panorama

Interconexiones eléctricas, un modelo caduco y ruinoso

0
Lo dice Ecologistas en Acción, que asegura que "las enormes inversiones en nuevas infraestructuras de transporte, que la Comisión Europea estima en 200.000 millones de euros (M€), son una apuesta ruinosa en un escenario de reducción de la demanda eléctrica, de descentralización de la generación, y en el que la apuesta no debería ser el gas que la Unión Europea no tiene".
Interconexiones eléctricas, un modelo caduco y ruinoso

La Comisión Europea estima en 200.000 M€ las inversiones necesarias durante la próxima década para llegar al 10% de capacidad de interconexión entre los estados miembros, entre líneas de transporte eléctrico de alta tensión y gasoductos. Pues bien, según Ecologistas en Acción, el incremento de esa capacidad de interconexión no se va a traducir necesariamente en una bajada del precio de la energía: ese abaratamiento -explica esta oenegé- depende en mayor medida "de una buena regulación del mercado". Además, Ecologistas considera que "se deberían tener en cuenta los costes externos que paga la sociedad en forma de contaminación, residuos, salud o pérdida de servicios ecosistémicos". El aumento de las interconexiones "tampoco conllevará -concluye Ecologistas- mayor penetración de las renovables, especialmente para los pequeños generadores eléctricos". Según esta organización, "la estrategia energética de la Unión Europea, con la creación de un mercado único de la energía y el refuerzo de las interconexiones entre los estados está basada en un sistema con grandes centros generadores y grandes centros consumidores".

Tres pilares
Habida cuenta de todo ello, Ecologistas en Acción reclama "un plan de transición que priorice la sostenibilidad ambiental y económica, la independencia energética y la gestión democrática y transparente de un bien común". Ese plan -señala Ecologistas- debería estar basado en estos tres pilares: en primer lugar, una reducción importante en el consumo de energía en los países industrializados mediante la remodelación del urbanismo y el transporte; en segundo, el cierre de centrales de carbón y nucleares, la paralización de proyectos de gas, y la apuesta decidida por las energías renovables; y, por último, la gestión democrática, transparente y distribuida de las redes, que incluiría la consideración de la energía como un derecho de acceso universal, con el objetivo de eliminar la pobreza energética que afecta a un porcentaje de entre el 10% y el 15% de la población europea.

Sí a las microrredes; interconexiones solo en caso de que no haya alternativa
Las redes -añade por otra parte Ecologistas- deben ser reestructuradas "de cara a la gestión local y distribuida, limitando los costes, reduciendo las pérdidas del sistema, y fomentando los sistemas de microrredes". Además, las nuevas redes e interconexiones -propone esta oenegé- deberían realizarse "sólo en caso de beneficio social real, en caso de que no existan otras alternativas". De otra forma -continúa Ecologistas-, "los costes cada vez recaerán sobre menos puntos de consumo, según alertaba hace pocos meses el Rocky Mountain Institute en su informe The Economics of Grid Defection, una situación que algunos expertos en el sector han dado en llamar 'la espiral de la muerte' de las megainfraestructuras basadas en el modelo energético del siglo pasado, y que no tiene en cuenta la disrupción social y tecnológica que ya están suponiendo las energías renovables, y que sin duda se incrementará en el futuro".

Artículos relacionados
Declaración de Madrid. Cumbre para las Interconexiones Energéticas

Añadir un comentario