panorama

¿Quién quiere financiar las energías renovables?

1
La atomización del mercado de las renovables, sembrado de pequeños proyectos aquí y allá, no casa del todo con el espíritu bancario, más proclive a financiar instalaciones más grandes y/o de evaluación técnica un poco más asequible. Para qué complicarse la vida mirando la rentabilidad de pequeñas iniciativas en energía eólica o fotovoltaica, pudiendo financiar grandes proyectos. Es un artículo de Raquel Lombas, experta en comunicación y socia de 5cero2.
¿Quién quiere financiar las energías renovables?

Afortunadamente las cosas cambian y las opciones de financiación también. Hoy existen alternativas a los modos tradicionales de conseguir capital. Las energías renovables asisten a un momento de madurez en el que ya se perfilan como alternativas solventes y muy reales, más alineadas con la transformación digital que viene, y mucho más coherentes con la nueva economía. La transición energética está avanzando por derecho propio, a base de probar que puede competir con cualquiera sin subvenciones ni ayudas, como ha quedado claro en las subastas de potencia recientemente celebradas en España. El marco actual ya es el oportuno para que los inversores se sientan cada vez más atraídos. Los costes de generación cada vez más bajos, los altos niveles de eficiencia y la buena curva de aprendizaje de esta industria están atrayendo cada vez más miradas, entre ellas la de la economía colaborativa.

Las fórmulas de crowdfunding y crowlending están prosperando entre la pequeña y mediana empresa como nueva vía de financiación  más allá de los bancos o las entidades financieras al uso. En ellas los proyectos pequeños y medianos pueden pedir dinero a un colectivo  grande y diverso de personas a cambio de un retorno económico acordado en un contrato de préstamo. Este varía, cómo no, en función de la solvencia del proyecto, calculado por el departamento de riesgo de la empresa de crowdlending. Las ventajas para una y otra parte del acuerdo son notorias.  

La rentabilidad para el inversor es muy superior a los productos financieros de la banca tradicional, llegando fácilmente a rendimientos de entre el 6 y 14%. Se supone que además existe una cierta seguridad en cuanto al reembolso, con garantías reales y avales que ha de prestar el promotor y que minimizan la posibilidad de impago.  Según las propias empresas dedicadas al crowdlending, un alto porcentaje de los proyectos que se presentan son descartados total o parcialmente porque no pasan el filtro de sus departamentos de riesgo. La transparencia alrededor del uso que se da al dinero y la posibilidad de elegir un proyecto de impacto positivo redondean una ecuación muy coherente con la economía colaborativa.

En el lado de las empresas que solicitan el préstamo también existen ventajas a tener muy en cuenta. Empezando por la diversificación de las fuentes de crédito, o la agilidad con la que se puede obtener crédito. Por no mencionar que el préstamo no se hace constar en el CIRBE (Central de Información de Riesgos del Banco de España), lo que permite elevar el nivel de endeudamiento de la empresa sin hacer saltar las alarmas de terceros. Las condiciones del préstamo además,  suelen ser flexibles, tanto en cuanto al plazo de amortización como en los importes demandados por el  promotor solicitante.

Hasta aquí todo ventajas del crowdlending en el complejo mundo de la financiación de las energías renovables. Pero este modelo tiene serias limitaciones en cuanto al alcance de los proyectos financiados. Estamos hablando de pequeños inversores que depositan su confianza en pequeños proyectos. Y esto  en un contexto de grandes proyectos y volúmenes gigantescos es una gota en el océano.  Confiar la transición energética al crowdlending es como encomendar el avance contra la violencia de género a las inercias sociales. Puede pasar mucho tiempo, demasiado,  antes de que la lluvia de recursos empape el suelo y permita que la transición germine.

Necesitamos que los grandes  inversores suelten el freno que ahora les inhibe de apostar por los proyectos de energías renovables en España. Y el primer paso para ello es un marco regulatorio confiable y coherente con el de otros países desarrollados. Los bandazos jurídicos en materia energética sitúan a España como tercer país del mundo con mayor número de causas arbitrales abiertas, solo por detrás de Argentina y Venezuela. Y ya se sabe que la inseguridad jurídica ahuyenta al dinero.

Añadir un comentario
Gomarin
Pues para quien no lo sepa, existe un pequeño banco holandés con sucursal en España que está especializado en financiar este tipo de proyectos de dimensiones no muy grandes, se llama Triodos Bank. En mi experiencia, es una alternativa de financiación real a los grandes bancos tradicionales. Saludos
¡Suscríbete!
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).