panorama

Viesgo anuncia que invertirá en Lugo 50 millones de euros para permitir el despliegue del autoconsumo

0
La ciudad de Lugo acogió ayer la Junta General de Accionistas de Begasa, empresa participada en un 99,93% por Viesgo. La Junta aprobó el informe de resultados correspondiente a 2018, según el cual Begasa obtuvo un beneficio neto de 24 millones de euros. Durante la misma, Miguel Antoñanzas, presidente de esta empresa y de su matriz, Viesgo, explicó que “en nuestra apuesta por liderar la transición energética, estamos realizando importantes inversiones para mejorar el suministro eléctrico en la zona y permitir el despliegue de iniciativas tan importantes como el autoconsumo y el vehículo eléctrico".
Viesgo anuncia que invertirá en Lugo 50 millones de euros para permitir el despliegue del autoconsumo

El presidente de Begasa (en la foto, en el medio) ha anunciado inversiones en Lugo por valor de más de 50 millones de euros, de aquí al año 2021, y ha repasado las ya ejecutadas durante el ejercicio pasado: "en concreto, en 2018, la compañía -dijo- ha destinado 15 millones de euros a proyectos de IT [tecnologías de la información] e innovación y al desarrollo y mantenimiento de su red de alta, media y baja tensión, palanca clave para la electrificación de la economía”. Esta mejora de las infraestructuras -informa Viesgo- se traduce en una mejora continua de la calidad de suministro, "que ha alcanzado un nuevo récord histórico en 2018 en Galicia por segundo año consecutivo".

Así, y según la compañía, el tiempo de interrupción del suministro eléctrico (Tiepi) de 46 minutos en 2018, frente al dato definitivo nacional de 47,6 minutos en 2017, es cerca de un 20% mejor que la media nacional. Viesgo califica estas cifras como "muy positivas, especialmente si se tiene en cuenta que la red de Viesgo comprende numerosas zonas rurales y con una orografía complicada, por lo que el acceso para la reparación de líneas dificulta dichas labores". Tampoco 2018 fue un año sencillo en lo meteorológico -añaden desde la empresa-, pues estuvo caracterizado por episodios importantes de temporales de lluvia, viento y nieve, "por lo que son aún más destacables los buenos resultados obtenidos".

Son "estas buenas cifras en calidad de suministro" las responsables -explican desde la empresa- de que haya mejorado el grado de satisfacción de los clientes, "con una reducción de más del 50% de las reclamaciones en los últimos 5 años".

Miguel Antoñanzas, presidente de Begasa y de su empresa matriz, Viesgo: “en nuestra apuesta por liderar la transición energética, estamos realizando importantes inversiones para mejorar el suministro eléctrico en la zona y permitir el despliegue de iniciativas tan importantes como el autoconsumo y el vehículo eléctrico. En concreto, en 2018 la compañía destinó 15 millones de euros a proyectos de IT e innovación y al desarrollo y mantenimiento de su red de alta, media y baja tensión, palanca clave para la electrificación de la economía”

Inversiones
La compañía sigue invirtiendo en la mejora de suministro eléctrico y el servicio que presta en Galicia a través de su red de 10.000 kilómetros. Así, para el periodo 2019-2021, el plan industrial de Begasa en la comunidad autónoma prevé una inversión de 50,7 millones de euros dirigidos a mejorar el servicio que prestan a sus más de 170.000 puntos de suministro.

La empresa, en la vanguardia
Viesgo presume de haber sido "la primera empresa en completar la instalación de los contadores electrónicos en España". Gracias a ellos -explica-, "nuestros clientes fueron los primeros en poder contratar tarifas con precios horarios y así conseguir ahorros económicos, además de reducirse los tiempos de espera en procesos de cambios de potencia o altas y bajas de suministros".

Viesgo ha sido también la primera compañía en implantar en toda su red eléctrica la inspección de líneas desde helicóptero. Lo ha conseguido gracias a la integración de varios sistemas de última generación con los que verifica el estado de las instalaciones y consigue un análisis más objetivo de los datos. Durante el vuelo, además, se revisa la cercanía de la vegetación respecto a las líneas, de manera que las labores de tala y poda se realizan de forma más específica, según las necesidades reales de las cerca de 20.000 hectáreas de terreno que son inspeccionadas cada año con este sistema.

Así, los trabajos que hasta entonces realizaban a pie los inspectores nueve meses al año fueron sustituidos por la inspección con helicóptero, que, por ejemplo, permite revisar 990 kilómetros de líneas eléctricas en Galicia en pocas semanas. Los datos obtenidos son tratados después en la oficina por los inspectores de forma visual y con la aplicación de un software de análisis que permite obtener un “gemelo digital” de las instalaciones y gestionarlas virtualmente en cualquier momento.

Añadir un comentario