biocarburantes

“Argentina no cultiva soja para producir biodiésel”

0
La “sojización” argentina, es decir, el incremento sustancial del cultivo de soja durante el presente siglo y el notorio aumento también de la exportación de productos derivados de él genera importantes controversias. Una es la asociada a la producción de biodiésel. Tras un artículo publicado en el mes de noviembre pasado basado en las críticas de organizaciones ecologistas a la expansión de dicho cultivo, hubo reacciones desde Argentina, primer exportador mundial de soja, alegando que en dicho país no se cultiva para producir biodiésel, ya que el aceite es uno de los subproductos derivados de esta industria.
“Argentina no cultiva soja para producir biodiésel”
Incremento de la superficie destinada al cultivo de soja en Argentina. Fuente: Carbio

“El aceite de soja es un subproducto de la producción de harinas proteicas de difícil colocación en los mercados internacionales. Por lo tanto, de ninguna manera el consumo de aceite tracciona la producción de soja y su expansión como cultivo”.

Así se expresaba Jorge Antonio Hilbert, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Argentina, en uno de los comentarios al artículo que el pasado 11 de noviembre publicamos en relación al informe ¿Es la soja el nuevo aceite de palma? de Transport & Environment (T&E). En dicho informe se pide a la Unión Europea que el biodiésel de aceite de soja deje de considerarse como alternativa de origen renovable en el transporte debido a la deforestación y el aumento de emisiones que provoca.

Hilbert, autor de numerosos estudios y artículos relacionados con la producción de biocarburantes en Argentina, publicó en ResearchGate uno de los últimos, dos meses antes de presentar T&E su informe. En él afirma que “los biocombustibles argentinos se encuentran en una escala muy alta en la sustentabilidad, logrando reducciones  de emisiones que superan el setenta por ciento sobre los valores de referencia de sus pares fósiles”.

“Sojización” controvertida: transgénicos, guerra de aranceles y doblar la superficie de cultivo
La estadística de biocarburantes que elabora en España la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) otorga una reducción de emisiones de gases de efecto invernadero al biodiésel consumido en España del 64 por ciento en 2019 y del setenta por ciento en el período analizado de 2020, que va de enero a octubre. España importa tanto aceite de soja desde Argentina para producir biodiésel como el propio biocarburante.

La exportación de biodiésel de aceite de soja desde Argentina, con varias guerras de aranceles por medio, es una de las controversias que genera este biocarburante en particular y el cultivo de la oleaginosa en general. Duplicar durante los veinte años que llevamos de siglo la superficie cultivada de soja, pasando de diez a veinte millones de hectáreas, muchas de ellas con variedades transgénicas, no ha estado exento de debates nacionales e internacionales sobre las repercusiones sobre la tierra, el medio ambiente y la sociedad.  

Cultivos en suelos neutros, ligeramente ácidos y con larga tradición agrícola
En un informe (Cálculo de la reducción de emisiones del biodiésel argentino) elaborado por un equipo del INTA dirigido por Hilbert para la Cámara de Biocarburantes de Argentina (Carbio), se asegura que “los cultivos de soja en muchas ocasiones se emplean como alternativa para los terrenos poco fertilizados. Suele desarrollarse en suelos neutros e incluso ligeramente ácidos”.

El mismo informe sostiene que “solo un tercio de la superficie de soja de la Argentina se siembra en monocultivo, los restantes dos tercios se rotan con varias alternativas”. Se añade igualmente que “la producción de soja está fuertemente concentrada en una zona agrícola de muchos años en la actividad” y que “la materia prima empleada no proviene de zonas de desmonte o que presenten alguna fragilidad”. Apostillan que “las zonas con posibles conflictos de frontera agrícola representan en conjunto un porcentaje menor al diez por ciento”.

Ganadores y perdedores
Otro estudio, este de 2014 y del Centro Cultural de Cooperación de Argentina, cuyos autores son Julia Strada y Ignacio Andrés Vila, sostiene que “el proceso de ‘sojización’ ha desplazado otro tipo de prácticas y productos agropecuarios, dejando claramente ganadores y perdedores. Entre los primeros se encuentran los pooles sojeros integrados por capitales internacionales, mientras que los pequeños y medianos productores han sido los más perjudicados”.

Jorge Antonio Hilbert afirma que “a lo largo de todos estos años hemos seguido la importante evolución de las biorrefinerías argentinas donde se optimizaron procesos, se incrementó la eficiencia energética, se redujo el uso de agua y se incorporaron nuevos productos a la línea de producción”.

“Incorporar nuevos productos –prosigue Hilbert– impacta sobre la sustentabilidad económica, ya que se generan nuevos ingresos en base a una misma materia prima y un nuevo valor agregado logrando incorporar empleo de alta calidad en todo el país”. Entre los productos que aprovecha la industria de la soja están la harina, pélets de cáscaras para alimentación animal, aceite, lecitina, biodiésel y glicerina.

El investigador del INTA reconoce que “la industria en estos momentos trabaja a menos del cincuenta por ciento de su capacidad por las crecientes restricciones que se fomentan a nivel mundial, y ya no se sabe qué hacer con el aceite que inunda los mercados internacionales sin compradores. Esto está causando pérdida de empleos, cierre de fabricas y un enorme perjuicio para la sociedad”.

Añadir un comentario
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).