sergio de otto

Joan Clos escribe en el BOE (ER 53)

0

Sergio de Otto
[email protected]

No es normal escuchar a un político oponerse a las energías renovables, aunque algún caso ha existido. Lo habitual es que en declaraciones y discursos, es decir, en la propaganda, los responsables de las distintas administraciones se declaren ya no partidarios, sino entusiastas y fervientes partidarios de las tecnologías limpias y autóctonas e incluso alaben sin mesura sus ventajas medioambientales y estratégicas. En los programas de los distintos partidos políticos no falta nunca, por supuesto, desde hace algunos años una referencia, a modo de guinda, a la “necesidad de promover las energías renovables”. Hasta ahí todos de acuerdo. Luego viene la segunda parte en la que lamentablemente falla con demasiada frecuencia nuestra clase política: escribir en el BOE el discurso de la propaganda. Eso es otro cantar.

Nada más tomar posesión de la cartera de Industria el ex alcalde de Barcelona, Joan Clos, se apresuró a manifestar su fervor por las energías renovables. Apenas tres meses después la Secretaría General de la Energía, que ostenta Ignasi Nieto, remite a la Comisión Nacional de la Energía una propuesta de Real Decreto por el que regula la actividad de producción de energía eléctrica en régimen especial, como paso previo a su publicación en el BOE en el plazo de unas semanas, propuesta que pone al sector eólico al borde del abismo.

Antes que nada quiero indicarle al lector que, entre otras tareas en este mundo de las energías renovables, ejerzo en la actualidad la dirección de comunicación de la Asociación Empresarial Eólica; luego este es un juicio de parte, aunque espero que bien argumentado. Pues bien, el sector eólico, y cuando hablamos de esta tecnología lo estamos haciendo del ochenta por ciento de las renovables, considera que el entusiasmo del ministro se traduce en guillotina a la hora de trasladar su supuesto “apoyo” a un articulado que será norma si nadie lo remedia antes de que se publique un nuevo número de esta publicación.

El origen de esta peculiar forma de apoyar el desarrollo de las renovables está en la idea que ha cuajado en la administración y en buena parte de los medios de que “la eólica se está forrando”. La verdad, hay que reconocer que como slogan suena muy bien y ¿para qué vamos a hacer números si como concepto funciona? Lo cierto es que en los dos últimos años los ingresos de la generación eólica han sido altos al sumarse unos precios coyunturalmente elevados de mercado —en el que se ha integrado el 93 % de la generación eólica— a las primas que reciben las energías renovables como internalización de sus beneficios medioambientales.

El sector ha realizado una propuesta para ir reduciendo el importe de esas primas a partir de un determinado precio del mercado para acabar renunciando a las mismas en otro determinado punto. La discrepancia es que el Gobierno pone esos límites a un nivel que hará inviable la mayor parte de los proyectos en marcha y reduce radicalmente la rentabilidad de las instalaciones actuales.

Que yo sepa, a otras tecnologías como la nuclear y la gran hidráulica, que se benefician igualmente de los altos precios del mercado sin sufrir en sus costes las variaciones de los costes de los combustibles fósiles, nadie les ha reclamado que renuncien a esos beneficios cuando presumen de tener unos costes de operación muy bajos. Podrían, sugiero desde mi ingenuidad, empezar a devolver a la sociedad lo que generosamente recibieron en el marco legal estable que directamente les amortizaba las inversiones. ¿De verdad qué, en un sector que ha ganado más de cinco billones de las antiguas pesetas en los últimos ocho años, lo urgente era cortarle el cuello en el BOE a la eólica? Si el señor Clos considera que debe apoyar al petróleo, al gas o a la energía nuclear para seguir haciendo ricos a otros países y perjudicar al medio ambiente que lo haga, pero por favor absténgase de decir que apoya a las renovables. Lo que cuenta es lo que escribe usted en el BOE.

Añadir un comentario
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).