panorama

De la transición energética y los minerales críticos

El oro se halla cien veces más concentrado en un teléfono móvil inteligente que en las minas de mayor ley

1
La cantidad de cobre contenida en el actual parque nacional de vehículos, aparatos eléctricos y electrónicos y baterías supera a la demanda nacional prevista para la fabricación de las tecnologías de transición energética en un 5.814%. En la UE, la minería ya es la segunda principal fuente de residuos: genera entre el 25% y el 30% del total. En el caso del cobre, la producción de una tonelada de metal genera 110 toneladas de lodos y 200 toneladas de estériles de escombrera. Doscientas.
El oro se halla cien veces más concentrado en un teléfono móvil inteligente que en las minas de mayor ley

Son todos datos extraídos de «Reciclaje de metales, la alternativa a la minería», informe que acaba de publicar Ecologistas en Acción y que han elaborado Joám Evans Pim, profesor e investigador en la Universidad Åbo Akademi, dónde se doctoró en Ciencias Sociales, y también docente en el Máster Universitario en Estudios Internacionales de Paz, Conflictos y Desarrollo de la Universitat Jaume I; y Martín Llallana Santos, investigador en el Instituto Circe (Universidad de Zaragoza). El informe se ha planteado dos retos: (1) ahondar en el binomio extracción-reciclaje, con el fin de averiguar cuál es el impacto (ambiental y social) que produce la extracción de metales de las minas, y cuál es el impacto (ambiental y social) del reciclaje (cuyo fin es reintroducir en el mercado lo que se denominarían minerales secundarios); y (2) ¿hasta qué punto esos metales secundarios -los procedentes del reciclaje- podrían satisfacer las demandas que están previstas para atender las necesidades de la transición energética, el despliegue de las energías renovables o la sustitución del parque móvil actual convencional por vehículos eléctricos?

Joám Evans Pim: "la minería es una de las industrias más destructivas a nivel planetario en términos de destrucción de biodiversidad, de emisiones de efecto invernadero, también en términos de violaciones de derechos humanos; hay fenómenos como los drenajes ácidos de mina* que son un auténtico problema global, equiparable a otros problemas globales a los que ahora nos estamos enfrentando. Y estos son además problemas que van a ir a más, porque cada vez estamos explotando yacimientos con menos ley, con menos concentración mineral, porque los de mayor concentración, ya se han explotado"

Las consecuencias de ese modus operandi son (1) una mayor cantidad de residuos (hay que remover más tierra para encontrar la misma cantidad o menos de mineral) y, en el otro extremo de la cadena, (2) los residuos que no reciclamos y/o no gestionamos adecuadamente acaban demasiadas veces dispersándose en el medio con el consiguiente impacto ambiental, un impacto que en muchos casos es muy grave, habida cuenta de las características de esos metales: "pensemos por ejemplo -apunta Evans- en las baterías, o en los residuos eléctricos y electrónicos, que también contienen componentes tóxicos". [Bajo estas líneas, estimación de la demanda de minerales del sector fotovoltaico prevista en el estado español durante la próxima década. Los autores del informe han hecho sus estimaciones a partir de los objetivos fijados en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030].

Consumo energético
Según el informe de Ecologistas, el consumo de energía en el reciclado es entre el 60 y el 95% menor (entre 2,5 y 20 veces menor) que en la extracción, estando en ventaja, en primer lugar, porque los procesos metalúrgicos para reducir los óxidos y sulfuros presentes en los concentrados procedentes de la minería requieren mucha más energía que su fundido en procesos de recuperación, aparte de las implicaciones energéticas de la propia extracción en yacimientos menos accesibles y con leyes de mineral cada vez más reducidas. En el caso del cobre, por ejemplo, la producción de este metal a partir de mineral de un yacimiento requiere entre 5 y 7 veces más energía que a partir de materiales reciclados. A pesar de ello -señalan los autores-, en la UE tan sólo el 65% del cobre de productos desechados entra en los sistemas de reciclaje.

Para otros metales, como el aluminio, las diferencias en costes energéticos son todavía mayores, siendo que la producción a partir de aluminio reciclado requiere un 95% menos de energía que la producción a partir de bauxita (Wernick, Themelis, 1998). "Este hecho -señala el informe- contrasta con el derroche que supone mandar al vertedero en países como el Reino Unidos más de 80 millones de latas de aluminio o acero que son fácilmente reciclables".

Informe Reciclaje de metales, la alternativa a la minería, página 32
«Mientras que fundir cobre recuperado supone la emisión de 0,1 toneladas de CO2 por tonelada de cobre, el procesado metalúrgico del mineral de cobre implica emisiones de 3 toneladas de CO2 por cada tonelada de cobre, todo ello sin tener en cuenta las emisiones asociadas a la extracción minera en sí misma y al transporte de los concentrados de cobre. Estas cifras son todavía más pronunciadas para otros metales, como los elementos del grupo del platino, el oro, la plata o el estaño, cuyas emisiones asociadas para producción primaria son mucho más elevadas»

Las previsiones de esta demanda (para la transición energética) han sido proyectadas en términos similares -recuerdan los autores del informe- por instituciones como el Banco Mundial (2020), Panel Internacional de los Recursos (IRP, 2019), Agencia Internacional de la Energía (IEA, 2021), Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD, 2019), o la propia Unión Europea (JRC, 2021), "y presentan un escenario en el que el consumo de metales se duplica o cuadriplica en los próximos 30 años". Bajo esta visión -alerta el informe-, con una tasa de crecimiento económico del 3% la producción minera debería duplicarse cada 25 años.

