panorama

La Comisión Europea presenta su propuesta de elevar al menos al 55% la reducción del CO2 para 2030

0
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha anunciado, en su discurso anual ante el Parlamento Europeo, el nuevo objetivo climático para 2030 en la UE: aumentar la reducción de los gases de efecto invernadero del 40% planteado actualmente a por lo menos un 55%.
La Comisión Europea presenta su propuesta de elevar al menos al 55% la reducción del CO2 para 2030

Según una filtración publicada por Euractiv, el plan de la Comisión para reducir las emisiones en al menos un 55% se basa en la descarbonización del sector energético. Incluye una disminución sustancial del consumo de combustibles fósiles, con el uso de carbón cayendo en un 70% en comparación con el año 2015.



El consumo de petróleo y de gas también disminuirá de manera significativa (más del 30% y del 25% respectivamente), lo que permitirá dar un impulso considerable a la producción de energías renovables y a la eficiencia energética, ya que las energías renovables representan entre el 38 y el 40% del consumo total de energía. Se estima que el plan requerirá un aumento de las inversiones en energías limpias de unos 350.000 millones de euros al año. Los esfuerzos se concentrarán también en sectores como la agricultura, la silvicultura y el transporte.

Esta transición tendría efectos significativos en la contaminación del aire, con una caída del 60% en Europa Central y del Este en comparación con los niveles de 2015, lo que podría desencadenar beneficios tanto para la salud como para el medio ambiente.

Apoyo público creciente

A principios de este mes, el comité principal del Parlamento Europeo adoptó su posición sobre la Ley Europea del Clima, que la presidenta del Ejecutivo comunitario quiere convertir en uno de los pilares de su mandato. El planteamiento del comité del PE es llegar a una reducción del 60% de los Gases de Efecto Invernadero (GEI) para 2030, dejando un amplio margen de maniobra para alcanzar un consenso del 55%.


Si bien el debate entre los Estados Miembros no se ha producido todavía, al menos 21 países han expresado su apoyo a un objetivo del 50 al 55%, y algunos países han pedido un 55% y siete gobiernos un mínimo de recortes del 55% (España, Dinamarca, Suecia, Finlandia, Luxemburgo, los Países Bajos y Letonia).


Este incremento de la ambición se produce en un marco de cada vez mayor frustración por parte de muchos ciudadanos ante el desajuste entre las pruebas científicas y las políticas gubernamentales, que ha llevado a millones de jóvenes a exigir medidas climáticas más ambiciosas. 

Sindicatos, ministros y alcaldes de importantes ciudades se han pronunciado también a favor de un objetivo de reducción de las emisiones para 2030 de al menos el 55%.

También lo han hecho líderes empresariales e inversores de toda Europa. Esta misma semana, por ejemplo, más de 150 líderes de negocios han suscrito una carta pidiendo ese porcentaje de recorte. Entre los firmantes se encuentran Microsoft, IKEA, Deutsche Bank, Unilever, H&M, Google, EDF, Signify y Apple.

Una actualización esperada


Esta es la primera vez que la UE actualizará su objetivo climático desde el Acuerdo de París en 2015. El anuncio confirmará la intención de la Comisión de vincular la recuperación económica de COVID-19 con la transformación de su economía hacia la neutralidad climática. Para acompañar la petición, la CE presentará esta misma semana los costes y beneficios de un objetivo climático más estricto para la economía y los ciudadanos de la UE.

Se espera que los líderes europeos aborden este tema y en particular el nivel de los objetivos para 2030 en su reunión del 15-16 de octubre, con vistas a un acuerdo para finales de año. Posteriormente, se traducirá en la legislación climática de la UE y se plasmará en la contribución de la UE determinada a nivel nacional que se presentará a la CMNUCC antes de finales de año.


Añadir un comentario