la “bioeconomía”


Añadir un comentario