sergio de otto

Costes y puritanismo (ER 52)

0
No es la primera vez que escribo sobre el tema y no será la última. Porque si hay una falacia que me indigne en el tema de las energías renovables es el manido concepto de que “las renovables son caras”. Lo más curioso es que coinciden en emplearlo los más dispares elementos desde trincheras radicalmente opuestas, unos disparan a veces desde la ignorancia y otros desde la manipulación más vergonzosa.

Por un lado, desde posiciones conservadoras, se recurrió desde el primer momento de la irrupción de las tecnologías renovables a estigmatizarlas por su alto coste y la necesidad de requerir ayudas o subvenciones para su desarrollo. ¿Pero es que ha existido alguna tecnología que no haya requerido algún tipo de apoyo para despegar? Todas, por supuesto, y en magnitudes que no pueden compararse ni por asomo al insignificante importe recibido en este sentido hasta el momento por las tecnologías renovables.

De la otra parte la crítica llega ahora desde algunos sectores que en el pasado apoyaban las renovables, cuando solo eran una utopía, pero que una vez han pasado de ser alternativas a ser realidad de repente pierden inexplicablemente todos sus valores medioambientales y estratégicos porque las empresas que las desarrollan cometen el “pecado” de ganar dinero con esta actividad.

A los primeros les preocupaba el “sobrecoste” para un sistema que no ha arruinado a nadie que se sepa, sino todo lo contrario. El problema, si es que la virtud puede convertirse en tal, es que las renovables ha internalizado desde el principio todos sus costes en su precio. Las tecnologías convencionales recibieron históricamente, han venido recibiendo y reciben subvenciones directas e indirectas, que todavía hoy no podemos cuantificar porque hacer las cuentas es una tarea ingente. Según un estudio de la Unión Europa sólo en investigación la energía nuclear recibe todavía a día de hoy hasta diez veces más que el conjunto de las energías renovables.

Otro estudio de la UE sobre los costes de las tecnologías energéticas habla de duplicar y triplicar el precio del kWh producido con gas o carbón si se incorporarán algunos, sólo algunos, de los costes cuantificados y reconocidos.

Pero no se trata sólo de lo que nos han costado las tecnologías convencionales —incluida la nuclear— y no hemos pagado en el recibo de la luz sino a través del erario público, de nuestros impuestos en definitiva. No, no es ese el coste más importante que nos ahorramos con unas tecnologías renovables, modestas y, sobre todo, transparentemente primadas. La factura más gravosa por el uso y abuso de las tecnologías convencionales para dotarnos de energía la estamos empezando a pagar, la vamos a pagar mucho tiempo, y quizás sea tan desorbitada que sea inasumible. Hablo de los costes medioambientales, hablo de los daños a nuestro entorno, entre los cuales sólo voy a citar al cambio climático para saber de que estamos hablando. Y no nos acabamos de enterar.

Dentro de poco el hecho de que el coste de inversión inicial de las tecnologías renovables sea ligeramente superior al de las convencionales –hablo en este caso de las térmicas, incluida la eufemísticamente denominada de “ciclo combinado”– será irrelevante ante la escalada de los precios de los combustibles fósiles. Da igual, los exegetas de la combustión y, lo que es peor, los políticos con poder de decisión, seguirán diciendo que “las renovables son caras” mientras los del otro lado clamarán al cielo porque las energías renovables son, en algún caso, sólo en algún caso, un negocio rentable. Y todo ello en el país del pelotazo. Será que nos hemos vuelto puritanos.

Sergio de Otto
[email protected]

Añadir un comentario
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).