ahorro

44 edificios de consumo de energía casi nulo situados en España

0
En España queda un largo camino por recorrer para poder conseguir los objetivos que marca la Directiva Europea 2010/31 para que todos los edificios se construyan bajo parámetros de máxima eficiencia energética a partir de 2020. Aún así, algo se ha avanzado y ya hay 44 edificios que pueden presumir de tener un bajo consumo o consumo de energía casi nulo, todos ellos certificados con el sello Passivhaus.
44 edificios de consumo de energía casi nulo situados en España
Vivienda de consumo de energía casi nulo situada en Muros, Asturias

Para obtener el Certificado Passivhaus, un edificio tiene que limitar la demanda de calefacción o de refrigeración a un máximo de 15 kilovatios hora por metro cuadrado al año, según informa el portal inarquia.es. La energía primaria no puede superar los 120 kWh/m² al año y la barrera al paso del aire debe ser menor o igual a 0,6 renovaciones/hora (el volumen de aire de un edificio pasivo debe renovarse un 60 por ciento cada hora).



En España hay, de momento, 44 edificios que cumplen estos requisitos, con Cataluña a la cabeza. La región tiene 13, según la Plataforma de Edificación Passivhaus. El segundo puesto lo comparten Madrid y Navarra, ambas con cinco. Asturias, Cantabria, País Vasco, Castilla y León y Baleares tienen dos en cada caso, mientras que Galicia, Comunidad Valenciana, Aragón y Canarias añaden uno respectivamente. 


Cuatro ejemplos

• Edificio Valdecero, Madrid

Valdecero es un edificio de consumo de energía casi nulo, moderno en su concepción y diseño que cuenta con 27 viviendas repartidas en 8 plantas, 20 plazas de garaje y 3 locales comerciales y en el que solo se consume un mínimo de energía que proviene mayormente de fuentes renovables. Además emite poco Co2 y los costes de climatización son mínimos.

Cuenta con un sistema de aislamiento térmico exterior (SATE) y una envolvente vegetal que mejora la calidad del aire y el aislamiento del edificio además de reducir las emisiones de Co2. También dispone de sistemas activos que usan elementos de protección solar para el control eficiente del soleamiento. Se produce energía fotovoltaica y la climatización se resuelve a través de aerotermia y suelo radiante. 

Además, las aguas de lluvia se reutilizan para el uso en cubierta y riego. Los materiales usados en su construcción son más naturales y sin sustancias químicas y el aire interior se renueva constantemente y se filtra el exterior.





• Casa Esencia Mediterránea, Cataluña
La estructura de esta vivienda ubicada en el municipio de Castelldefels es totalmente de madera, y tanto en el interior de dicha estructura, como en el extrior se ha instalado aislamiento flexible también de fibras de madera (paneles rígidos en el caso del exterior). Con orientación Sur-Norte, tiene grandes ventanales al Sur y Este, con vidrios dobles de control solar que conjuntamente con las persianas y mallorquinas, protegen de la incidencia del sol en verano.

La calidad del aire interior está garantica mediante un sistema de ventilación mecánica de doble flujo con recuperación de calor, al cual se le ha añadido una batería de post-tratamiento del aire impulsado, para calentarlo o refrigerarlo y que actúa como la principal climatización de la vivienda.






• Edificio de oficinas, Comunidad Valenciana

Es el primer edificio de oficinas con certificado Passivhaus de España. Tiene una superficie de 1.436 m2 repartidos en tres plantas. Su diseño bioclimático fue vital porque la orientación al norte y la volumetría venían impuestas por las condiciones de la parcela y el programa funcional. Es por esto que trabajó, fundamentalmente, en la optimización de huecos, tratando de buscar un equilibrio entre el aporte de luz natural y la reducción de pérdidas por transmisión.

Su ubicación, adosado a la fachada sur de la nave industrial ya existente, impedía la refrigeración nocturna por ventilación natural cruzada; para reducir esta demanda se proyectaron dos patios interiores que, además, refuerzan el aporte de luz natural.






• Casa Entre Encinas, Asturias

Esta vivienda une los conceptos de eficiencia energética de una casa pasiva con el uso de materiales y sistemas constructivos de bajo impacto ambiental. Para su construcción se estudió la radiactividad natural del entorno, muy baja al estar sobre terreno calizo, y se realizó un estudio geobiológico in situ para ubicar las zonas de descanso.

Todos los materiales fueron escogidos con criterios bioconstructivos, en su mayoría de origen orgánico, 100% renovables, como la madera contralaminada para la estructura; aislamiento de corcho para fachada y cubierta; aislamiento de vidrio celular bajo losa; tuberías, cableado y material eléctrico de polipropileno; una instalación eléctrica biocompatible; revocos de cal en la fachada. También prioriza el uso de la energía solar y la reutilización de aguas pluviales para inodoros, lavadora y riego.





Añadir un comentario