panorama

75ª Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas

El mundo está ardiendo y es urgente revertir el curso del cambio climático

0
La foto que ilustra este artículo corresponde a uno de los cientos de incendios forestales que están asolando el Oeste de Estados Unidos, acrecentados por el cambio climático. Cinco años después de la firma del histórico Acuerdo de París, seguimos muy lejos de cumplir con los objetivos establecidos de mantener la temperatura por debajo de los 2ºC y estabilizarla en 1,5ºC, lo que evitaría el recrudecimiento del calentamiento global y los efectos extremos que causa. 

El mundo está ardiendo y es urgente revertir el curso del cambio climático

Líderes mundiales, empresas y sociedad civil se reunieron ayer jueves, en el marco del debate de la 75ª Asamblea General de la ONU, para hacer un llamamiento a la acción climática urgente. En el evento se dio a conocer la celebración de una próxima reunión el próximo 12 de diciembre, que convocará a líderes mundiales bajo la copresidencia de la ONU y de Reino Unido (país anfitrión de la COP26), para impulsar una acción y ambición climática mucho mayor.


“El mundo tiene una fiebre alta, y está ardiendo. Las alteraciones climáticas son noticia diaria, desde devastadores incendios forestales hasta inundaciones récord”, alertó el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en la mesa redonda sobre cambio climático celebrada en el marco del la Asamblea General.


“El reciente informe de la Organización Meteorológica Mundial es inequívoco. La última década ha sido la más calurosa registrada y las concentraciones de gases de efecto invernadero han seguido aumentando. Las emisiones de dióxido de carbono de los combustibles fósiles y los incendios forestales alcanzaron un máximo histórico en 2019 y son un 62% más altas que en 1990”, recordó Guterres.


La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, afirmó que el coronavirus ha hecho que todos se den cuenta de lo frágil que es la vida en nuestro planeta. “Necesitamos una acción determinante, y utilizar esta oportunidad para hacer nuestras economías más sostenibles y nuestras sociedades más saludables. La Comisión Europea está lista para hacer su parte, y nos hemos comprometido a ser el primer continente del mundo con emisiones neutrales de carbono para 2050”.



Von der Leyen agregó que también han aumentado su ambición para reducir el 55% de las emisiones para el 2030, y establecido un fondo de billones de euros destinado específicamente para este fin. “Vamos a gravar el carbón, a promover la energía renovable, a estimular la economía circular y a restaurar la naturaleza, pero Europa no puede sola, solo representamos el 10% de las emisiones mundiales”, acotó.



La única opción es la acción

Guterres y Von der Leyen celebraron, asimismo, el anuncio del presidente de China realizado durante el debate general, de que el país se compromete a ser carbono neutral antes del 2060, y llegar al máximo de sus emisiones en 2030. Pero el secretario general de la ONU dejó claro que hay que ir más rápido.


“Me alientan los compromisos y llamadas a la acción y la ambición de este grupo diverso de líderes de los gobiernos, la economía real y la sociedad civil… Pero aún nos queda mucho por hacer. El mundo está muy lejos de los objetivos que se propuso hace cinco años en París”, alertó. Y aseguró que continuará pidiendo sin cesar, en especial a los miembros del G20, que se comprometan con el cero neto y presenten antes de la COP 26 una contribución más ambiciosa determinada a nivel nacional que esté alineada con la meta de 1,5 grados.


“Nuestro próximo hito para movilizar la ambición y la acción es el quinto aniversario del Acuerdo de París. Más importante aún, esperaremos políticas y planes concretos que nos permitan alcanzar la neutralidad de carbono y la plena resiliencia para 2050 y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030. Como dijo anteriormente el primer ministro de Fiji, “nuestra única expectativa es la acción”.

Así, Guterres reiteró su llamamiento a gobiernos, empresas, entidades financieras, sociedad civil y jóvenes a actuar en tres prioridades urgentes: planes de recuperación de Covid-19 sostenibles que aborden el cambio climático y aceleren la descarbonización de la economía global; proteger las economías y sociedades, con todos los esfuerzos guiados por la ciencia para conseguir una reducción de al menos un 45% en las emisiones globales de gases de efecto invernadero para 2030, y cero emisiones netas antes de 2050 para alcanzar la meta de 1,5 grados; y dar prioridad a las personas y comunidades más vulnerables.



“Esto implica políticas de transición justa, cooperación internacional y solidaridad. Sin embargo, las acciones de resiliencia y adaptación no obtienen la financiación que necesitan. Pido a los países desarrollados que cumplan este año su compromiso de proporcionar y movilizar 100.000 millones de dólares al año para mitigación, adaptación y resiliencia en los países en desarrollo”, concluyó el titular de la ONU, que una vez más reiteró que los gobiernos deben eliminar los costosos subsidios a los combustibles fósiles.



Añadir un comentario