Joám Evans: "los yacimientos de mayor concentración están en los cajones de nuestras casas. En el estado español hay cientos de miles de teléfonos móviles, no sé si incluso millones, que tienen una cantidad enorme de metales, que en muchos casos acaban en vertederos, incinerados..."

Sin embargo, la propia Comisión Europea reconocía en una Comunicación de septiembre de 2020 -recuerdan los autores del informe- que el porcentaje de la demanda total satisfecha a partir de metales secundarios (reciclados) para elementos como el niobio, indio, litio, tantalio, berilio, galio, hafnio y escandio, entre otros, es del cero por ciento (0%). [Junto a estas líneas, listado 2020 de materias primas fundamentales para la Unión Europea. Fuente: Comisión Europea].

Ecologistas denuncia en ese sentido la gran oportunidad que se está perdiendo. La cantidad a reciclar de muchos de estos metales, contenida en el stock nacional de baterías, vehículos y aparatos eléctricos y electrónicos, supera a la demanda estatal prevista para la fabricación de las tecnologías de transición analizadas (vehículo eléctrico, renovables, etcétera) en un 5.814,3% en el caso del cobre y 137,5% en relación al oro. Es decir, que hay mucho más cobre y oro, entre otros muchos metales, en el stock actual que el cobre u oro que va a necesitar la transición. ¿Conclusión? Podemos ahorrarnos -apuntan los ecologistas- los impactos ambientales brutales que ocasiona la minería y las formidables necesidades energéticas que se derivan de la extracción, transporte y transformación del mineral bruto en mineral útil para la industria.

Y estamos hablando de números colosales: el Banco Mundial (2021) prevé que la demanda de litio y cobalto aumente en un 500% entre 2018 y 2050 y la de níquel en un 100%. "Para el cobre -señalan los autores del informe- se prevé extraer tanto en los próximos 30 años como en los 7.000 anteriores". [Bajo estas líneas, previsiones de demanda de minerales por parte del sector eólico y del vehículo eléctrico en el estado español. Estimaciones (para la eólica) elaboradas por los autores a partir de los objetivos fijados en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima].

Ecologistas propone "minería urbana frente al extractivismo". Frente a los nuevos proyectos de minería de cobre propuestos en la Faja Pirítica Ibérica (incluyendo la reapertura de Aznalcóllar), en Extremadura (Alconchel) o en Galicia (Touro), o los proyectos de minería de oro de Salave (Asturias) o Corcoesto (Galicia), la oenegé ecologista apuesta por el reciclaje y la economía circular: "la concentración de algunos elementos en residuos tecnológicos es mucho más elevada que la concentración en los yacimientos minerales. En el caso de un teléfono móvil inteligente, el oro se encuentra 100 veces más concentrado que en las minas de mayor ley".

Sin embargo, si la apuesta sigue siendo por la minería, el resultado seguirán siendo montañas de escombros y profundas cicatrices. En la UE, los residuos mineros -señala el informe- ya son la segunda principal fuente de residuos: generan entre el 25% y el 30% del total. "En las explotaciones de metales como el oro o la plata, más del 99,9% de lo que se extrae acaba convirtiéndose en residuos; para el caso del cobre -continúa el informe-, la producción de una tonelada de metal genera 110 toneladas de lodos y 200 toneladas de estériles de escombrera". [Bajo estas líneas, demanda de determinados minerales para diferentes tecnologías de transición estimada para España en el lapso 2020-2030, según el informe de Ecologistas en Acción. Se aprecia cómo la demanda entre  2020 y 2030 de los minerales identificados como críticos por múltiples investigaciones, ascendería hasta las 15,9 kt  para  el cobalto, 0,14 kt para el indio, 13,1 kt para el litio, y 97,5 kt para el níquel]. 

Empresas públicas... que generarían 50.000 millones de euros
La alternativa a ese escenario -insiste Ecologistas- es una política industrial "que establezca la creación de empresas públicas y una planificación de las capacidades de reciclaje futuras". Cuestiones como el desensamblaje y separación de componentes son muy intensivas en mano de obra, pero hacen posible maximizar la recuperación. Los autores del informe le ponen números a esa alternativa: "considerando apenas el valor en metales preciosos (oro, plata, cobre, platino, paladio, rutenio, rodio, iridio y osmio) y materiales críticos (cobalto, paladio, indio, germanio, bismuto y antimonio) contenidos en los RAEE generados en 2019, su extracción secundaria generaría 50.000 millones de euros".

Informe Reciclaje de metales, la alternativa a la minería
«Los bajos precios de la minería ocultan los impactos negativos que tiene esta actividad sobre los territorios y las comunidades en las que se desarrolla»

Los efectos positivos del reciclaje de metales
Según el informe, los efectos positivos de la obtención de metales a partir del reciclaje frente a su obtención a partir de minerales procedentes de la extracción incluyen, en primer lugar, la reducción de la presión minera, con los problemas ambientales que esta implica. Por ejemplo, reciclando una tonelada de acero se evita la extracción de 1,4 toneladas de mineral de hierro y una cantidad similar de “estériles” sin valor económico, que se descartan como residuo en escombreras. En términos de afectaciones hídricas, el acero reciclado supone reducciones en la contaminación de las aguas del 76% y de consumo de agua en un 40%.

"Por otro lado -añaden los autores, el frenar o impedir la incineración, depósito en vertedero o abandono de metales con potencial de provocar daños ambientales supone de por sí una externalidad positiva en términos sociales y ambientales".

El informe de Ecologistas en Acción, de más de 140 páginas, concluye con toda una batería de medidas que va desglosando a lo largo de las últimas 30 páginas del mismo y que favorecerían la minería urbana como alternativa a la extracción. Entre ellas: medidas sobre el diseño de los productos (contenido mínimo obligatorio por ejemplo de metales secundarios, o etiquetado obligatorio de contenido reciclado, o exigencia de contenido mínimo de metales secundarios y reciclabilidad en licitaciones públicas); medidas fiscales (IVA circular, o impuesto sobre el daño y valor añadido, o gravámenes sobre la extracción primaria, o sistemas de depósito, devolución y retorno); medidas sobre exportaciones e importaciones (trazabilidad, lucha contra la exportación ilegal de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos); o apoyo a soluciones innovadoras, como la recuperación de metales en salmueras de desalación, fitominería y recuperación de metales en suelos y aguas contaminadas, recuperación de metales en residuos de la industria minera o minería de vertedero y alcantarilla.

*Instituto Geológico y Minero de España
«Los drenajes ácidos de antiguos minados de carbón y minería metálica son una de las principales fuentes de contaminación de las aguas superficiales y subterráneas en el mundo. Debido a que este problema puede persistir durante décadas e incluso cientos de años una vez finalizado el ciclo productivo, existe la necesidad de prevenir su formación y aplicar el tratamiento más adecuado cuando se ha formado.

Estos drenajes son tóxicos en diverso grado para el hombre, la fauna y la vegetación, contienen metales disueltos y constituyentes orgánicos solubles e insolubles, que generalmente proceden de labores mineras, procesos de concentración de minerales, presas de residuos y escombreras de mina.

Existen reportes de la muerte de miles de peces y crustáceos de ríos, afecciones a ganado y destrucción de cultivos y riveras, así como la introducción de una coloración y turbiedad en aguas de ríos y lagos. Los drenajes ácidos de mina además de un bajo pH contienen una gran cantidad de sólidos en suspensión con un alto contenido en sulfato y metales (Fe, Al, Mn, Zn, Cu, Pb, Hg, Cd, Ni), del orden de varios cientos de miligramos por litro. Estos elementos en altas concentraciones son nocivos para la actividad biológica, contaminan los cursos de aguas y pueden llegar a causar daños a las estructuras construidas por el hombre. Debido al elevado coste que representa el tratamiento en depuradoras convencionales, es necesario buscar una solución a este problema»

Informe Reciclaje de metales, la alternativa a la minería

Artículos relacionados
Soberanía digital: Bruselas propone una ley de chips para hacer frente a la escasez de semiconductores

Renovables: el subsuelo de Extremadura contiene 13 de los minerales fundamentales para la UE

Añadir un comentario
Fukushima4ever
Aun recuerdo el pelotazo que pegó un pequeño empresario de la recuperación de metales preciosos que compró los desechos de las centrales de conmutación del edificio de Telefónica que voló ETA en 1982. Abandonó la idea de trabajar para otros y se instaló por su cuenta. Esos desechos estaban cagados de Ag, Au, Pt y Pd que se concentraban solos con una simple incineración (imagínate cómo se hacía esto en 1982). Ahora, con tanto móvil y tanto portátil, a la lista de metales que se unen Li, Nd, el Ta, el Co, el Ni, etc. Para extraer esos metales de la naturaleza, como están en una ley (%) muy bajo se recurre a la minería a cielo abierto destruyendo ecosistemas y lo que se ponga por delante. Además, en países en desarrollo (y también desarrollados) las condiciones laborales son pésimas, el respeto al medio inexistente, se contaminan ríos con CN-, Hg y Cd,se abandonan balsas de residuos tóxicos, se expulsa a pueblos indígenas de sus territorios, etc. Es decir un desastre del que sólo sacan beneficio unos pocos para poder ofrecer artículos que se quedan obsoletos a los pocos años, pero no porque fallen, sino porque no soportan actualizaciones de SW.
¡Suscríbete!
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).